×

Con sus homicidas aún libres, bautizaron al bebé asesinado como “Marito Jesús” y el obispo rezó por él

Fue una humilde ceremonia en la necrópolis. La víctima descansa en un diminuto féretro y desde el jueves se acerca la gente a rezarle.

- 23:11 Policiales

El obispo de la Diócesis de Añatuya, monseñor José Luis Corral, bendijo, rezó y pidió por el eterno descanso del bebé asesinado -descubierto el martes en un basural- cuyo triste fin hoy shockea a la sociedad que se une en oraciones por su alma con velas y flores.

El horror salió a la luz el martes 15 al ser hallado en el basural, a 5 kilómetros de Añatuya.

De inmediato, la policía retiró el cuerpo y lo condujo a la Morgue Judicial.

Los forenses hicieron la autopsia y retiraron material genético, a solicitud de la fiscal Florencia Garzón, optimista en dar con la o los autores del crimen y poder así entrecruzar la información genética (ADN).

Un diminuto féretro se convirtió en receptor de un cuerpo que llegó a la vida y, en horas, paradójicamente adquirió notoriedad con su muerte violenta.

Noble gesto

El miércoles, la encargada del cementerio municipal ‘Divina Misericordia’, en el Bº Polo Norte, Mirta Cejas de Brancolino, junto con el escritor y locutor Sergio Suárez, resolvieron sepultar al niño, previo ‘bautizarlo’ con el nombre de Marito Jesús.

Suárez donó una maceta en que los vecinos ahora colocan flores y las rodean de velas.

Conmovido también por la tragedia del bebé, el obispo de la Diócesis de Añatuya, monseñor José Luis Corral, se trasladó a la necrópolis el jueves. Fue recibido por las autoridades del cementerio y acompañado al sector de panteones propios en que Marito Jesús fue colocado.

Rezo y dolor

Imposible traducir en palabras el inocultable dolor del prelado, ya que no hay universo en que “coexistan” el asesinato y la pureza de un recién nacido.

Los testigos revelaron que Corral rezó en soledad, quizá clamando al Altísimo que reciba en su bondad el alma del bebé asesinado.

Con la misma devoción, en las últimas 48 horas la tumba del bebé congregó a muchas personas.

Difícil aventurar si su fugaz paso por esta vida conlleve sentido racional, pero en las lágrimas de la gente se divisaba ayer emoción.

Para muchos, más allá de las múltiples interpretaciones, la tumba del “angelito” tal vez con el tiempo corporice la desolación y muerte, en una simbiosis de esperanza.

Cuatro días de intensa búsqueda y las manos vacías
Cuatro días de intensa búsqueda y las manos vacías

Incansables, policías uniformados y otros de civil cumplieron ayer el cuarto día de búsqueda, pero aún nadie pudo identificar, mucho menos dar con la madre o el padre del bebé, cuyo asesinato carece aún de responsables.

Sin pausa, la fiscal Florencia Garzón coordina diversos relevamientos y entrevistas a embarazadas que deberían dar a luz en estos días, pero nada de nada.

Otro aspecto trascendente está dado por el recorrido del camión, el martes último, entre los barrios Sportivo, Villa Abregú y Manzione, deslizaron los voceros policiales.

Datos y redes sociales

Los investigadores subrayaron que la gente provee datos por redes sociales que van analizándose y descartándose.

Las hipótesis son muchas y los policías prefieren restar entidad a la más temida: que la parturienta no resida en ninguno de los tres barrios; que haya ocultado bien el embarazo y jamás se haya hecho un control médico.

La triangulación de la investigación mantiene en alerta a todas las fuerzas policiales, tanto de General Taboada como Avellaneda.

También algunos vecinos llamaron a los teléfonos de la policía, colaboración que hasta anoche no generaba resultados porque no aparecían los padres del recién nacido asfixiado y arrojado a un basural, distante 5 kilómetros de Añatuya.l


Más noticias de hoy