×

Pedro Fernández: “China supo actuar con rapidez y puso a cientos de millon es en cuarent ena ”

El joven santiagueño residía en Barcelona y comenzó el proceso de traslado a Shanghai, donde vive su novia Kiara. “China ha retornado ya a la normalidad”, destacó en diálogo con EL LIBERAL.

- 01:12 Santiago

Son muchos los santiagueños que se encuentran por razones laborales en otros países, y están viviendo de diferentes maneras la pandemia de coronavirus. Uno de ellos es Pedro Ariel Fernández, 50 años, nacido y criado en Fernández y licenciado en administración de empresas, que hace un tiempo está viviendo en Shanghai, China, el país en el que nació el coronavirus y que hoy ha vuelto a la normalidad, casi en un 90%.

En charla con EL LIBERAL, Pedro analiza que la superación de la pandemia en ese país se dio producto de que el gobierno “supo actuar con rapidez y puso a cientos de millones de personas en cuarentena”, y a que se trata de una población “responsable y que tiene por encima de todo el bien común”.

Comparó la situación que vivía en Barcelona, donde no se cumplía con las restricciones, no había mascarillas y cuando se conseguían se debía pagar una suma abultada, con la de Shanghai, donde se sometió a controles desde que bajó del avión, hasta en el edificio en el que habita junto a su novia Kiara, y donde hay un comité de emergencia, que toma la responsabilidad de que todos cumplan con las restricciones impuestas.

“La única ciudad que continúa en cuarentena es Wuhan, donde se originó el virus y se registraron 2.300 muertes del total de 3.200 en toda China. Es una ciudad de 11 millones de habitantes localizada en la provincia de Hubei de 55 millones de personas y la más afectada por el virus. En Wuhan la cuarentena terminará el 8 de abril”, relató respecto de la situación que se vive hoy en ese país.

¿Cómo es la situación hoy en China?

El país ha retornado a la normalidad. En la mayoría de las ciudades la gente volvió al trabajo hace un par de semanas. La única ciudad que continúa en cuarentena es Wuhan y la gente que vuelve desde ahí a Shanghai, debe permanecer en cuarentena en sus casas, y si no presentan síntomas por 14 días.

China supo actuar con rapidez ante este virus y puso a cientos de millones de personas en cuarentena, restringió todo tipo de viajes dentro del país y la gente acató todas las instrucciones. Es un país muy organizado y donde cada detalle está planeado a la perfección. Shanghai es una ciudad de 24 millones de habitantes, y ya ha vuelto en su mayoría a la normalidad, los cafés están llenos de gente así como las calles, los supermercados y verdulerías abren hasta tarde así como restaurantes y bares.

¿Cómo fue tu llegada a Shanghai?

Fue una larga espera. Doy gracias a Kiara y su insistencia en que deje de inmediato Barcelona para visitarla ya que ella predecía que el virus tendría un gran efecto en Europa ya que no estaba preparada para este virus. En Barcelona no había mascarillas en ninguna farmacia desde enero, y no se conseguía alcohol en gel en febrero. Kiara tuvo que enviarme máscaras para que pueda usarlas en el vuelo.

Al llegar esperamos en el avión a ser llamados por nombre a desembarcar, yo lo hice al cabo de dos horas. Pasé varios controles y me tomaron la temperatura por lo menos tres veces. Presenté la dirección a la que iba, llamaron a mi novia para confirmar y me hicieron llenar un par de formularios. Cuando ya había pasado aduanas y pensé que por fin podía encontrarme con Kiara, quien me esperaba en un café del aeropuerto, me notificaron de un nuevo control y que debía utilizar el transporte público para trasladarme.

Los controles en el aeropuerto fueron largos pero necesarios y siempre me trataron con cortesía y humanidad, siempre que quise comunicarme con mi novia los oficiales a cargo hacían la llamada desde sus celulares cubiertos en plástico y le hacían saber a Kiara mi estatus.

¿Y cómo fue en el edificio de Kiara?

En el distrito de Jian’An que se encuentra en el centro de Shanghai, la mayoría de las personas residen en un complejo de edificios con conserjes o guardias como les llaman aquí. Cuando llegué a mi edificio, un comité de unas 7 personas estaban esperándome junto a Kiara. Este comité compuesto por ciudadanos comunes son los encargados de que las personas en cuarentena la cumplan. Cuando llegué tuve que firmar que no había estado en los últimos 14 días en Irán, Japón o Korea del Sur. Me tomaron un par de fotos y luego ya pude llegar a casa de Kiara junto a ella quien también debía acatar la cuarentena por recibir a un extranjero, y tuvo que quedarse por más de 10 días y trabajar desde casa.

¿Cómo viviste el aislamiento?

En mi caso no sentí mucho el aislamiento. Nos dijeron que evitáramos salir pero no lo prohibieron, aun así solo salimos a registrarnos con la comisaría local y todos los días a buscar comida o cosas que compramos vía delivery y nos la dejan a la entrada del edificio. Por supuesto que siempre que poníamos un pie fuera de casa lo hacíamos usando mascaras como aun las usa todo ciudadano de Shanghai.

Kiara trabajó desde casa durante todo este tiempo, ella es directora de arte de una firma francesa de publicidad que lleva marcas en China como Hermes, Swarovski, Hennessy etc. Para mí el aislamiento fue productivo en todo aspecto, además es fácil cuando uno está con la persona a quien uno quiere. Cocinamos, leímos y vimos algunas películas. También usamos este tiempo para comenzar una página de Instagram en la cual escribimos frases sobre la vida cotidiana y le agregamos un dibujo, se llama @flipperflicker.

¿Extrañas Santiago?

Si, por supuesto, aunque me fui de Santiago del Estero a una corta edad, siempre extrañaré a mi pago, la inmensidad y la paz del campo santiagueño, a mi familia y en especial a mi madre quien siempre fue además de una gran madre, una gran amiga y excelente ser humano.

Un país con gente muy disciplinada

Sobre cómo es la gente en China, Pedro comentó que es muy disciplinada, pero más que eso “es responsable y tienen por encima de todo el bien común”.

“El gobierno de este país está superorganizado, y planea todo de aquí a 20 años, no a 4 años como la mayoría de los gobiernos del mundo, no es fácil llevar un país de 1.400 millones de personas o ciudades promedios de 10 millones de habitantes, Shanghai el centro de negocios de China o la perla del Oriente como se le llama es una ciudad de 24 millones de habitantes que tuvo menos de 5 muertes por el virus, es una ciudad impecable donde no hay un solo trozo de papel en la calle, donde casi no hay tráfico de coches y las motos que circulan son todas eléctricas, no hacen ruido ni emiten gases.

Están tan bien organizados que existen comités de ciudadanos normales encargados de que todo marche bien en cada edificio o complejo de edificios. Todo el mundo, desde un niño de 5 años a una persona de 80 usa mascarilla. A uno, cada vez que entra a un restaurante o un parque le toman la temperatura con una especie de pistola de rayos X”, amplió.

Más noticias de hoy