×

Vilma y el Pájaro están de gira por Latinoamérica, de pachanga y en auto rojo

El “Pájaro” Gómez CONTÓ A EL LIBERAL los entretelones de la gira, cómo sigue vigente la banda y su paso por Santiago del Estero, adonde -afirma- quiere volver.

- 21:36 Pura Vida

Por José Aranda

(De la Redacción de EL LIBERAL)

Hay bandas en el firmamento del rock nacional que con un puñado de discos y canciones han logrado trascender y llevar su música más allá de las fronteras que impone el tiempo y la geografía. No tienen el último hit ni el último video. Pero allí están. Con los rosarinos de Vilma Palma e Vampiros pasa eso. Si en una fiesta familiar suena La Pachanga o Auto Rojo, lo bailan los padres, las tías, los hijos y los amigos adolescentes. Aún suena en los equipos de sonido de los autos que estacionan en la costanera los sábados por la noche. Como pasaba en los 90 cuando miles de santiagueños lo bailaban, entre luces de colores y esos globos espejados, envueltos por el humo. Hay una frontera inter generacional superada. Todos lo cantan, todos lo bailan.

”Tin, tin, tin”... se escucha de fondo el sonido de una cuchara golpeando contra una taza. En ese otro lado está Mario Gómez, “El Pájaro”, cincuentón y aún luciendo cada tanto la campera de cuero, pero con el pelo corto. El cantante de Vilma está en Salcedo, una de las 5 ciudades de Ecuador donde hasta el domingo brindarán una serie de recitales. Luego vendrá Perú. Después EE.UU., más tarde Italia y así. El Auto Rojo ha llegado lejos. A más gente, a más países. De la actualidad de Vilma, de los nuevos estilos, del disco Boomerang, y la fórmula que los llevó a seguir vigentes, habla en esta entrevista con EL LIBERAL.

¿Qué es de la vida de Vilma Palma por estos días?

Estamos de gira, vivimos de gira. Pasamos todo enero de vacaciones para recargar pilas porque sino no nos da el cuero. Arrancamos con tres shows en espacio Clarín, luego en Juan B. Justo en Mar del Plata, otro en Barquer bajo la lluvia en la provincia de Buenos Aires y ahora en Ecuador. La ciudad se llama Salcedo, tenemos un show y de ahí saltamos a Machala y el sábado en Salinas, a uno 2500 metros de altura. Es lindo, muy serrano, muy del lado inca, pero estamos muy tranquilos. La otra semana hacemos Santiago de Bolívar y un lugar más. Desde ahí saltamos a Perú hacemos dos fechas en Lima, luego en un festival alternativo y volvemos a Rosario. Después, tenemos el sur en marzo, y Colombia, en julio, tocamos en Medellín, Manizales y Bogotá. Ese mismo mes en el festival de Machaca en Monterrey, luego en el Distrito Federal. Está por salir también otra presentación en México, después en octubre de vuelta a EE.UU., ambas costas durante 15 días como todos los años donde nos va re bien y después un festival en Milán también para julio, en Italia. El mes de julio va a estar cargado, después lo que va saliendo de laburo vamos, nos contratan para una fiesta y vamos, nos contratan para el interior y vamos. Estamos radicados en Rosario y de acá nos movemos, vamos ensayando de a poquito. Ahora el bajista armó una sala en su casa y ahí vamos laburando.

¿Cómo trabajan los temas ahora con toda el advenimiento de la tecnología?

Estamos cerrando canciones, una vez que nos cierran una o dos las vamos subiendo por tema en You Tube o en Spotify porque hoy en día vamos subiendo así, por tema y vamos probando. A lo mejor después editamos un CD o dejamos un formato de 8 temas. La última vez fue así. Boomerang tiene ocho canciones y se fabricó el disco para vender en los shows. Pero hoy en día los discos no se venden, salvo que seas Ricky Martin. Pero bueno, por ahí pasa la cosa, cuando vemos que nos cierra la canción lo subimos y si podemos hacemos un video.

“Cada uno escucha lo que quiere y hay espacio para todos”

¿Cómo ves estos ritmos que han irrumpido en la escena en estos últimos tiempos como el trap, el hip hop, la cumbia?

Me parece bárbaro que a todos les vaya bien. Son géneros que están muy fuertes y me encanta que a la gente le guste. Cuando voy a un boliche en plan de relajarme y pasarla bien, me tomo un champán y me encanta escuchar cualquier tema de estos que están de moda. Aquí ponen mucho Los Palmeras que son Gardel, me ponen el parrandero y lo bailo, pero en un plan de distensión, aunque no es la música que escucho. Hay que aceptarlo y está bien. Hay espacio para todos, es así. Me parece bien que a los pibes les guste, es otra época, otra década, yo soy amante de los 80. Creo que fue la mejor década musical, con los Virus, los Soda... Vengo de una banda que se llamaba Identikit, de tocar la batería y nos fue bárbaro con el primer disco, en el segundo no tanto, después nos separamos. Hay que respetar lo que está de moda. Ahora no recuerdo el nombre de todos los artistas, pero los ponen en las disco y los pibes se prenden fuego, lo cantan y hay que aceptarlo y está buenísimo. Pero, de ahí a que me influencie a mí, por ahí en Boomerang hay algún ritmito, pero el disco tiene más de tecno, de pop, disco. Cada uno escucha lo que quiere, hay espacios para todos, y eso es lo importante. Pero no consumo la moda, yo en casa escucho George Michael, Elton John, Yes, Génesis, TRC, esa música.

¿Qué planes hay para este año en el interior del país? ¿Vendrán a Santiago?

Estuvimos hace 2 ó 3 años en Santiago, en un boliche, también anduvimos mucho por Tucumán y estaría bueno regresar a Santiago porque hay lindas chicas, tenemos la novia de un amigo que es santiagueña. Si sale Santiago, ojalá podamos ir, hay que ver si se cierra, y si sale me encantaría ir a tocar.

Las redes sociales se convirtieron en las mejores aliadas de la vigencia

¿A qué le atribuyes el seguir vigentes luego de casi 3 décadas en los escenarios y ante tantos cambios que hubo?

Estamos cumpliendo 30 años y lo de Vilma es un fenómeno atemporal atípico. Nosotros no tenemos el hit del momento. No tenemos el video del momento. Sin embargo, hay una generación de chicos de 20 a 35 años, más los cuarentones y cincuentones como yo, que nos siguen escuchando. Creo que el fenómeno también puede ser por las redes sociales, por las que nos siguen escuchando. Por ejemplo, esta semana me mandaron el ranking de Spotify, de las primeras 17 ciudades donde más se escucha Vilma y, en primer lugar figura México con 590 mil reproducciones. Imaginate la repercusión. Creo que pasa mucho por ahí, por las redes sociales, por el Facebook, Instagram, Twitter. Yo la única que manejo es Instagram, porque sino era mucho para mí. Por ahí también You Tube. Si ahora pones Vilma Palma Mar del Plata 2020 te va a salir Bye Bye, que es la última fiesta en Juan Justo en la que tocamos. Creo que tiene mucho que ver en esto de la vigencia la madre, el padre, el hijo, el primo que les pasó algún tema, puede ser que llamen mucho también las melodías, las letras que son muy importantes. Es música que quedó como les pasa a Los Pericos, Los Cadillac, a Soda. Yo soy amante de los Beatles y los sigo escuchando. Con Vilma pasa lo mismo.

Pero también los escuchan ahora fuera de la Argentina...

Es, sobre todo, lo que más raro me parece y me llena de bendición porque tenemos un auge que va de EE.UU. hacia abajo muy fuerte, sacando Venezuela y Brasil, en los demás países tenemos mucha gente que nos escucha. Ahora estamos yendo para Perú y Ecuador, tenemos 7 shows en total, 5 en Ecuador, 2 en Perú. Vamos a tocar en lugares en medio de la sierra, es increíble. Hay muchos chicos que cantan Voy a Vos, La Pachanga, Fondo Profundo, Auto Rojo, son temas de los tres primeros discos, porque hubo una explosión muy grande de esos 3 primeros discos. Hoy tenemos 13 discos grabados, más todas las recopilaciones. Pero llama mucho la atención, es una bendición y otra cosa más es que estamos en vivo, la banda suena espectacular y los pibes se sorprenden por el sonido en vivo, suena mejor que el disco. El otro día estuvimos en espacio Clarín y se sorprendían por cómo suena. Pero estamos acostumbrados, tocamos en lugares para 15.000, para 10.000 para 3.000 o para 300 personas. Estamos muy vigentes, trabajando.l

 


Más noticias de hoy