×

En su nuevo cumpleaños, “la ciudad ha progresado mucho, lo mismo que la zona”

El intendente municipal, Guillermo Novara, se refirió a la pandemia que hoy todo lo afecta y envió su saludo a toda la comunidad.

- 00:29 Interior

Al momento de realizar un análisis por el 129º aniversario de la ciudad de Bandera, departamento Belgrano, su intendente, Dr. Guillermo Novara, enlaza el crecimiento de la zona al empuje de la comunidad, donde se concentra una población mayoritariamente de productores agrarios y comerciantes, amén de empleados públicos municipales, provinciales, docentes, de seguridad, etc.

“Son muchas cosas juntas las que se sienten. Por un lado, hay que hacer una recopilación de lo que son los 129 años de la ciudad, tanto tiempo transcurrido, no sólo de nuestra ciudad sino de toda la zona y, por otro, hoy nos encontramos con esta realidad tan cruda que estamos padeciendo como es esta pandemia. En general nos encontramos bien, la ciudad ha progresado mucho, lo mismo que la zona; y lo que estamos atravesando ahora es una cuestión coyuntural que ojalá pase pronto y que al mismo tiempo ni siquiera nos ha detenido en el trabajo que venimos realizando. En general estamos muy conformes con lo que se viene haciendo, al menos en los últimos años”.

En cuanto a obras públicas, reseñó: “En cuanto a los objetivos que uno se había propuesto sobre todo al inicio de la gestión, desde la infraestructura, siempre había pensado que necesitábamos cuatro o cinco obras básicas: el hospital, el nuevo matadero municipal, el colegio secundario, la comisaría y el Centro Cultural”.

Sobre estos edificios, ya construidos, Novara mencionó: “Al hospital lo pudimos concretar en los primeros años de la gestión. El matadero municipal es una realidad que ya está en marcha, con una gran tecnología y funcionando muy bien. La nueva comisaría ya está terminada y está próxima a inaugurarse. Y la última alegría fue que se termine el colegio secundario “Ramón Sánchez Barquet”.

El intendente tuvo un párrafo especial para su primera obra: “Lo del Centro Cultural tiene que ver con una cuestión muy personal, es un edificio histórico que era del ferrocarril, emplazado en un lugar estratégico de la ciudad en pleno centro. Cómo está hoy así lo imaginé. La verdad es un sueño cumplido, sobre todo por la gran cantidad de actividades culturales que se llevan a cabo allí y por la respuesta de la comunidad de bandera”.

En este punto, destacó: “No puedo menos que agradecer al gobernador de la provincia, Dr. Gerardo Zamora, quien siempre se ha hecho eco de los proyectos y las inquietudes de nuestra comunidad y de esta gestión de gobierno; siempre apoyó y bregó para que se hiciera realidad cada una de estas obras tan importantes paro la ciudad de Bandera”. l

“Lo mejor que tiene Bandera es su gente, son personas de mucho empuje”

Como consecuencia de todo lo vivido, la comunidad de Bandera cambió, o quizás sólo demostró lo que siempre fue. Así lo interpretó el intendente Guillermo Novara, quien expresó en su balance de aniversario de la ciudad: “Yo siempre digo que Bandera tiene un gran potencial que va más allá de lo económico, lo mejor que tiene Bandera es su gente, son gente de mucho empuje. El bandereño es una persona que se compromete socialmente, muy solidaria (y eso lo ha demostrado) muy generosa con su pueblo”.

“A veces lo único que necesitamos es darnos cuenta de eso, del potencial que tenemos para explotarlo a pleno. Creo que estos últimos años hemos podido demostrar eso, porque las cosas que hemos conseguido las hemos logrado entre todos y eso me pone muy contento y sobre todo muy orgulloso de haber podido liderar a un pueblo en cuanto a cumplir sueños y objetivos postergados durante mucho tiempo”.

Añadió al respecto: “Hacer una enumeración de obras no tiene sentido porque cada uno de los bandereños sabemos lo que hemos hecho, que no son solamente cuestiones de infraestructura, sino que también tienen que ver con la salud, la educación, la seguridad, el trabajo compartido, en conjunto, codo a codo entre nosotros y al mismo tiempo con el Gobierno de la provincia al que consideramos con el gobernador Gerardo Zamora a la cabeza y al resto de su equipo un bandereño más. Que son parte de nuestro equipo. Habría sido imposible hacer todo lo que logramos, ni no hubiéramos tenido su acompañamiento. Así que aprovecho para enviarle desde acá mi más sincero agradecimiento y por supuesto que haya confiado en nosotros y que nos haya apoyado en todo este tiempo”, finalizó. 

Las inundaciones obligaron a replantear una urbanización que necesitaba modernizarse de manera urgente

Uno de los pasajes más duros de la historia reciente de Bandera tiene que ver con intensas lluvias de 2014 y 2015, que provocaron inundaciones cuyas consecuencias perduran hasta la actualidad. Sobre esa etapa, el intendente Guillermo Novara ofreció su punto de vista, como no lo había hecho antes.

“El hecho de que las inundaciones hayan ocurrido al principio de la gestión, nos condicionó la planificación de las obras a futuro que incluso se siguen haciendo, porque sucedieron en el inicio de mi gestión a fines de 2014 principios de 2015. En la primera inundación, la ciudad no contaba con ningún tipo de infraestructura hídrica. Padecimos las consecuencias que son de público conocimiento y no fueron mayores porque la verdad que el pueblo, cada vecino y el conjunto de todos los bandereños la peleó juntos y unidos; impedimos que el agua ingresara en la ciudad, aunque se nos infiltró por abajo y las consecuencias las seguimos padeciendo hasta el día de hoy; como las de la segunda inundación”, recordó.

Evaluó a continuación: “De alguna manera, sé que a partir de allí seguimos la meta de trabajar en cuanto a esa infraestructura que faltaba. Y desde ese momento hasta el día de hoy no hemos cesado en este cometido. Se han construido muchísimos canales de escurrimiento mayor enlazados con las obras de infraestructura urbana, que tienen que ver con acequias, cordón cuneta, para facilitar un rápido escurrimiento del agua”.

En cuanto a las dificultades propias de estos esfuerzos y logros, merituó el funcionario: “También tenemos que entender que somos una ciudad de Santiago del Estero, que también históricamente se preparó para conservar el agua, no para sacarla. Entonces las obras que se habían hecho fueron concebidas en ese sentido: grandes represas, grandes reservorios de agua. Ahora tuvimos que trabajar al revés. Los resultados se siguen viendo: el agua se escurre rápido. La segunda inundación, que incluso fue mayor a la primera, ya no nos causó tantos problemas porque estábamos muchísimo más preparados y ojalá nunca más vuelvan a ocurrir, pero si otra vez en algún momento nos toca otra inundación, creo que las condiciones en las que estábamos y la forma en la que hemos planificado todo Bandera, no tendría que sufrir ningún tipo de consecuencias”, concluyó. l

Más noticias de hoy