×

Padre Sigmund: “Tengan aún más fe en este Señor con los brazos abiertos, porque quiere abrazarnos”

El sacerdote fue rector del santuario muchos años. Desde Alemania asegura que nunca se realizó una fiesta sin la presencia de fieles. Está preocupado por los pobladores que no tendrán su principal ingreso económico.

- 11:18 Santiago

Por primera vez en la historia de esta festividad, hoy las honras al Señor de los Milagros de Mailín se realizarán sin la presencia de los fieles, una situación extraña y dolorosa para muchos. El padre Sigmund Schanzle, quien fuera durante muchos años rector del santuario, pidió a los devotos frente a esta situación, que “tengan aún más fe en este Señor con los brazos abiertos, porque él quiere abrazarnos, porque él está y va a seguir estando”, y los instó a tener fe en que esto se va a superar pronto.

En diálogo telefónico con EL LIBERAL desde la ciudad alemana de Ochsenhausen, ubicada al sur de Stuttgart donde sigue con su misión sacerdotal, expresó su preocupación por los pobladores de la villa, ya que sin la presencia de peregrinos, verán afectada seriamente su economía familiar.

“Esto es algo inédito, porque según las investigaciones que yo hice cuando estuve ahí, no hubo nunca una celebración de estas características, que no hayan asistido los fieles. Tampoco tengo conocimiento en la historia que pude ver, de que haya habido una situación tan terrible como para que se haya tenido que decir a la gente que se quede en su casa”, dijo el sacerdote respecto de las características de esta celebración.

Admitió que “por supuesto que una asamblea de este tamaño hubiese sido un riesgo muy alto por el contagio, porque la distancia entre las personas no lo hubiese podido garantizar nadie”.

“No me imagino a Mailín vacío en esta fiesta, aunque el Señor de Mailín nunca está solo; los devotos también a la distancia están yendo a Mailín sin estar físicamente ahí, y las bendiciones se extienden a todos los fieles de todas las provincias de la nación”, aseguró.

Consideró que “el misterio del encuentro físico que no se dará este año será una experiencia muy dura”, ya que este encuentro se da entre familia, amigos, vecinos, conocidos y con el Señor mismo, “esta situación es tan excepcional que se extrañará ese lazo”.

“Sin embargo, no falta la fe, justamente, con estas cosas el Señor nos quiere enseñar a profundizar nuestra fe y no venir a Mailín para hacer cualquier cosa”, añadió.

Al mismo tiempo, el padre Sigmund, que asegura haber dejado muchos amigos en la villa, se sintió conmovido por la situación de los pobladores. “Estoy muy preocupado por la gente de Mailín, porque ellos viven y sostienen su economía en esta fiesta, y la ausencia de peregrinos este año va a ser muy duro para toda la población de la villa y de los alrededores”, aseguró.

Dijo que pese a haberse ido hace bastante del lugar, se mantiene siempre en contacto con la gente de Mailín, “cada tanto algún conocido se comunica, y ahora anda por ahí un sacerdote alemán que empieza su caminar por Santiago del Estero, que iba a acompañar al padre Sergio (Quinzio)”, contó.

“Tengo el mejor de los recuerdos, y Mailín está marcado en mi corazón para siempre. Estar ahí fue una experiencia que ha marcado muy profundamente en mi camino por la vida. Mucha gente cree Jesús representado por esta cruz. En todas las provincias y fuera de la Argentina hay devotos”, dijo.

Recordó que “Mailín siempre ha sido la fiesta del encuentro, tanto de la familia como con otros peregrinos que tienen la misma fe, la misma devoción, las mismas preocupaciones de vida que están llevando a los pies de la cruz, y sobre todo, el encuentro con el Señor en esta imagen y en la eucaristía”.

Mensaje

“A los pobladores de la villa y a todos los devotos del Señor de los Milagros de Mailín, les pido no bajar los brazos ni el ánimo; es una situación gravísima que toca no solamente a Mailín o a Santiago sino a todo el mundo. Les quiero decir que tengan aún más fe en este Señor con los brazos abiertos, porque él quiere abrazarnos, porque él está y va a seguir estando, y vamos a superar esta crisis tremenda, vamos a tener fe y esperanza, que Dios nos da una visión nueva de la dignidad de nuestra vida personal”, pidió a los fieles.

Lamentó que en este tiempo se haya experimentado tan fuertemente no poder ir a trabajar o a nuestros cultos.

“Mucha gente ha perdido el encuentro consigo mismo, y la apreciación de su propia vida y el descubrimiento de cuan frágil es, nos debe llevar a tener respeto los unos de los otros. Las medidas que están tomando los gobiernos están marcando la responsabilidad que tenemos los unos por los otros. Tenemos que mantener esas reglas un cierto tiempo más hasta que no haya un remedio, una vacuna que pueda frenar esto que está pasando.

Debemos mantener una disciplina, ser responsables. Que el Señor nos mantenga fuertes en nuestra fe y en nuestra esperanza”, dijo finalmente.

La festividad en nuestra ciudad

En nuestra ciudad, la festividad se desarrollará en la parroquia Nuestro Señor de Mailín, con procesión desde las 9.30 por las calles de los barrios América del Sur, Almirante Brown, Jerarquizados, Jardín e Islas Malvinas. La imagen recorrerá en un vehículo y se invitó a los devotos recibir la gracia desde sus casas.

Según informó el párroco Darío Acuña, a las 11 se realizará la eucaristía con la bendición de todas las familias, a través de las redes sociales. 



Más noticias de hoy