×

Otorgan prisión domiciliaria a la mujer que atropelló y mató a su novio rugbier y hará cuarentena

Julieta Silva (31), cumplió las dos terceras partes de la condena, por lo que pudo regresar a su casa, aunque no podrá salir de ella

- 23:01 Policiales

La mujer condenada por atropellar y matar a su novio rugbier a la salida de un boliche en la ciudad mendocina de San Rafael, en 2017, fue beneficiada con la prisión domiciliaria al cumplir las dos terceras partes de la condena, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Julieta Silva (31), quien permanecía alojada en una celda del Complejo Penintenciario IV de San Rafael tras ser condenada a la pena de 3 años y 9 meses de prisión por el homicidio de su novio Genaro Fortunato (25).

La mujer fue beneficiada con la prisión domiciliaria por lo que fue trasladada a su casa, donde ahora deberá continuar con el aislamiento obligatorio y preventivo ordenado por el Gobierno nacional con el objetivo de limitar la propagación del coronavirus.

Silva había sido condenada en septiembre del 2018 a la pena de 3 años y 9 meses de cárcel, al ser encontrada culpable del delito de ‘homicidio culposo’, luego de atropellar y matar a Fortunato, tras una discusión en la puerta de un boliche de San Rafael, en el sur de Mendoza.

El hecho

El suceso ocurrió cerca de las 6 de la madrugada del 9 de septiembre del 2017 a la salida de “Mona Bar”, ubicado en Hipólito Yrigoyen y El Chañaral, de San Rafael, donde Silva y su novio habían concurrido unas horas antes.

De acuerdo con los testigos, el joven mantuvo con Silva una discusión en la puerta del local, tras lo cual, la joven se retiró y subió a su auto Fiat Idea, con el que atropelló y mató a la víctima.

Según relató Silva ante los jueces en el juicio oral, al momento del hecho no usaba los lentes recomendados por su astigmatismo y no vio a su novio tirado en la calle.

En ese debate oral, los jueces entendieron que la joven madre de dos niños actuó con “negligencia e imprudencia”, y que no hubo dolo para matar al joven.

Según el fallo, Julieta y Genaro estaban viviendo un “romance” y habían salido del boliche “alcoholizados”. Ella tenía 0,98 gramos de alcohol por litro de sangre; y él con 1,80 gramos. La secuencia continuó con una discusión cuando iban a subirse al auto, pero la mujer resolvió irse sola a su casa en su Fiat Idea. Sin sus anteojos puestos, ebria y con la visibilidad reducida por la noche y el clima lluvioso, empezó a manejar su coche mientras Genaro corría a la par y golpeaba la ventanilla del auto.

En ese marco, el joven cayó al suelo.l


Más noticias de hoy