×

Construir mi identidad

- 01:32 Opinión

Por Bernardo Stamateas

Muchas personas expresan que no tuvieron los padres que les habría encantado tener. Tal vez este es tu caso y hoy sos mamá o papá. Es importante tener presente que los padres no son, de ningún modo, nuestro modelo a seguir en cuanto a paternidad se refiere. Esto significa que uno puede elaborar su modelo propio sin copiar a nadie, e independientemente de la relación que haya tenido con sus padres.

Los padres, al igual que ninguna otra persona, nunca deberían ser divinizados ni satanizados. ¿La razón? Todos, como suelo decir, venimos fallados de fábrica y cometemos errores. Un ser humano es en realidad la suma de todo lo que ha vivido y heredado de su propia familia de origen. Te comparto el siguiente ejemplo para comprender mejor este concepto:

Yo soy Bernardo Stamateas. Bernardo vendría a ser mi propia construcción o mis propias acciones. Mientras que Stamateas vendría a ser la herencia que recibí de mis padres y demás personas de mi familia. Frente a ello, puedo adoptar tres posibles actitudes. La primera es Bernardo: el típico adolescente que “se corta solo” y no quiere saber nada con sus padres y lo que ellos le dan. Es aquel que reniega de su familia por todo lo que sufrió allí. La segunda es Stamateas: la persona que, por miedo, no se atreve a construir lo suyo propio y se queda anclado en sus padres y/o su familia. Es aquel que repite las conductas de los suyos sin cuestionarse nada. Y la tercera es Bernardo Stamateas: la persona que, de manera sana, acepta su herencia familiar (lo positivo y lo negativo) y a eso le suma su propia construcción.

La última actitud es la que nos permite construir una identidad única y original. Nadie es “yo solo”, ni “mis padres”. Todos somos una suma de ambas cosas. Pero para ser capaces de construir dicha identidad, necesitamos estar sanos a nivel emocional y psicológico, lo cual nos brinda libertad y fuerza para ser quienes realmente somos y para llevarnos bien con los demás.

Esta tercera actitud también nos habilita, si no tuvimos padres amorosos que nos amaran incondicionalmente, construir la mamá o el papá como nos habría gustado tener para nuestros propios hijos. Todos podemos unir conscientemente lo heredado y lo construido para construir así una identidad propia que estará llena de rasgos positivos.

Recordá que nadie es responsable de lo que vivió en su infancia, sobre todo cuando es algo muy negativo. Pero todos somos responsables de lo que hagamos con ello en el futuro. Hay gente que hace daño a otros y se excusa en “lo mucho que sufrió de chico”. Como adulto, yo soy 100% responsable de mi conducta.

Y solo podemos crecer y avanzar en la vida cuando entendemos esto y dejamos de echar culpas para tomar las riendas de nuestra vida, sanar el dolor emocional que podemos haber sufrido (con ayuda, si es necesario) y usarlo a nuestro favor para forjar nuestra mejor versión como seres humanos. Es esta una buena oportunidad, en medio de la crisis actual, para ir hacia adentro y hacer las paces con los demás y con un mismo. l


Seguime en las redes:

Facebook: /Bernardo Stamateas Instagram: @BerStamateas

YouTube: /Bernardo Stamateas Twiter: @BerStamateas


Más noticias de hoy