×

Monseñor Corral: “Será una Semana Santa con menos calle y más hogar”

El obispo diocesano celebró la misa del Domingo de Ramos que fue transmitida por medios de comunicación.

- 09:29 Interior

AÑATUYA, General Taboada (C) Monseñor José Luis Corral, obispo de la diócesis local, celebró la misa acompañado de dos sacerdotes, en una ceremonia atípica, sin fieles, con un templo vacío, como viene sucediendo en los últimos días. En su homilía, manifestó: “Hoy empezamos la semana mayor de los cristianos, la Semana Santa, la semana grande. Este año será especial, particular, con menos calle y más hogar; con menos ruidos y con más silencio, con menos manifestaciones públicas y más interioridad, tal vez menos externamente, pero más profundamente”.

Acerca de la pasión y muerte, expresó: “En el relato de la pasión que oímos, la única palabra que escuchábamos de Jesús es su grito dirigido al Padre, preguntando por qué lo ha abandonado; en este abismo de soledad y abandono Jesús se entrega completamente en sus manos”.

“También nosotros, muchas veces experimentamos estas situaciones límites de oscuridad e irritación, tocamos fondo y no vemos salidas; pero sabemos que no estamos solos, el Padre acompaña nuestra desolación y nuestra angustia”, enseñó.

En cuanto a la pandemia que se sufre, dijo: “En estos días nos sentimos afectados por esta pandemia que tantas vidas se ha cobrado y que nos amenaza por todos lados, acompañamos la pasión de Cristo y nos dejamos acompañar por Él que cargó con toda nuestra debilidad y pecados”.

“Estos días miramos la cruz, la cruz con Jesús, y pedimos asumir y aprender la lección de la cruz que nos muestra el camino que salva: el servicio, el amor y el perdón. Amamos no porque lo sentimos sino porque elegimos amar, y tenemos una referencia, Jesús, y un modo hasta de dar la vida”.

Puede surgir lo mejor o lo peor de cada uno

En su homilía del domingo de Ramos, el obispo de Añatuya, Monseñor José Luis Corral se refirió al humor de los días presentes: “Estos tiempos pueden sacar lo mejor de cada uno si miramos al Señor, pueden brotar los aplausos por los que verdaderamente sirven a los demás, gastando y arriesgando su vida, gestos de cuidado silenciosos, pero no insignificantes, actos valientes y anónimos hasta el heroísmo en favor de los otros. O también puede surgir lo peor de cada uno, cuando quedamos mirándonos a nosotros mismos y nuestros intereses, encerrados en nuestro propio egoísmo, o en la queja o en la crítica destructiva”.

“En estos días en familia y en comunidad podemos experimentar que el amor familiar y de los amigos y de cuantos nos cuidan nos salvan del aislamiento; la oración y la Palabra de Dios nos sacan del vacío interior y de la tristeza”.

“Miremos a Jesús, el Rey que viene a la ciudad santa, el Señor que viene hacia nosotros, a nuestro encuentro, digamos como el centurión romano que lo confiesa, igual que lo hizo Pedro: ‘Es verdaderamente el Hijo de Dios’. Con Él entremos en esta Semana Santa, porque Él quiere ardientemente celebrar su Pascua con nosotros, para ser sostenidos por quien fue sostenido en la cruz y en Él abrazarnos a la esperanza viva”, puntualizó.l


Más noticias de hoy