×

Una mujer llegó a la policía golpeada y en ropa interior, y detuvieron a su esposo, un abogado del medio

La víctima contó que el profesional la agredió a trompadas. Horas antes, sus vecinos habían alertado a los efectivos porque oyeron gritos en la casa, pero ella no quiso denunciar en ese momento.

- 22:53 Policiales

Un abogado del foro local fue detenido ayer a la madrugada en la zona sur de la ciudad capital, minutos después de que su esposa arribara en ropa interior a una comisaría y lo denunciara por haberla apaleado.

Pese al hermetismo en el que trabaja en el proceso la fiscal Andrea Juárez, trascendió que el escándalo tuvo su epicentro en una casa del Bº San Germés.

El prólogo del brutal hecho ocurrió horas antes cuando los vecinos, antes de la medianoche, pedieron auxilio a la policía “para una mujer que grita” dentro de una vivienda.

En diez minutos, un patrullero arribó al lugar y los uniformados golpearon a la puerta.

Alerta policial

Al instante, los habría recibido la dueña de casa, una mujer de más de 30 años.

Los uniformados le informaron que acudían ante el alerta de los vecinos, preocupados porque oyeron sus gritos.

Después de escucharlos, la mujer les habría señalado que no denunciaría nada, ya que solo se trataba de una discusión de pareja. Igual, los efectivos labraron un acta en presencia de testigos.

Quince minutos después, el patrullero se retiró y la mujer volvió al interior de la vivienda.

Al promediar las 4 de la madrugada, una de las policías de la Comisaría del Menor y la Mujer reaccionó sobresaltada al ver llegar a una mujer en ropa interior con signos de haber sido golpeada, pugnando para que alguien le abriese.

Desesperación

Era la misma esposa del abogado, desencajada y con evidentes secuelas de agresión física.

Rápido, las policías notificaron a la fiscal de Género, Andrea Juárez.

Con la misma celeridad, la funcionaria se interiorizó del escándalo y requirió a la jueza de Género, Norma Morán, allanamiento y detención del letrado.

Sin dudarlo, la magistrada dio luz verde al procedimiento y los policías enviaron una comisión que materializó el procedimiento.

“Lesiones agravadas por el vínculo” serían los cargos dominantes en contra del abogado, cuya magnitud estará supeditada a la dimensión de las heridas y el correspondiente informe médico, enfatizaron los voceros de la Fiscalía.

Gritos para todos y promesas de desquite

A los gritos, el abogado habría resistido el procedimiento policial, pese a que él conoce su desarrollo.

Después de ascender al patrullero, ya en la comisaría el letrado habría animado un segundo escándalo, al prometer a los policías que habría “desquite seguro”.

Su futuro se presenta complejo, ya que pese a ser abogado ahora se viene la indagatoria.

La fiscal habría dispuesto pericias en manos de psicólogos, indagatoria y un informe socioambiental en el barrio.

A media mañana, los policías no lograban tranquilizar al detenido, quien a los gritos exigía un trato diferente al resto de los mortales.

Opuesto a esa perspectiva, los policías lo mantenían alojado en una celda, aún padeciendo sus gritos.

Equipamiento especial para no exponer a los hijos

Ante el riesgo del coronavirus, la policía buscaba ayer equipamiento especial para ingresar a la casa, en cuyo interior se encontrarían los dos hijos de la pareja. La tarea incluiría un médico, a fin de establecer el estado de los menores, hoy forzados a permanecer en la casa por el flagelo del virus.

El operativo

Según los investigadores, la fiscal se esmeró en alcanzar un control total de la situación, aún cuando la desesperación de la víctima tornaba todo con neto sesgo de dramatismo.

En la mañana, el procedimiento prosiguió con asistencia médica a la denunciante, quien habría deslizado que estaba cansada de los malos tratos y que no lo denunciaba por temor y verguenza a la exposición de su vida privada y para no enfrentar a sus hijos a un capítulo negro de su padre.


Más noticias de hoy