×

Maleantes, con pasamontañas, guantes y cuchillos asaltaron a una conocida modista jubilada

La redujeron y la “pasearon” por todas las habitaciones de su casa hasta apoderarse de 42.000 pesos. Además, en su auto se llevaron electrodomésticos. El Dr. Pablo Moya está a cargo de la causa.

- 00:02 Policiales

Minutos de extrema tensión y nerviosismo vivió una jubilada -de 72 años- cuando delincuentes armados ingresaron a su casa, en la localidad de Cúyoj, departamento Banda, y tras amenazarla le robaron dinero, bienes y su automóvil.

El brutal asalto se registró cerca de las 22.30 del sábado cuando la víctima salió de su casa para cerrar la tranquera y al ingresar nuevamente fue sorprendida por los delincuentes.

Según consta en la denuncia que realizó Inés Herrán, salió a despedir a su sobrino -que estaba de visita en su casa con su familia- y al entrar nuevamente notó que los maleantes estaban a pocos metros de la puerta principal.

Allí los delincuentes la tomaron por la fuerza y la redujeron. Mientras le tapaban la boca con la mano y la amenazaban con cortarle el cuello con un cuchillo, los ladrones le exigían que entregara toda la plata que tenía.

La modista, temiendo por ser lesionada, les entregó su monedero con $2.000. Los asaltantes, quienes aparentemente tenían conocimiento de que en la casa había más dinero, se volvieron más violentos con la víctima, la tiraron al suelo y mientras la tenían contra el piso continuaban pidiéndole la plata.

Tras requisar la cocina y no encontrar el botín que buscaban, la levantaron del suelo y tomándola de rehén la llevaron por las diferentes habitaciones -siempre exigiendo- y cuando estaban en el comedor, desde un aparador, sustrajeron $8.000.

Luego la llevaron hasta el baño y desde un botiquín tomaron $10.000, que tenía como recaudación de la Iglesia Cristiana Evangélica de Cújoy, ubicada a 200 metros de su casa.

Siguiendo con la requisa, y siempre con la mujer cautiva, los malvivientes se dirigieron a los dormitorios, llevando desde uno de los placares la suma de $20.000. Luego la trasladaron hasta el comedor donde la hicieron sentar con la cabeza mirando hacia el suelo.

Hasta la carne

Mientras ella permanecía agachada, los delincuentes le pidieron las llaves del auto. Una vez que lograron abrir el vehículo -un Chevrolet Corsa- en el mismo guardaron dos garrafas, un acordeón, un piano, un televisor, un celular, sifones de soda y hasta la carne que había en la heladera. Una vez que “completaron” la carga, dos de los maleantes se retiraron mientras que uno de ellos quedó de “campana” para evitar que la víctima pidiera ayuda.

Según la denunciante, mientras uno de los asaltantes la custodiaba, ella comenzó a ordenar todo lo que habían revuelto. Tras permanecer más de dos horas “vigilándola”, el ladrón se fue de la casa.

Cuando finalmente confirmó que estaba sola, la víctima salió a la calle a pedir ayuda. Allí fue que personal de la Comisaría 14 arribó a la casa junto con peritos de Criminalística y realizaron los trabajos de rigor.

El Dr. Pablo Moya -fiscal de turno- tomó intervención del caso y hasta el cierre de la presente edición, los maleantes eran intensamente buscados.

Tenían conocimiento de su casa

La mujer, que si bien aseguró que no sospecha de nadie, indicó a los policías que por la manera en la que se “movieron” en la casa, los atacantes tenían información sobre la existencia de dinero.

Presume que podrían ser personas con las que se frecuentaba en la iglesia evangélica ya que serían los únicos enterados en que ella guarda el dinero en su casa.

El líder: “Jefe narco”

La víctima, a pesar de los nervios del momento logró observar a sus agresores, y aportó datos específicos sobre cada uno de ellos. Brindó a los investigadores detalles físicos y de la vestimenta que llevaban.

Además, según revelaron las fuentes policiales, la modista manifestó que uno de los ladrones era llamado por sus cómplices como “Jefe narco”. Además reveló que cuando quedó a solas con uno de sus asaltantes, éste le manifestó que el supuesto líder los “sacaría” hacia la provincia de Tucumán.

La mujer sostuvo que los tres atacantes tenían tonada santiagueña. Tras su denuncia, los efectivos realizaron operativos cierres de rutas, por orden del fiscal interviniente, para evitar que los ladrones salieran de la provincia.

Hallaron el automóvil abandonado en la Ruta 11

Mientras los policías se encontraban realizando recorridos por las zonas aledañas para dar con los maleantes lograron ubicar el automóvil abandonado en la intersección de Ruta 11 y España, durante la mañana del domingo.

El rodado estaba completamente vacío. Allí los expertos -por orden del Dr. Moya- realizaron levantamientos de huellas mientras que los efectivos de la División Delitos Comunes, quienes entrevistaron a los vecinos para tener datos sobre los asaltantes.


Más noticias de hoy