×

Lo juzgan por intentar asesinar a su ex novia de 12 puñaladas y causarle ceguera en un ojo

- 01:21 Policiales

Un tribunal juzga desde ayer a un joven, acusado de asestarle 12 puñaladas a su ex novia, por interrumpir un vínculo de tres años, y provocarle la pérdida en la visión de un ojo, en septiembre de 2017 en el Bº Monoblock, de Loreto.

Vía online, Walter Ariel Alarcón enfrenta cargos por “homicidio doblemente agravado por la relación de pareja y mediando violencia de género en grado de tentativa”, según lo precisó la fiscal Judith Díaz, en la jornada inaugural del debate.

El tribunal se encuentra integrado por los vocales Margarita Piazza de Montoto, María Eugenia Carabajal y Luis Domínguez, quienes preguntaron a Alarcón si quería declarar, a lo que éste respondió que todavía no.

Sí desgranó su historia la víctima. La jovencita manifestó que estuvo en pareja con Alarcón durante tres años, pero decidió terminar por el carácter del imputado y las habituales escenas de celos.

Una semana previa al ataque, la jovencita se trasladó a una comisaría y denunció a Alarcón por amenazas. Urgente, la Fiscalía le fijó, mediante cédula de notificación, restricciones e impedimento de contacto, trascendió en el debate oral.

Lejos de recuperar la sensatez perdida, Alarcón comenzó a vigilarla frente a su casa. Una semana después de imponérsele las reglas de conducta, el imputado arribó a la vivienda de la jovencita y al parecer armado con un cuchillo.

La fiscal señaló en la víspera que el sujeto aguardó escondido en el descanso de las escaleras. Cuando su ex pareja descendió de un vehículo y comenzó a ascender las escaleras, la habría sorprendido con el cuchillo.

Lo que vino después fue un salvaje ataque que terminó con la joven internada en el Hospital Regional, nosocomio donde permaneció internada varios meses.

Por su parte, Alarcón cayó preso y desde entonces cambió varios abogados, reticente en aceptar su vocación casi homicida. El que la víctima sobreviva es ajeno a la barbarie con que él la acorraló en la oscuridad.

La desolación de la jovencita en primera persona

Dos años y once meses después del horror, la jovencita recreó ayer su odisea. Perdió la visión en uno de los ojos, pero clarificó que aún se mantiene de pie y con firme optimismo.

Lloró en distintos pasajes de su relato. Recordó algunas de las anécdotas tristes al lado de su entonces novio y señaló en varias ocasiones que los celos lo enceguecieron.

Para la víctima, el intento de homicidio le dejó un dolor profundo, tanto o más que el evidente que minó su fortaleza visual.

Más noticias de hoy