×

Seis de cada diez argentinos reciben algún tipo de asistencia del Estado

Son 27 millones de personas que reciben 33 millones de beneficios. En 2008 eran 12,7 millones más que duplicó la ayuda.

- 23:59 Economía

Cada vez son más los argentinos que demandan ayuda social en una economía en constante decrecimiento, a la que se le sumó la pandemia y la restricción de la cuarentena.

Así, mientras en 2019, el Estado pagó 21,4 millones de beneficios, entre jubilaciones, asignaciones familiares, AUH y diversos planes sociales; este año se pagarán más de 33 millones de beneficios a 27 millones de personas, ya que se implementó el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) -ayuda que llegó a casi nueve millones de personas- y el pago de parte del salario de las empresas privadas, que sirvió para completar los ingresos mensuales de unos tres millones de trabajadores, en el marco del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción.

Como en algunos casos una persona puede cobrar más de un beneficio (IFE y AUH), se calcula que 27 millones de personas recibe asistencia del Estado.

Es decir, en una población de 45 millones de personas, este año, seis de cada diez ciudadanos recibieron un cheque del Estado. Más de la mitad del presupuesto del Gobierno nacional se aplica a pagar estos beneficios y planes.

Los 21,4 millones de beneficios pagados en 2019 surgen de un detallado y riguroso estudio elaborado por la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), un equipo de especialistas elegidos por concurso público y dirigido por el economista Marcos Makón, difundido por el diario Clarín.

De dicho informe se desprende que 7,7 millones de cheques corresponden a jubilaciones y pensiones que se financiaron con aportes y contribuciones aplicados sobre los ingresos salariales de sus beneficiarios. Estos cheques representaron un gasto equivalente al 5,6% del PBI. Es decir, se trata de jubilados o pensionados que están recibiendo la contrapartida por los años de aportes que hicieron durante su vida laboral.

El resto -13,7 millones- fueron pagos que no tuvieron contrapartida de financiamiento en función de las características laborales de las personas. Y fue equivalente al 4,7% del PBI.

Los 21,7 millones de cheques representan, en plata, el 10,3% del PBI. El esfuerzo destinado al gasto social es la porción más grande del presupuesto nacional, y viene creciendo en forma sostenida. En 2008, estos desembolsos representaron el 38% del presupuesto de la Administración Pública Nacional. Hoy ya está en el 47%. En otras palabras, uno de cada dos pesos que gasta el Estado nacional se destinaron en 2019 a financiar los 21,7 millones de beneficios.

La contrapartida de esa mayor asistencia estatal es que, al prolongarse la recesión y el achicamiento de la economía y de los recursos, se agranda el déficit del sistema de Seguridad Social. Así, se requiere, para financiarse, de una mayor presión fiscal y de las transferencias del Tesoro Nacional que, también deficitario, acude a la asistencia del Banco Central, en un círculo vicioso que parece no tener solución.

Actualmente el 80% del Gasto Público Social (GPS) corresponde a Seguridad Social. Es el máximo histórico desde 1993. El resto corresponde entre otros, a Educación, Salud o Vivienda.

El crédito o la autorización de gasto vigente al mes de agosto de 2020 ‘asciende a $7.6 billones de pesos, lo que significa que aumentó un 56,2% con relación a la partida original’, señala el Informe de Ejecución Presupuestaria a agosto de la OPC. Todo por impacto de la pandemia en el gasto público.l


Más noticias de hoy