×

“En la cárcel pensaba que me moría, pero me sostenía por mis hijos”, dijo María Lescano

Aún asimilando los cambios en su vida, María de los Ángeles brindó un testimonio profundo, donde repasó lo que sucedió con su ex, sus días en la cárcel, su libertad y cómo imagina su futuro.

- 00:18 Policiales

“Sentí mucha tristeza, angustia, había momentos que pensaba que me moría, porque no aguantaba estar lejos de mis hijos, de mi familia, pero me sostenía de pie pensando en ellos”, así lo aseguró María de los Ángeles Lescano, la mujer que estuvo dos años y siete meses presa por la muerte de su ex pareja, acusada de haberlo asesinado y que el miércoles recuperó su libertad, después de que el Tribunal entendió que lo único que hizo fue defenderse.

Apenas 48 horas después de recuperar su libertad, mientras aún trata de asimilar que ya no duerme detrás de unas rejas y trabaja por recuperar el vínculo con sus hijos que el encierro le privó, María de los Ángeles habló con EL LIBERAL de todo lo que vivió durante el tiempo que estuvo detenida, de cómo recibió la noticia de su libertad y lo que espera para su futuro y el de sus hijos.

Sobre el fallo del Tribunal de Alzada que se conoció el miércoles, que revocó la condena de 13 años de cárcel en su contra, María señaló: “Sentí una felicidad enorme, le doy muchas gracias a Dios, a la Justicia, porque lo han visto de mi lado, se pusieron en el lugar de madre, no se olvidaron del amor de una madre para que pueda reencontrarme con mis hijos y con mi familia”.

“Tenía fe”, aseguró, “pero no sabía que el miércoles iba a ser tan pronto todo, pero siempre tuve mucha fe de que iba a recuperar mi libertad, igual fue todo una sorpresa que se diera tan rápido”, agregó la mujer.

María de los Ángeles estuvo presente en la audiencia que se llevó a cabo el 28 de febrero último en el 4º piso del Palacio de Tribunales, donde se produjo el debate por el fallo condenatorio dictado en julio del 2019. “Después de la audiencia estuve muy ansiosa, tenía fe de que iba a salir, pero pasaban las semanas y no sabía nada”.

Revelación

Al ser consultada sobre cómo se enteró que recuperaba su libertad, detalló: “La noticia me la dio la oficial (del Servicio Penitenciario). Yo había estado trabajando en la cocina, preparé la comida para las internas, y luego regresé a mi pabellón. Va la oficial y me pregunta:

-Lescano, ¿ya estás durmiendo?

-No, oficial.

-Venga.

-¿Sí oficial? (Le digo cuando me acerco a la reja).

-Lescano, ya tienes la libertad.

No podía creerlo, ella me aseguraba que sí y en ese momento comencé a temblar y a llorar, a darle gracias a Dios”, recordó.

“Estaba con cuatro compañeras -en la celda-, comenzaron a llorar, abrazarme, ellas me ayudaron a preparar mis cosas”, describió María.

“Bueno amiga, ahora vas a poder estar con tus hijitos. Vas a dejar de sufrir, Dios te ha bendecido”, me decían, dijo con emoción al recordar a sus compañeras.

Al mismo tiempo María no se olvidó del trabajo de sus abogados, el Dr. Ricardo Rubén Tévez y las integrantes de la Red de Abogadas Feministas de Santiago del Estero, Dras. Luciana Oyola, Andrea Barraza y Luciana Lecuona.

“Gracias a ellos estoy en libertad y gracias a los jueces”, afirmó.

Nueva etapa

María salió del Penal el mismo miércoles, alrededor de las 15. Puso un pie afuera acompañada por sus abogados que celebraron el fallo judicial histórico, con un abrazo simbólico en la vereda de la cárcel en la que ella estuvo encerrada tanto tiempo, dejando atrás esa etapa y avanzando hacia un nuevo camino.

Se trasladó hasta la casa de un hermano, en la zona sudoeste de la ciudad. Después de una horas, llegaron sus otros hermanos, entre ellos Lorena, quien se había hecho cargo de los cuatro hijos menores de María.

“El reencuentro con ellos -sus hijos- fue toda una alegría, una emoción, los abrazaba, les decía cuánto los amaba, porque mi anhelo era mi libertad para poder estar con ellos”, aseguró.

“Por la pandemia no los podía ver, sólo hablar por teléfono. Los había visto por última vez antes que comenzara la cuarentena. Todo fue muy emotivo”, recordó todavía emocionada por lo vivido.

Estremecedor

Seguidamente continuó: “Todavía estoy en el aire, en la noche miro el techo, la pared, la puerta, pero estoy en la casa, ya no veo las rejas.

Sobre el reencuentro con su familia afirmó: “También fue muy emocionante, estaban contentos, felices, alegres”.

“Fueron dos años y siete meses, muy duros. Sentí mucha tristeza, angustia. Había momentos que pensaba que me moría, porque no aguantaba estar lejos de mis hijos, de mi familia, pero me sostenía de pie pensando en ellos, eran y son mi fuerza, por ellos voy a seguir adelante y voy a lucharle a la vida, para seguir adelante, para terminar de criarlos. Solo le pido a Dios que me de salud para poder hacerlo”, concluyó.

“Era el padre de mis hijos, jamás pensé en hacer daño”

“Todavía cargo un gran dolor. Todo lo que ha pasado. Más allá de todo, él era el padre de mis hijos, jamás pensé hacer algún tipo de daño”, comenzó diciendo María, al referirse a lo sucedido en la vivienda del barrio Tradición aquel noviembre de 2017.

María estaba en su vivienda cuando “Pey” Ibáñez llegó y amenazándola con un cuchillo, la llevó a la parte delantera, a una habitación en construcción, y allí la habría intentado atacar y se produjo el forcejeo que terminó con la mortal herida.

“En ese momento era él o yo”, aseguró la mujer, que reiteró que nunca tuvo intención de provocarle la muerte.

“Le pedí a mis abogados que me ayuden con asistencia psicológica para mí y para mis hijos, la verdad que nos hace mucha falta para poder salir adelante”, admitió María que aún trata de asimilar todo lo que está viviendo, a horas de haber recuperado la libertad tras más de dos años y medio presa.

Gratitud a sus hermanos por cuidar de sus hijos y el apoyo

María de los Ángeles tuvo 6 hijos, cinco de ellos con Jorge “Pey” Ibáñez, su ex pareja que murió el fatídico 12 de noviembre del 2017, cuando según el Tribunal, él fue a la casa de la mujer con intenciones de abusarla o matarla con un cuchillo y ella se defendió. En el forcejeo “Pey” recibió una cuchillada que rozó su corazón y murió desangrado minutos más tarde.

En ese momento, el menor de los hijos de la mujer tenía apenas 6 meses de vida y los otros niños 6, 7 y 8 años.

De los cuatro se hizo cargo Lorena, hermana de María, que además de criar a sus hijos, sin tener experiencia alguna como madre, la apoyó en su causa y pidió justicia.

“Quiero agradecerle también a mi hermana, que siempre me apoyó, me sostuvo, Andrea Lorena Álvarez, que los crío a mis hijos como suyos”, sostuvo María.

“Mi bebé tenía seis meses y ahora tiene 3 años. Todavía no me reconoce como su mamá, pero en el día a día que pasemos juntos, todo va a volverá a la normalidad”, deslizó.

“También a mi hermano -donde está viviendo- que me ayudará para acercarme a Dios”, completó.

En prisión completó sus estudios primarios y aprendió a cocinar, como un oficio

María de los Ángeles había tenido una vida muy dura y en su relación con su ex, “Pey” Ibáñez, había caído en adicciones, en ilícitos y durante el período que estuvo privada de su libertad, vivió una verdadera transformación: terminó la primaria y aprendió el oficio de cocinar.

“Para mi futuro me gustaría emprender, hacer cosas dulces, comida, que aprendí ahí en el Penal para tener para sobrevivir, hacer que mis hijos estudien”, señaló María, sobre su deseo a futuro.

“Si Dios quiere, cuando termine la pandemia y vuelvan las clases, quiero terminar de estudiar”, aseguró.

“En el Penal terminé la primaria y ahora me había inscripto en un taller de tejido, así que quiero seguir haciéndolo”, deslizó la mujer.

“En la cárcel era cocinera y estudiaba a la vez. Ahora es mi misma rutina, con la diferencia que ahora estoy con mi familia”, finalizó.


Más noticias de hoy