×

A dos años del caso “Pity” Álvarez, revelaciones de un testigo clave

Quien presenció el asesinato de Cristian Maximiliano Díaz (36), alias “Gringo”, relató lo sucedido la madrugada del 12 de julio de 2018.

- 20:48 Pura Vida

Un testigo clave del crimen por el que está detenido el músico Cristian “Pity” Álvarez afirmó, a dos años del caso ocurrido en el barrio Samoré de Villa Lugano, que el ex líder de Viejas Locas e Intoxicados era “una bomba de tiempo”, mientras el acusado permanece bajo tratamiento psiquiátrico en la cárcel de Ezeiza a la espera de que se fije una fecha para el juicio que debía comenzar en abril y se postergó por la pandemia.

Por primera vez ante un medio de comunicación, U.S., testigo del asesinato de Cristian Maximiliano Díaz (36), alias “Gringo”, relató a Télam lo sucedido la madrugada del 12 de julio de 2018 cuando presenció el momento en el que “Pity” Álvarez (48) le pegó a la víctima un primer tiro en la cara con una pistola calibre 25 y luego lo remató de otros tres disparos también en el rostro.

“Siempre estaba drogado y enfierrado; era una bomba de tiempo que iba a explotar en cualquier momento y explotó ahí. Espero que pague por lo que hizo”, dijo U.S., quien prefirió no revelar su identidad por miedo a ataques de los fans del cantante.

“Yo estaba en la torre 14 del barrio Samoré con unos amigos y el ‘Gringo’ se encontraba a 100 metros con otros pibes. Cuando se quedó solo me acerqué y empezamos a hablar porque lo conozco de toda la vida, nos criamos juntos en el barrio”, aseguró al recordar el inicio de esa trágica noche.

Luego de unos minutos, indicó que el exlíder de Viejas Locas bajó de su departamento, ubicado en la torre 12, junto a su novia, y cuando se dirigía a la zona del estacionamiento, Díaz llamó al músico y comenzó una discusión.

Según lo que reconstruyó el juez de instrucción Martín Yadarola, esa discusión se dio porque la víctima le recriminó a “Pity” andar diciendo que él le había robado unas pertenencias de una mochila. “El ‘Gringo’ levantó la voz, por lo que yo me acerco. El ‘Pity’ le reclamaba algo, entonces les digo que se dejen de joder y ahí ambos se calmaron”.

En ese momento, U.S. notó que el Pity “estaba drogado” y tenía ambas manos en los bolsillos del camperón que llevaba puesto. “En menos de un minuto vuelven a discutir, esta vez más eufóricos. El ‘Gringo’ se saca la campera para pelear y lo empuja. Por el impulso ‘Pity’ se va para atrás y de la mano derecha sacó un ‘fierro’ (pistola) y le tiró de una en la cabeza, a la altura del ojo”, relató.

U.S. aseguró que en entró en estado de shock, se refugió en el palier de la torre 12 y cuando llegó la policía, se acercó al jefe del operativo y frente al cuerpo de Díaz, le dijo: “Este muchacho es mi amigo, lo mató el ‘Pity’ Álvarez”.

En el expediente se probó que luego del crimen, Álvarez descartó el arma homicida en una alcantarilla y que de allí se fue hasta el boliche “Pinar de Rocha” (Ramos Mejía).

“El ‘Gringo’ cayó muerto, me di cuenta enseguida que lo mató. Después lo remató con tres o cuatro tiros en la cara”, resaltó.

“El ‘Pity’ se creía impune a todo porque era famoso. Pasaba la cana y no le daba bola. Fumaba mucha pasta base que lo dejaba paranoico”, remarcó.

“Angustiado”

En tanto, Cristina Congiú, madre de “Pity” Alvarez, aseguró que su hijo se encuentra “angustiado por el encierro” y permanece bajo tratamiento psiquiátrico en el hospital de la cárcel de Ezeiza.

“Él está más o menos, sabiendo algunas cosas e ignorando otras del afuera. Una de sus angustias es el encierro y no ver a nadie. Yo le digo que es una sensación que tenemos todos”, sostuvo.

Congiú aseguró que el hecho por el cual su hijo está detenido -el homicidio de Cristian Maximiliano Díaz-, “es un tema que sólo lo hablamos personalmente y no por teléfono”.

Más noticias de hoy