×

Solicitan extender preventivas a seis personas que habrían asesinado y quemado a Peñaflor

La Fiscalía profundiza sobre los ideólogos que sellaron la suerte de la víctima: estafas, despechos, infidelidad y ambición por $ 20.000 y el tiro de gracia.

- 01:24 Policiales

Siete meses después del brutal asesinato del ganadero Ricardo Artemio Peñaflor, la Fiscalía solicitará la prórroga de la prisión preventiva para los seis aliados que habrían acordado su asesinato y posterior quema en su propia camioneta, en el límite de Frías con la provincia de Catamarca.

Ellos son, la docente Claudia Viviana Pereyra; Saúl Gerez, de 74 años; Nicolás Miguel Vega; el ex policía Lindor Alfredo Rodríguez, esposo de Pereyra; Jesús Osmar Pinto, de 47 años, detenido en el Bº Sumamapa, de Frías, y Daniel Ramón Pinto, 38, apresado en Los Morteros, departamento El Alto, Catamarca.

La historia de Peñaflor sobrevino con su previa desaparición, denunciada por su familia. Tres días después, un friense descubrió un cuerpo carbonizado arriba de una camioneta. En horas, la familia de Peñaflor reconoció el cuerpo y los elementos materiales en derredor.

Lo que aún no pueden desentrañar los fiscales, Gustavo Montenegro y Benjamín Zavalía es la motivación individual, liderazgo, idea y financiamiento para que los seis coincidiesen en ultimar al ganadero, no conocido por todos.

Con dudas, verdades a medias, el primero que cayó preso y se quebró fue Saúl Gerez, quien habría confiado a los policías catamarqueños los nombres de los implicados en la tragedia, a quienes él habría invitado a su casa.

Habría varias hipótesis. Una, que el ex policía y su mujer resolvieron asesinar a Peñaflor porque mantenía un “afer” amoroso con la maestra.

Otra hipótesis afirma que en el pasado, Peñaflor y Gerez eran amigos. Con el tiempo, surgieron diferencias por cuestiones de animales y tierras.

De afuera, el expolicía habría presionado a Gerez para que le firmase papeles beneficiando a Peñaflor en la escrituración de un campo.

También, un testigo habría manifestado que Rodríguez estaba muy enojado con Peñaflor y que tenía dos opciones: “Lo denuncio o lo mato”. Otro testigo habría añadido haber escuchado a Gerez advirtiéndole a Peñaflor: “Cortala con los animales (cuando reclamaba por un toro) o te van a encontrar muerto y quemado en la caja de tu camioneta”.

Varios nudos desde la cabeza a los pies

Los hermanos Pinto habrían sido contratados a cambio de $ 20.000. Al parecer, Gerez conocía a Jesús, ya que supo armarle un corral para sus chanchos.

Antes del horror, el anciano habló con Jesús y le ofreció el “negocio”, pero sólo para reducirlo.

En efecto, les habría aclarado que cuando hablase con Peñaflor la palabra clave para que irrumpieran sería: “Bueno”.

Así, ellos saldrían del escondite, lo reducirían, lo desmayarían y atarían en todo el cuerpo, Tal cual, lo habrían hecho y cargado luego a la camioneta, pero el disparo mortal no sería de ellos.

La querella, por la prórroga y a la espera del juicio

Sin prólogo, la Fiscalía se apresta a instar a la jueza, Gabriela Núñez de Cheble, a extender la preventiva, a espera de la clausura y elevación a juicio.

Para la querella y la Fiscalía, las seis personas redujeron y mataron a Peñaflor, sin distinción de sexo. Entre las pruebas, la Fiscalía destacaría el acta de Criminalística y de Bomberos que peritaron la camioneta, resultados de la autopsia con la extracción de la cabeza, un proyectil calibre 32, coincidente con una de las armas entregadas por un hijo de Gerez.

También, dos armas de fuego, una escopeta 16 y un revólver 32; de éste último, las pericias determinaron que el revólver había sido usado dos veces, un disparo efectivo y el segundo fallido, con una bala martillada, pero sin salir el proyectil. De la casa de Gerez se habría incautado campera con manchas de sangre, lavada, la cual está siendo peritada junto a celulares.

Cruce de defensa y Fiscalía por las culpas compartidas

La audiencia comenzaría a las 8.30. Al parecer, los fiscales golpearán fuerte con las responsabilidades de las seis personas, pero los abogados resistirán la avanzada.

Con resolución inmediata, o no, el proceso no se dilataría mucho y las respuestas trascendentes quizán sean ventiladas en el juicio oral.

En esa ocasión, un tribunal indagará en lo medular: quién ganó más con la muerte de Peñaflor; quién financió; cómo la policía desbarató el post crimen y si alguno entregó al resto del grupo, en pos de un mejor posicionamiento o provecho propio.

Igual, hoy todos están “apegados” a un homicidio capaz de enviarlos tras las rejas con prisión perpetua.l



Más noticias de hoy