×

El cubano que será objeto de deseo en el filme de una argentina

La propagación del Covid-19 obligó la suspensión de las grabaciones de la película “Trigal”, dirigida por la argentina Anabel Caso que retomarán el 10 de agosto.

- 21:29 Pura Vida

Cuando pase la pandemia de coronavirus, Alberto Guerra se pondrá bajo las órdenes de otra cineasta argentina: Anabel Caso, realizadora que desde el 2003 vive en México.

El proyecto fílmico que unirá a Guerra con la también directora de “Sofía” es “Trigal”.

La trama se centra en Sofía, quien atraviesa una pubertad fresca, curiosa; cargada de misterios naturales e inocencia. Su recorrido hacia la adolescencia, en el marco de una vida convencional, comienza con una expectativa y un viaje. En un viaje de verano al campo, Sofía se enamora del mismo hombre que su prima Cristina. Ambas se enredarán en una serie de mentiras y secretos para intentar seducirlo.

Precisamente, el personaje del cual se enamoran Sofía y Cristina será interpretado por Guerra. Se llamará J.C. y representa a la encarnación del deseo, el hombre en el que Cristina y Sofía depositan sus fantasías acerca del primer amor, la sexualidad, la manifestación de lo prohibido. Un personaje que se entrega a la batalla que se está librando por sí mismo sin juzgarse, y dejándose llevar también por su propio instinto, tal como describe a J.C. la directora en su página web.

En tanto, en el 2021, en las pantallas mexicanas, Guerra estrenará “No abras la puerta”, película de terror de Humberto Hinojosa.

La argentina Puenzo ya te dirigió en “Ingobernable II” y “La Jauría”. Próximamente, lo hará Adabel Caso en “Trigal”. ¿Fortaleces el vínculo con los cineastas argentinos?

Ojalá. Una de las cosas que me mueve en la carrera es trabajar con gente de diferentes culturas y países, formas de hacer cine y formas de escribir y de leer a la sociedad. A Lucía yo la conocí cuando me dirigió en “Ingobernable II” y después me invitó para “La Jauría”. También trabajé en Chile con Marial y Rivas y Sergio Castro (otros dos de los directores de “La Jauría”) y fue un gran regalo. Cuando más se logre trabajar con compañeros de diferentes partes del mundo y formas de cuestionarse y de plasmar en las ficciones las realidades que nos rodean pues es más rico el trabajo del actor porque vas creciendo como ser humano y vas creciendo como actor invariablemente.

Guerra es protagonista de una de las icónicas narco novelas mexicanas

Alberto Guerra, tras radicarse en México, empezó su carrera en Telemundo con “Vale todo” en el 2001. Precisamente, para esta cadena, entre el 2018 y el 2020, en la icónica narco novela “El señor de los cielos”, se puso en la piel del Chema Venegas, personaje ficcional que reinventa la vida del narcotraficante Joaquín “Chapo” Guzmán Loera.

¿Las narco novelas ayudan a aclarar la problemática del crimen organizado en México, ó solo es entretenimiento?

En el caso específico de “El señor de los cielos” yo creo que es completamente entretenimiento, no tiene ningún tipo de pretensión.

¿Consideras que la vida de las narcos ejerce cierta fascinación en el cine, la televisión y la literatura?

Yo creo que no ejerce fascinación. Yo creo que son temas actuales. Cualquier tema actual que sea así de importante pues es vigente. Las historias de asesinos seriales también provocan fascinación, las historias de amor también. Yo creo que tiene que ver con el tema. En los últimos treinta años en el mundo entero, pero específicamente en Latinoamérica, eso ha sido un tema sumamente importante. Entonces, la ficción se alimenta de la realidad y, evidentemente, lo va a acabar poniendo ahí.

El “hambre y sed de Justicia” es un lugar en común

“Historia de un crimen: Colosio” es otra de las series en donde Guerra demostró su carácter de actor al interpretar a José Federico Benítez López, director de Seguridad Municipal de Tijuana, quien realiza una investigación independiente para tratar de encontrar a los culpables del asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta. En la primera temporada de esta producción, que es emitida por Netflix, se narra el asesinato, ocurrido el 23 de marzo de 1994 en un mitin realizado en Lomas Taurinas, Tijuana, del candidato del PRI a la presidencia de México y su posterior investigación.En cada capítulo de la serie, se introduce el “Yo veo un México con hambre y sed de justicia...” (con la voz del propio político priista), que Colosio había pronunciado el 6 de marzo de 1994 en el monumento a la Revolución.

¿Cuánto es aplicable hoy aquello de “Yo veo un México con hambre y sed de justicia”?

Ciento por ciento. Lo estamos viendo en todas las manifestaciones y las formas que se están encontrando no ya de pedirlo sino de gritarlo. El mundo está necesitado de justicia por muchos lados. De eso también habla un poco “La Jauría”sobre esta necesidad de ser escuchados, de que haya justicia, en este caso de las estudiantes y de las mujeres en la serie. Yo creo que, en ese sentido, estamos encontrando un lugar muy en común a lo largo del mundo. Era muy fácil mantener a ciertos países fuera de esa temática por la opulencia, por el capitalismo o por lo que quieras y hoy por hoy lo estamos viendo: EE.UU, de este a oeste, está lleno de ciudades pidiendo justicia por los afroamericanos. En Latinoamérica se está empezando ya a tener una conciencia sobre la problemática de los femicidios, sobre la problemática de las estructuras de poder opresoras en contra de las mujeres. O sea, es algo que, hoy por hoy, está más vigente que nunca.


Más noticias de hoy