×

El Tribunal de Alzada resolverá la suerte de María Lescano por la muerte de “Pey” Ibáñez

- 01:22 Policiales

A casi siete meses de haber sido condenada a 13 años y medio de prisión, María de los Ángeles Lescano regresará al Palacio de Tribunales para estar presente en la audiencia ante el Tribunal de Alzada; allí se discutirá el fallo en su contra a partir del recurso planteado por su defensa, con el propósito de obtener la absolución lisa y llana de la mujer, acusada de haber asesinado a su ex pareja de una cuchillada.

La audiencia está prevista para este viernes. El abogado defensor de María de los Ángeles, Dr. Tévez, solicitará de manera conjunta con las representantes de la Red de Abogadas Feministas de Santiago del Estero, la absolución de la mujer condenada el pasado 7 de agosto del 2019.

En aquella oportunidad, Lescano fue encontrada penalmente responsable del delito de “Homicidio calificado” en contra de Jorge “Pey” Ibáñez, su ex, y si bien por los cargos podía recibir una pena de prisión perpetua, los jueces que integraban el Tribunal de Juicio Oral consideraron que existían “circunstancias extraordinarias de atenuación” y redujeron su condena a 13 años y medio de cárcel.

Hoy María de los Ángeles Lescano pasa sus días en la Unidad Penitenciaria de Mujeres de ciudad Capital, ubicada en calle Posadas y Moreno, alejada de sus cinco hijos, fruto de la relación con “Pey”.

En la audiencia del viernes, se presume que el fiscal, Dr. Ramón Rubén Alfonzo, quien estuvo a cargo de la instrucción de la causa, que también representó al Ministerio Público en el juicio oral, será quien también solicite confirmar el veredicto en contra de Lescano, pese a que éste había solicitado durante el debate del año pasado que la mujer sea condenada a prisión perpetua.

El caso

El hecho de sangre se registró el 12 de noviembre de 2017 en la vivienda de la acusada, en el barrio Tradición Oeste. Según se ventiló en el debate oral, la relación entre los protagonistas había sido tormentosa, con violencia física, sexual y psicológica, excesos de alcohol y drogas.

La noche previa al crimen, ambos habrían compartido una reunión con amigos. Ella habría regresado a su domicilio, mientras que “Pey” habría continuado con algunos conocidos bebiendo y consumiendo sustancias tóxicas. En la madrugada, la víctima la fue a buscar a María de los Ángeles en su domicilio. La Fiscalía asegura que ella lo llamó. La defensa dice lo contrario.

Ella le habría permitido ingresar y lo que sucedió dentro de una habitación sólo lo saben ellos. La hipótesis es que Ibáñez habría portado un cuchillo y en un momento intentó atacar a la mujer. Otro punto de discusión en el juicio fue si el cuchillo lo llevó “Pey” o lo tomó en la casa de María de los Ángeles.

Ella se defendió y le quitó el arma blanca, con la que luego le aplicó una cuchillada a la altura del corazón. “Pey” salió a la vereda y comenzó a arrojar piedras contra la casa de su ex, luego cayó desangrándose. Más tarde fue auxiliado y trasladado al Regional; allí fue intervenido quirúrgicamente, pero falleció a las pocas horas.

Para la Fiscalía, María de los Ángeles Lescano citó a su casa a “Pey” porque ya tenía planeado matarlo, quizás cansada del maltrato. En cambio, la defensa se aferró a la hipótesis de que el cuchillo era de la víctima y que ella se defendió del ataque, pero no quiso asesinarlo.

Cuáles son los argumentos de las partes

La Red de Abogadas Feministas de Santiago del Estero emitió un comunicado con su postura. Algunas de sus partes señalan: “El 12 de noviembre del 2017 por la madrugada Jorge ‘Pey’ Ibáñez ingresó al domicilio de María Lescano, y mediante amenazas con un cuchillo, intento abusar sexualmente de ella. María durante muchos años se encontró en situación de violencia de género por parte de su ex, tal es así que en múltiples oportunidades lo denunció por atentar contra su integridad física y sexual, e incluso por violación de domicilio, denuncias que datan desde el año 2007”.

El último de los ataques en perjuicio de María ocurrió en junio del 2017, cuando ‘Pey’ abusó sexualmente de ella, además de lesionarla en la cabeza con un adoquín por lo que debió ser hospitalizada, y siendo testigo de este ataque nada más y nada menos que uno de los cinco hijos que tuvieron en común. Todas las investigaciones que se iniciaron como consecuencia de sus denuncias no llegaron a otro resultado que no fuera la impunidad para el agresor”.

“Frente al hecho del 12 de noviembre del 2017, María, conociendo ya el peligro que significaba para su vida el accionar de su ex, se defendió del intento de violación con el mismo cuchillo con el que su agresor la amenazaba, causándole una única lesión que posteriormente derivaría en la muerte del atacante. En su declaración, María relata que Ibáñez salió de su domicilio y comenzó a arrojarle piedras desde la vereda, razón por la cual jamás se hubiera representado el resultado de muerte del mismo. Un testigo en la causa afirma que horas antes del ataque, ‘Pey’ Ibáñez le manifestó ‘esta noche es ella o yo’, mientras le mostraba el arma blanca que portaba, además de haber permanecido durante toda la madrugada en la esquina de la casa de María, dejando ver su intención de violentarla”.

Fiscalía

A lo largo de la investigación que demandó el caso, para la Fiscalía el accionar de María de los Ángeles Lescano se encuadraba en el delito de “homicidio calificado”.

Se realizaron pericias genéticas, telefónicas e informes socioambientales que alentaban la teoría de una relación tormentosa entre los dos protagonistas.

Fuentes ligadas a la Justicia, deslizaron que el Tribunal de Juicio Oral falló en base de las pruebas presentadas durante el juicio oral, a las evidencias que la Fiscalía logró recolectar y que demostraban la responsabilidad de María de los Ángeles.

El representante del Ministerio Público Fiscal habría demostrado que ya existían antecedentes de agresiones por parte de la mujer hacia “Pey”, y que ambos tenían problemas de adicciones.

Al mismo tiempo, la Fiscalía sostenía que pudo haber sido premeditado el asesinato, dejando entrever que María de los Ángeles fue quien citó a Ibáñez (continuaban frecuentándose) a su casa y que el cuchillo en realidad era de su casa y ella lo tenía oculto, esperándolo para atacarlo y asestarle la mortal herida.

Ahora será el Tribunal el que deba merituar los argumentos de las partes y resolver si confirma o revierte el fallo.


Más noticias de hoy