×

El vínculo de policías y el negocio de cuadreras, posible móvil del crimen de Espinoza

Los investigadores ya habrían determinado quién sería el propietario del arma con la que la víctima fue ultimada de un disparo por la espalda.

- 02:14 Policiales

Después de que las pericias confirmaran que Luis Armando Espinoza murió por un disparo recibido por la espalda, el cual fue efectuado por un arma reglamentaria que utiliza la Policía de Tucumán, la investigación registró otro importante avance.

Ya se habría identificado de quién sería el arma que efectuó el disparo que ultimó a la víctima hace dos semanas en el paraje Melcho, al sudeste de la provincia de Tucumán. De forma paralela, los investigadores profundizan la línea de las carreras cuadreras ilegales, como el posible trasfondo del atroz crimen.

En un allanamiento realizado el jueves en la comisaría de Monteagudo, donde prestaban servicios nueve de los 11 imputados, se secuestraron varios elementos que complicarían su situación procesal. También se confirmó que uno de los detenidos es un aspirante a ingresar a la fuerza. Pero a pesar de las novedades, surgió un nuevo indicio: el trasfondo sería la participación policial en el oscuro mundo de las carreras cuadreras ilegales en el interior de la provincia. Esta línea ya está siendo investigada por la fiscal Mónica García de Targa o, al menos, figura en el expediente:

Un audio clave

Existirían dos audios enviados por supuestos organizadores de carreras ilegales en suelo tucumano. “Gaby”, le recrimina a un hombre al que identifica como Ramón por insistir con la realización del festival de pruebas ecuestres ilegales. Allí se describe que la Policía estaba al tanto del desarrollo de otras carreras, exigía la suspensión de otro “festival”, por lo que se produce una discusión entre los dos interlocutores.

Bazán, según confiaron fuentes judiciales, fue quien ordenó a los efectivos de la Comisaría de Monteagudo que llevaran adelante el operativo (eso sí está documentado) para evitar que se desarrolle o se suspenda el encuentro. Este elemento, de alguna manera, despeja algunas dudas que hubo sobre por qué los policías se presentaron en el paraje de Melcho. Pero al mismo tiempo, abre otros interrogantes: ¿los uniformados buscaban proteger a algún sector en particular? ¿Por qué el procedimiento estuvo plagado de irregularidades? ¿Sabían los superiores de Bazán sobre lo que estaba sucediendo?.

Sospechosa reunión

La familia de la víctima declaró que varios de los policías implicados, antes de que se produjeran los incidentes, estaban reunidos en la casa de un tal “Pequelo”, que sería un policía retirado y que también estaría vinculado al ambiente de las carreras cuadreras. Según los Espinoza, participaron de un festejo, por lo que habrían violado el aislamiento preventivo obligatorio. En ese lugar, por pedido de Bazán, organizaron el operativo que derivó en la trágica muerte de Espinoza.

¿Un sistema para la caja negra?

Espinoza murió al recibir un disparo en la espalda cuando intentó defender a su hermano Juan de la golpiza que sufría. Los hermanos se habían topado con un desbande que causó la presencia de los efectivos en el lugar. Es cada vez menos creíble que los efectivos concurrieron a Melcho para obligar a los asistentes a que cumplan con la cuarentena en un procedimiento plagado de irregularidades. No descartan que buscaban recibir algún tipo de coima para permitir el desarrollo.l


TAGS

Más noticias de hoy