×

Ávila trató de justificarse, pero terminó admitiendo que anduvo en tres juntadas

El acusado está internado con custodia. Asistido por su abogado, trató de desvincularse de las imputaciones. Desde su detección crece el número de contagiados en la provincia

- 00:34 Policiales

Después de dos postergaciones, Luis Ávila, o también conocido como el “caso 41”, prestó declaración de imputado en el marco de la investigación que la Fiscalía de la Justicia provincial lleva adelante en su contra. Se lo acusa de haber “propagado una enfermedad contagiosa” (Artículo 202) y de haber incumplido el distanciamiento social impuesto como medida de prevención del Covid-19 (artículo 205).

La indagatoria se concretó de forma virtual. Ávila desde su lugar de internación en el hospital Independencia, asistido por su abogado defensor, Dr. Francisco Palau, desde su estudio jurídico, y el fiscal del caso, Dr. Sebastián Robles, en el edificio del Ministerio Público.

Como era de suponerse, el empleado del Ipvu trató de deslindar todo tipo de responsabilidad con las graves acusaciones en su contra, por las cuales podría recibir hasta 15 años de prisión en un eventual juicio oral.

En diálogo con EL LIBERAL, el Dr. Sebastián Robles, fue tajante: “La declaración de imputado es un acto para conocer la versión del acusado, pero éste no está obligado a decir la verdad ni mucho menos, es un acto de defensa, y por lo tanto toda su declaración, ahora deberá ser cotejada con el resto de las pruebas que hay en la investigación y las medidas de las cuales aún esperamos los resultados”.

Sin entrar en detalles, Robles se refirió a que Ávila está siendo acusado de haber participado de tres reuniones sociales y que se investiga si en ellas ya portaba el virus y contagió a otras personas. Dichas reuniones sucedieron el sábado 18; domingo 19 y martes 21 de julio. Como se recordará, desde la detección del “caso 41” se dispararon los contagios en Santiago y La Banda.

En su declaración, admitió haber participado de las tres “juntadas”, la primera con amigos de pádel, la segunda con ex compañeros de la secundaria, y señaló que la tercera fue en una reunión familiar. Cabe señalar que de todas formas, las tres estaban prohibidas y por lo pronto la infracción al artículo 205 estaría corroborada.

La discusión se centra ahora en si Ávila ya tenía síntomas que lo podían hacer presumir que podía tener Covid-19 y sin importar ello, asistió a las reuniones sociales.

El empleado público, como era de esperar, asegura que no. La Fiscalía descree esa versión y para corroborarlo, tomará nuevas declaraciones testimoniales a personas que tuvieron contacto estrecho con él, medida que se llevaría a cabo en los próximos días.

Haciendo uso de su derecho de defensa, Ávila habría deslizado que como padece asma, alergia e hipertensión, al sentir carraspera y dolor corporal, acudió al médico de cabecera, el cual le dio los medicamentos habituales para su afección, en otro intento por demostrar que no se le cruzó por la cabeza que tenía coronavirus.

Aseguró que vio a tres médicos antes de llegar al hospital Independencia, en donde la segunda vez que asistió quedó internado. Todo lo que declaró será cotejado con los informes que el Ministerio de Salud y el equipo de Epidemiología están recolectando del caso.

Por último, el “caso 41” negó de forma contundente haber salido de la provincia en el último mes. Admitió que tiene un hermano y una hija residiendo en Jujuy, pero reiteró que él no abandonó el territorio santiagueño.

El Dr. Robles aguarda por los informes de las empresas de telefonía, ya que se secuestró su celular, así como también el de algunos miembros de su familia, que también dieron positivo a coronavirus y se está reconstruyendo los pasos de todos ellos durante el último mes.

Cumplida la indagatoria, Ávila permanecerá en el hospital Independencia bajo custodia, ya que continúa detenido. El fiscal incorpora elementos a la causa y la próxima semana requeriríá la prórroga de su detención.l


Más noticias de hoy