×

Hernán Santillán: “Rompimos un candado y pudimos salir de un predio de motocross”

El piloto santiagueño de BMX (hoy ligado al ciclismo de ruta) recordó una insólita situación que vivió en las afueras de Eindhoven y que generó una reacción poco usual.

- 00:03 Deportivo

Hernán “Pichoncito” Santillán es un deportista destacado de Santiago del Estero y cuenta con varios antecedentes que avalan tal afirmación. Fue campeón Panamericano de BMX y alcanzó las semifinales del Campeonato del Mundo de Supercross, todo un logro para un joven que todavía sueña con llegar bien lejos.

Y en eso de tanto andar por los circuitos internacionales de BMX, hizo que el deporte lo llevara a vivir una situación que cada vez que lo recuerda, le genera mucha gracia y nostalgia.

“Habíamos ido a competir en la Copa Tres Naciones (Bélgica, Alemania y Holanda) con el equipo argentino y después de eso fuimos a conocer un predio enorme donde se había corrido una Copa del Mundo de motocross”, expresó Hernán al comienzo de su historia.

“Como deportistas que nos gustan los deportes extremos, decidimos ir a dar una vuelta por el lugar y de paso observar lo imponente que era el escenario”, agregó.

Pero lo que vendría después no tiene desperdicio.

“Para recorrer todas las instalaciones nos llevó una hora y media prácticamente. Cuando ingresamos al predio, el portón estaba abierto y lo hicimos sin problemas. La cuestión fue que cuando terminamos de conocer la pista, fuimos a la única salida que tenía el predio y nos damos con que el portón estaba cerrado con candado”, recordó “Pichoncito”.

Todo el equipo argentino estaba sin poder salir del lugar ni tampoco había alguien cerca para tratar de solucionar el problema.

“Ya nos parecía raro que no había gente más que nosotros en el predio cuando entramos. Ahí comenzamos a preocuparnos porque literalmente estábamos todos encerrados y sin que nadie nos ayude a salir”.

¿Que hicieron finalmente?, ¿llamaron a un cerrajero para que les solucionara el problema?, ¿Se quedaron ahí para pasar el resto de la jornada hasta que se abriera el portón al otro día?.

Nada de lo que se pueda imaginar pasó.

“Hicimos algo que no se podía, pero era la única alternativa para salir del lugar con el vehículo que nos estábamos manejando: romper el candado con una piedra”, señaló.

Un candado por otro

Pero la historia de los bikers argentinos no terminó ahí.

“Al candado roto lo reemplazamos por uno nuevo que fuimos a comprar. Al día siguiente, regresamos otra vez al lugar que estaba alejado de la ciudad de Eindhoven e ingresamos con la llave nuestra. Ya parecíamos los dueños del predio”, afirmó en medio de risas.

La situación se normalizó cuando llegaron los encargados del lugar y recibieron las explicaciones del caso por parte del equipo nacional.

“Fue algo muy gracioso a tal punto que cuando volvíamos al país, lo hicimos recordando este hecho que quedó como anecdótico sin dudas”, apuntó Hernán.

El presente de “Pichoncito” sigue ligado al ciclismo, pero ahora de ruta.

La pandemia del coronavirus también tiene a Santillán cumpliendo con la cuarentena con su familia y haciendo cosas que por ahí no las podía realizar por sus actividades deportivas o de estudiante.

“Creo que estoy como todo el mundo. Buscando la mejor manera para hacer algo en la casa y lo que es mejor en familia. Me paso limpiando y arreglando cosas de la casa. También entreno por las tardes en el gym que tenemos en mi casa. Cosa que es inusual para mi familia compartiendo muchos momentos juntos debido a que cada uno tiene sus responsabilidades diarias y semanales que no nos permite estar juntos durante el día”, comentó al final de la charla.

Por Daniel Vera facebook.com/daniel.vera


Más noticias de hoy