×

Corazón y mujer

- 23:47 Opinión

Las últimas décadas las mujeres han ido ganando terreno en el universo de las enfermedades cardiovasculares. Hasta hace un tiempo se asociaban más al varón ya que las mujeres están protegidas hormonalmente mientras dure su período menstrual.

Las condiciones de vida han cambiado este panorama. No se trata de un tema menor: fallecen por año 8 veces más mujeres a causa de una patología cardiovascular que por cáncer de mama, algo sobre lo cual ya se ha instalado el control periódico.

Muchas veces las mujeres, su entorno y los propios médicos suelen minimizar los síntomas y no darle importancia, desatendiendo situaciones que tomadas a tiempo ofrecen un mejor pronóstico, eso se traduce en elevados índices de mortalidad femenina por causa cardiovascular, que en gran medida pudieron haberse evitado. 

Diez consejos

1. Conocé tu presión arterial

Toda mujer debe conocer su presión arterial. Se considera que una persona tiene presión arterial alta cuando luego de reiterados controles su presión es de 140 y/o 90 mm Hg (14 y/o 9) o mayor.

Una de cada tres mujeres es hipertensa y luego de los 60 años, una de cada dos. El diagnóstico se basa en el control de la presión arterial ya que la hipertensión no da síntomas. El control debe realizarse al menos una vez al año. Es importante además que conozcas la presión arterial de tus hijos.

2. Conocé tu colesterol

El colesterol elevado tampoco da síntomas, pero enferma tus arterias, ya que se deposita en el interior de ellas y produce obstrucciones. Debes conocer tus niveles de colesterol. El colesterol total debería ser menor a 200 mg/ dl.

3. Conocé tu nivel de azúcar en sangre (glucemia)

Los niveles elevados de glucemia (diabetes) aumentan el riesgo de complicaciones cardiovasculares. Si tienes diabetes, el control de los factores de riesgo cardiovasculares debe ser aún más estricto.

4. Conocé las enfermedades de tus padres

Si tus padres tienen o tuvieron presión arterial alta, diabetes, infarto cardíaco, accidente cerebrovascular u otros problemas cardiovasculares es muy importante que lo sepas y realices controles más precozmente.

5. No fumes

La adicción al tabaco es la principal causa prevenible de infarto no previsible en la mujer. Si fumas, debes saber que existen tratamientos muy eficaces para dejar esta adicción. Consulta con tu médico.

6. Come en forma saludable

Es fundamental que mantengas una alimentación saludable para vos y tu familia. Debe ser variada e incluir frutas y verduras diariamente. Controla el consumo de sal.

7. Mantén un peso adecuado

Hoy sabemos que el sobrepeso y la obesidad no sólo son problemas estéticos. Conocé tu perímetro abdominal (medida a la altura de la cintura) si es mayor de 88 cm, implica que el riesgo cardiovascular es mayor.

8. Camina diariamente

Realizar una actividad física de al menos 30 minutos diarios reduce la presión arterial, ayuda a controlar el peso, disminuye el colesterol total y los triglicéridos, aumenta el HDL o colesterol bueno, mejora la calidad de vida y disminuye el riesgo de desarrollar diabetes. De este modo se previenen enfermedades como el infarto de miocardio. 

9. Seguí los consejos de tu médico

Para prevenir un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular es fundamental que sepas si tienes la presión alta o niveles de colesterol y glucemia elevados. Consulta con tu médico, quien se encargará de evaluar tu estado cardiovascular.

10. No te automediques ni abandones el tratamiento

No abandones el tratamiento ni tomes medicamentos sugeridos por corazón “amigos o vecinos”. Cada paciente tiene sus particularidades que pueden generar reacciones negativas o exageradas frente a una medicación.

Más noticias de hoy