×

La Justicia impuso altas penas y multas de $3.753.000 a narcos por tráfico de 1.840 kg de cocaína en Sgo.

Los cuñados salteños, Hawreluk y Sztyk recibieron 15 años de prisión y el chaqueño Cárdenas, 8. Embargos de una 4x4, celulares y otros bienes. La investigación, de principio a fin.

- 23:43 Policiales

El histórico secuestro de 1.840 kilos de cocaína en Los Pirpintos (Copo) valuados en U$S 45 millones, terminó ayer con condenas máximas de 15 años y multas de $ 3.753.000. La investigación y elevación a juicio estuvo a cargo del fiscal federal Dr. Pedro Simón.

Cerca del mediodía, el Tribunal Oral Federal impuso 15 años de prisión a los cuñados salteños Edgar Leonel Sztyk y Javier Hawreluk y 8 años al chaqueño Juan Carlos Cárdenas.

Los vocales Federico Bothamley, Abelardo Basbús y el catamarqueño Juan Carlos Reynaga hallaron responsables a los tres individuos de los delitos “transporte y almacenamiento de estupefacientes agravado por la intervención de tres personas organizadas para cometerlo”.

Unánime

En sentencia unánime, el alto cuerpo condenó a Javier Hawreluk, arrendatario del campo, a 15 años de prisión y le impuso una multa de 400 unidades fijas. En dinero representarían $ 2.160.000.

El valor de la unidad fija hoy está “cotizado” en $5.400 y suele actualizarse en febrero, trascendió.

Jurídicamente, implica el costo del formulario de inscripción del Registro Nacional de Precursores Químicos, explicaron los funcionarios.

Todo condenado debe efectivizar la multa cuando la sentencia queda firme. Es entonces cuando la misma es actualizada, según los valores de ese período.

Dos “socios”

La condena fue extensiva a Edgar Leonel Sztyk, con 15 años de cárcel, y multa por 250 unidades fijas, es decir $ 1.350.000.

En tercer lugar, los vocales condenaron a Juan Carlos Cárdenas a 8 años.

Económicamente, le impusieron una multa de 45 unidades fijas, es decir tendrá que efectivizar $ 243.000, trascendió al final del debate oral y público ventilado vía online.

De acuerdo con la fiscal Indiana Garzón, los salteños y el chaqueño movilizaron 1.840 kilos de cocaína incautados el 4 de julio del año 2017. Un maizal en Los Pirpintos atrajo a medio centenar de gendarmes santiagueños y formoseños, quienes desbarataron la salida del cargamento.

Apogeo y ocaso de la banda “camuflada” en un maizal

Primero, en helicóptero los investigadores interceptaron una 4x4 Toyota Hilux, en que se conducían Sztyk y Cárdenas.

Les incautaron 331 kilos y 1.500 metros más adelante, los otros 1.507, ocultos dentro de una “tolva” que era tirada por un tractor.

Hawreluk cayó preso en septiembre e intentó desligarse de las redadas indicando que era un mero hombre de negocios, con otros emprendimientos en Chaco y Salta.

El procedimiento

Esa jornada, los gendarmes trabajaron en el lugar y después trasladaron toda la droga hacia el destacamento de Gendarmería en Monte Quemado.

Luego, fue trasladada a la ciudad Capital y finalmente incinerada, por disposición de las autoridades federales.

El debate vía online “unió” a 3 provincias

Santiago del Estero, Salta y Catamarca estuvieron literalmente “unidas” por las audiencias.

Desde Salta, los abogados defensores de Hawreluk; por Catamarca, el vocal del tribunal, Juan Carlos Reynaga y en Santiago, los vocales, Bothamley y Basbús; la fiscal, Indiana Garzón; el abogado de Sztyk y Cárdenas, Lucas Vieyra, y los detenidos, en Pinto.

En la última audiencia, el tribunal les concedió la última palabra y los tres individuos dijeron que eran “inocentes”.

Por ende, jamás revelaron el origen y la “última parada” de los 1.840 kilogramos de cocaína.

Ahora, la defensa apelará y buscará una mejor suerte ante la Cámara Federal. Mientras, los tres condenados continuarán alojados en el Servicio Penitenciario Federal, con máxima seguridad.

La droga fue “bombardeada” desde el aire y, en tierra, recogida por Sztyk y Cárdenas

El secuestro de los 1.840 kilos de cocaína fue precedido por un trabajo de inteligencia y seguimiento de los aviones que habitualmente ingresan a nuestro país en forma ilegal, coordinados por el juez federal Guillermo Molinari.

Uno de ellos fue detectado e informado a las fuerzas locales, a través de un trabajo conjunto entre Defensa, Seguridad, Gendarmería y Fuerza Aérea.

Por ende, aquella mañana la nave sobrevoló Los Pirpintos y “bombardeó” la zona y escapó al instante. En tierra, Sztyk y Cárdenas recibieron la cocaína y mientras la trasladaban en la 4 x 4 un helicóptero de Gendarmería frustró la maniobra.

La hipótesis forma parte de la clausura y elevación a juicio de la investigación, refrendada por el fiscal federal, Pedro Simón, quien tuvo a su cargo detenciones, secuestros, pericias, indagatorias y la edificación de un proceso que culminó en la víspera con tres condenas.

Rechazaron nulidades y ordenaron decomisos hasta de la camioneta 4x4

En su decisión final, los vocales resolvieron rechazar las nulidades planteadas por el doctor Lucas Vieyra, defensor de Sztyk y Cárdenas.

La defensa ratificó su deseo de apelar la sentencia de la víspera.

Objetó el procedimiento, el acta de la pericia química y pidió que sean imputados por “falso testimonio” varios gendarmes y testigos civiles.

Asimismo, en su resolución, el alto cuerpo dispuso “el decomiso” de todos los bienes incautados en el procedimiento de Gendarmería.

Hay numerosos celulares, dinero y una Toyota Hilux.

El vehículo “será puesto a disposición de la Comisión Mixta de Registro, Administración y Disposición - Dirección de Gestión Interna y Habilitación de la Corte Suprema de Justicia”.

Para los investigadores, los 1.840 kilogramos de cocaína tenían casi seguro un destino europeo.


Más noticias de hoy