×

La Argentina autorizó a realizar ensayos clínicos de una vacuna china contra el Covid-19

El país llevará a cabo las investigaciones en conjunto con el Laboratorio Elea de la vacuna de Sinopharm Group para contar con una herramienta que pueda prevenir el coronavirus.

- 23:14 País

La Argentina autorizó a realizar en el país estudios de la fase 3 de la vacuna china contra el coronavirus de Sinopharm Group, que desarrolla el Laboratorio Elea Phoenix, tras su aprobación por parte de la Anmat, anunció el Ministerio de Salud de la Nación.

“Con una ceremonia de la que participaron autoridades de la Argentina y China y de la empresa Sinopharm Group, de China National Biotec Group, y del Laboratorio Elea Phoenix, se anunció el inicio de los ensayos clínicos de Fase III de la vacuna inactivada de origen chino contra la Covid-19”, indicó un comunicado de la cartera.

De esta manera, el país llevará a cabo las investigaciones en conjunto con el Laboratorio Elea de la vacuna de Sinopharm Group para contar con una herramienta que pueda prevenir la Covid-19.

“Estamos muy orgullosos de este logro en el que las partes hemos comprometido todo el esfuerzo para que podamos avanzar en forma conjunta y solidaria para obtener vacunas a disposición de nuestro pueblo”, dijo el ministro de Salud, Ginés González García, tras concluir una videoconferencia con la empresa china.

Reconocimiento

“Es impresionante el enorme trabajo y el reconocimiento internacional que tiene la Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica), es también un orgullo argentino contar con un organismo de estas características”, agregó.

En relación a la aprobación del ensayo clínico en Fase III por parte de la Anmat, González García sostuvo: “Estamos ansiosos de que empiece el estudio para obtener resultados y compartirlos”.

Por su parte, el presidente de Sinopharm Group, Liu Youg, expresó que “desde junio se mantienen reuniones y encuentros técnicos con integrantes del Ministerio de Salud y con el embajador argentino en China, Luis María Klecker, con el fin de lograr consensos para la colaboración internacional” y señaló que en las negociaciones también participó la Embajada China en Argentina.

“Aunque China y Argentina están separadas por un océano, están profundamente conectadas de corazón a corazón frente a la pandemia y estamos luchando lado a lado y avanzando hacia el mismo camino”, manifestó.

Hay otros dos ensayos

Los ensayos clínicos de la vacuna china se sumarán a los que realiza en el Hospital Militar el equipo dirigido por el infectólogo pediátrico Fernando Polack, a cargo del estudio de la vacuna contra el coronavirus de las farmacéuticas Pfizer y BioNTech, también en fase 3 de pruebas en seres humanos.

Por otro lado, Argentina producirá la vacuna contra el virus Sars Cov-2 que desarrolló la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca en conjunto con México para su distribución el la región.

En este sentido, el ministro de Salud, Ginés González García, destacó el esfuerzo del país y manifestó “el orgullo argentino de contar con capacidad técnica, desarrollo tecnológico y trayectoria clínica”.

Cómo funciona la fórmula

Acerca de cómo funciona la fórmula de los científicos chinos para combatir al virus, el biólogo y doctor en ciencias Federico Prada explicó que “la tecnología aplicada en esta vacuna consiste en la utilización de virus inactivado aislado de pacientes de Wuhan, que fue aislado en células vero en cultivo”.

“Esa amplificación fue inactivada y utilizada para realizar clarificada, es decir como si estuviera purificado el virus y usada para la inmunización”, agregó el director de la licenciatura Bioinformática y la licenciatura en Biotecnología de la Universidad Argentina de la Empresa (Uade).

Y tras señalar a Infobae que “es una técnica más antigua, pero puede tener excelentes resultados”, agregó que la célula vero básicamente es “la fábrica de virus que se utiliza in vitro para amplificar el nuevo coronavirus aislado de los pacientes. Son células que pertenecen a epitelio de riñón de mono verde africano y es una célula que se utiliza mucho en el laboratorio a nivel de investigación, pero a nivel farma biotech, es decir farmacéutico y biotecnológico a nivel industrial se la utiliza como una excelente línea celular para amplificar distintos tipos de virus, y en especial en el nuevo coronavirus funciona muy bien y es una de las herramientas que existen hoy en día para poder propagar el virus de manera in vitro”.

Según un estudio publicado en The Journal of the American Medical Association sobre la base de los ensayos clínicos de las fases 1 y 2, “la vacuna candidata de Sinopharm es segura y genera una respuesta inmune”, recogió la agencia estatal de noticias Xinhua.

La investigación incluye datos sobre 320 voluntarios de entre 18 y 59 años, de los cuales 96 participaron en ensayos clínicos de la fase 1 y 224 tomaron parte en la fase 2.

Los resultados mostraron que la vacuna indujo eficazmente anticuerpos neutralizantes en los voluntarios y demostró una buena inmunogenicidad, es decir la capacidad de una sustancia para desencadenar una respuesta inmune.

Sinopharm inauguró en junio un complejo farmacéutico en la ciudad de Wuhan para la investigación, el desarrollo y la producción de la vacuna con el objetivo de doblar su capacidad productiva.

“Argentina hoy está en los primeros niveles de investigación científica”

Acerca de la importancia de los ensayos que se realizan en el país, para la posterior producción de las vacunas contra el coronavirus, Ricardo Teijeiro, médico infectólogo, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (Sadi), expresó: “Las vacunas más avanzadas que existen contra el coronavirus son muy diferentes por su tecnología. La vacuna china está elaborada con virus inactivados, lo que garantiza que sea segura y sumamente efectiva, dado que hay vacunas similares que utilizan esta metodología de protección”.

“Argentina hoy está en los primeros niveles de investigación científica. El hecho de que vengan vacunas al país nos posiciona muy bien para tener acceso garantizado a las dosis. Y demuestra también la capacidad de la investigación científica en el país. Que se produzca acá, también posibilita que haya una transferencia tecnológica. Eso queda para toda la vida”, agregó el especialista.

Por su parte, la doctora Ángela Gentile, jefa de Epidemiología del Hospital de Niños “Ricardo Gutiérrez”, precisó que las vacunas chinas, tanto la de Sinopharm, como las de Sinovac y CanSino han demostrado eficacia en Fase 1 y 2, y que ya están realizando estudios avanzados en Fase 3. En relación a la de Sinopharm y Sinovac, son inactivadas y “lo bueno es que ya se sabe cómo funcionan”.


Más noticias de hoy