×

Guillermo Arriaga: “Espero que esta pandemia nos permita reflexionar sobre las desigualdades”

- 00:42 Viceversa

El escritor, productor y realizador mexicano Guillermo Arriaga, creador de los guiones de los films “Amores perros” y “Babel”, presentó vía Twitter su novela “Salvar el fuego”, premiada por el XXIII Premio Alfaguara de Novela 2020, en una transmisión en vivo, tras la suspensión del acto de premiación y de presentación previsto originalmente en España para hoy.

“Vivimos tiempos oscuros. Hay un proverbio chino que dice: ´No maldigas la oscuridad, mejor enciende una vela´. Yo espero que en esta cuarentena los libros se conviertan en una vela, en algo que ilumine lo que están haciendo”, les dijo el autor a sus seguidores vía Twitter, quien contó que se encuentra aislado en su casa de México.

En una transmisión en vivo desde su cuenta @G_Arriaga, el escritor compartió una presentación que se extendió por más de una hora y en la que interactuó con las preguntas de los lectores, no sin referirse al contexto mundial: “Estamos sufriendo un momento crítico” -dijo y al igual que en su nueva novela donde construye una obra polifónica sobre los contrastes sociales, exhortó-: Espero que esta pandemia nos permita reflexionar sobre las desigualdades”.

“Salvar al fuego” narra la historia de Marina, una coreógrafa casada y perteneciente a una clase social acomodada que entabla una relación clandestina con un presidiario, bajo el trasfondo de una sociedad llena de contradicciones.

“Vivimos en un México escindido, con una distribución de la riqueza desigual. He visto la de-sesperación de los campesinos que se quedan sin trabajo. Quería mostrar este México tan contrastante”, aseguró Arriaga en enero pasado por videoconferencia cuando se anunció al público que su obra resultó ganadora.

El mexicano, que fue artífice junto al realizador Alejandro González Iñárritu de la trilogía más exitosa llevada adelante por una dupla mexicana: “Amores perros”, “21 gramos” y “Babel”, contó que “Salvar el fuego”, cuya publicación tras el galardón se preveía en estos meses en España, América Latina y Estados Unidos, algo que por el momento depende de las condiciones de cada país, aseguró: “Son 659 páginas. Crean que en cada una de estas páginas dejé todo: sangre, entraña, hígado, corazón, cerebro, porque creo que no hay otra forma de escribir”.

Arriaga contó que espera que sus libros sean una “experiencia” estética, pero también física: “Me gustaría que en esta novela la gente encuentre algo suyo desconocido, que vaya a un mundo que no conoce. Me gustaría que un libro mío cuando caiga, salpique algo: sangre, sudor, fluidos, que los lectores se salpiquen de algo, que los corte, hiera, cure y acaricie. Y más en estos momentos de encierro”.

Consultado por sus rituales de creación, el mexicano confió que “antes necesitaba el silencio, ahora escribo en aviones, salas de espera, escribo donde puedo, un promedio de diez horas” y rompió “clichés”, como los llamó: “Yo no sufro escribiendo ¿para qué voy a escribir si voy a sufrir? Yo no tengo ningún demonio que exorcizar, soy un optimista”.

“Arranco -continuó- a escribir una novela con una muy escasa noción de qué se va a tratar la historia y me siento a escribirla sin saber el final, sin saber quiénes son los personajes. Voy descubriendo la estructura conforme voy avanzando, voy descubriendo el lenguaje de los personajes conforme avanzo y una vez que tengo escrito el conjunto, empiezo a reescribirla: transcribo, quito, corrijo puntuación, evito que se repitan palabras. Transcribo una, dos tres, ésta fueron seis veces completas de principio a fin”.

También se le preguntó por sugerencias de autores y libros y en ese marco Arriaga sostuvo que hay que leer la literatura argentina que están produciendo las escritoras Samanta Schweblin, Mariana Enriquez y Selva Almada, a las que definió entre las “mejores”. Mientras que cuando se le preguntó por tres autores claves para él, nombró a William Faulkner, Juan Rulfo y William Shakespeare y al ser consultado por qué libro estaba leyendo actualmente dijo “La invención del viaje” de Juliana González-Rivera.

Cerca del cierre, entre preguntas diversas que iban desde su trabajo literario, los secretos de la novela, su familia, sus lecturas y hasta si usa traje y corbata, Arriaga sostuvo: “Quiero que mi obra sea caracterizada por el riesgo, la apuesta. Prefiero ser conocido por mis grandes fracasos que por mis grandes éxitos”.

Para concluir, con tono simpático y amable como tuvo durante toda la charla, el escritor mexicano arengó que “ahora que aprendí a usar esto, si llego a los 400.000 seguidores voy a dar una clase gratis de escritura por dos horas”. Será cuestión de sumar seguidores en tiempos de cuarentena. l


Más noticias de hoy