×

Líder o seguidor

- 01:02 Opinión

Por Bernardo Stamateas

Especial para EL LIBERAL

Hoy en día la ciencia reconoce la importancia de pertenecer a un equipo. Pero lo importante es la actitud de cada integrante, pues lo ideal es que todos aporten al grupo sin buscar sobresalir por encima de los demás. Esto les asegura el éxito, en la mayoría de los casos.

Esta misma idea, tan en boga hoy en día, podemos encontrarla en la Biblia que dice: Uno puede con mil pero dos, con diez mil. Las personas nos caracterizamos por ser “gregarias”, es decir, seres sociales que se juntan en un grupo y tienen un líder que los guía. ¿Por qué a veces los equipos no logran funcionar correctamente? Porque carecen de un líder de excelencia. De manera que todos somos líderes o seguidores. Entre los animales, el líder es “el macho o la hembra alfa”. Al líder, se lo considera un alfa; mientras que al que lo sigue, un beta. En todo grupo, existen estas dos categorías: alfas y betas. Pero independientemente del lado que estemos, todos necesitamos afirmarnos y andar por la vida con autoestima y seguridad.

Solo así seremos capaces de aportar cosas valiosas al grupo donde nos movamos. Un alfa siempre disfruta el estar con otros alfas. ¿Cómo es una persona con rasgos de alfa? Es alguien que “ve y hace un poco más que el resto de la gente”. Es, por ejemplo, el empleado que te atiende y te ofrece más de lo que le solicites. Un alfa ofrece, da, propone, sugiere, guía, ordena, acciona sin que se lo pidan. En el otro extremo, tenemos al beta que, disfruta cumpliendo con lo que el líder le pide, es el que hace lo que le dijeron, el ejecutor, le gusta recibir.

En la antigüedad, un alfa salía a cazar y un beta permanecía en la cueva preparando el fuego, para cocinar lo que el alfa le iba a proveer.

¿Es el alfa mejor que el beta? ¡De ninguna manera! Ambos son buenos y necesarios porque se complementan. Pero nos evita muchos problemas saber de qué lado estamos para realizar los ajustes que se requieran. Siguiendo la idea del pasado, el alfa precisa del beta para que cocine lo que va a cazar; y el beta precisa del alfa para que traiga el alimento que ambos necesitan.

¿Cómo funcionan alfa y beta en la pareja? Cuando se encuentran un alfa y un beta, se complementan y funcionan muy bien. Se llevan bien, ya sea que el alfa sea el varón o la mujer. El alfa será el que aporte el empuje para avanzar; mientras que el beta será el que cuide el espacio de ambos y cumpla lo que hay que cumplir.

¿Qué sucede cuando en una pareja ambos son alfas? Pues, los dos saldrán a cazar y tendrán la fuerza para avanzar y cumplir sus proyectos. Pero tendrán que aprender a equilibrar su energía. En cambio, si los dos son beta, serán muy tranquilos a la hora de accionar y necesitarán reforzar el ímpetu requerido para moverse y disfrutar de los logros de la vida.

Seamos alfas o betas, todos deberíamos procurar tener estimas sanas que nos brindan equilibrio y confianza a la hora de salir al mundo y nos mantienen de pie en época de crisis. No está mal ser alfa y no está mal ser beta. Tenés que saber que, seas alfa o beta, sos bueno. l


Más noticias de hoy