×

La ayuda prometida del Estado no llega a las empresas y se complican sueldos y aguinaldos

- 01:25 Política

Para el presidente del la Federación de Consejos de Ciencias Económicas, Silvio Rizza, el panorama es muy complicado para las empresas porque la ayuda no llega o llega en cuentagotas y graficó que se parece más “a que te dan una bayaspirina frente a una enfermedad terminal”.

Explicó que “hay muchas idas y vueltas, muchas empresas no recibieron el ATP, otras en parte, algunas en parte sí y en otra no; alguna incluso recién la semana pasada recibieron algo de abril”.

Se mostró muy pesimista en cuanto al futuro puesto que “hay mucha confusión, es difícil saber cómo va a seguir. Porque por más que te presten si vos seguís con los gastos y no generas genuinamenteà, es muy difícil sobrevivir y cómo están las cosas se calcula que hasta septiembre u octubre esto no se mueve y de hacerlo hay que ver cómo y quiénes, es muy pero muy complicado”, subrayó.

También la presidenta del Consejo de Ciencias Económicas de Santiago del Estero, Luisa Argañarás aseguró que “es cierto hay empresas que aún no recibieron la ayuda de mayo, las causas se desconocen, pero está todo muy lento y el futuro es incierto”.

Criticó que “hay mucha improvisación en el dictado de normas. Se pretende ayudar, pero la complican tanto para el beneficiario de la norma como para el profesional que debe interpretarla y aplicarla”.

En el mismo sentido el vocero de la Came Pedro Cascales, reclamó que “muchos no han recibido el ATP, sobre todo comercios y pequeñas industrias que están muy mal, la ayuda debería ser mayor en el Amba porque muchas han llegado al límite y no dan más. Pero también en el interior porque disminuye el consumo, ha caído a un piso del 50% prepandemia, es decir que la ayuda es escasa y vamos a necesitar más ayuda para el interior. No pueden pagar los sueldos, menos los aguinaldos”. Resaltó que “la situación es complicada y cada vez más grave por las caídas de ventas”.

Por otra parte sugirió que “nosotros entendemos que deberían ser citados a una mesa de diálogo junto a los infectólogos, a las grandes, medianas y pequeñas empresas para entre todos buscar alternativas, con distanciamiento pero sin aislamiento”.

Asimismo se preguntó: “¿Por qué en lugar de cerrar tantas actividades y en vez de cerrar tantos lugares, no destinamos el transporte privado al personal sanitario que está más expuesto a contagiar y dejar el transporte público para otros trabajadores?”.


Más noticias de hoy