×

Para el comisionado municipal, se vivió una fiesta “increíble e irreal”

Justificó las medidas adoptadas por las autoridades, ya que “‘primero está la salud”, y espera que todo se solucione pronto.

- 23:15 Santiago

El comisionado municipal de Villa Mailín, Javier González, consideró que fue “increíble e irreal” la fiesta que se vivió ayer en el pueblo, como “consecuencia de la pandemia que estamos atravesando en todo el mundo”.

“Seguramente que miles de devotos de la provincia y de todo el país han tenido que vivir de manera virtual las celebraciones, y de esa manera han adorado a la Cruz milagrosa”, analizó.

El funcionario se mostró dolido por la situación especial de los pobladores, que durante estos días de celebración tienen un importante ingreso para sus economías familiares.

Dolor

“Siento mucho por la gente del pueblo y de parajes vecinos. Como autoridad conozco a todos y sé que todo el año se preparan para acondicionar sus piezas, hospedajes, baños, para tratar de brindar toda la comodidad necesaria a tantos peregrinos que asisten a la Villa, hay que tener en cuenta que cada año son 200.000 personas que llegan y necesitan de todo tipo de servicio. Sabemos que debemos brindarles lo mejor, tanto desde el municipio como cada uno de los pobladores”, expresó.

También lamentó por la situación de tantos devotos que “querían cumplir sus promesas y no pudieron hacerlo”, pero de cara al futuro dijo que “no debemos perder las esperanzas, porque lo malo ya está, lo bueno pronto llegará, para que podamos encontrarnos de nuevo ante la Cruz de Mailín”.

Respecto de las pérdidas económicas que sufrió la población al no haber llegado los devotos, dijo que “fue millonaria”, y no deslizó cifras, ya que “hay que tener en cuenta que no sólo la gente del pueblo trabaja para esta fiesta; también están los de parajes y pueblos vecinos, que vienen a vender sus productos y crían sus animales para esta ocasión, y ahora se han quedado con la producción sin vender”.

Anheló que en septiembre pueda realizarse la fiesta chica, para que los pobladores tengan al menos “una pequeña salida”, ya que se estima que llegarán muchos fieles, como cada año.

“Lo principal es que podamos salir adelante de esta pandemia; primero está la salud, y no debemos perder las esperanzas ni la fe, debemos confiar en el Señor de Mailín y rezar para que todo se supere muy pronto”, concluyó.l


Más noticias de hoy