×

VIDEO | Padre Jorge Ramírez: “Siempre se puede cambiar lo que está mal”

El sacerdote compartió su reflexión sobre el Evangelio de hoy: Mateo 21: 28-32.

- 09:21 Santiago

Como cada domingo, el padre Jorge Ramírez compartió su reflexión sobre el Evangelio de hoy, Mateo 21: 28-32, que habla acerca de la parábola de los dos hijos y que cuenta la historia de un hombre que tenía dos hijos, a los cuales les pidió ir a trabajar en su viña: uno de ellos se negó, pero luego se arrepintió y si fue. El otro, en cambio,  le dijo que  sí iría y no fue.

"Aplicado a las situaciones que podemos vivir, imaginaba que muchos de ustedes como yo, nos hemos enfrentado a situaciones de injusticia y maldad, a alguien que me hizo mal y que a la larga me pidió perdón, a alguien se gana nuestra confianza, nuestro cariño y que, cuando uno necesita una ayuda, que le den una mano, se la sueltan", comenzó diciendo el sacerdote que todos los días oficia la misa por las redes sociales.


Te recomendamos: Padre Jorge Ramírez nos explica la parábola: "Los últimos serán los primeros"


Y continuó "Lo que nos cuenta Jesús no es diferente a las cosas que nos pasan en la vida: aquello que está mal, puede cambiarse, pero aquello que está aparentemente bien, no necesariamente va a terminar bien. No importa tanto en dónde estés, sino hacia donde estés encaminándote".

Ramírez dijo que el mensaje de la parábola "es muy cierto" y que siempre se puede mejorar, porque aunque el pasado ya está escrito y no puede ser cambiado, sí se puede resarcir las consecuencias. "Puedes cambiar, se puede pedir perdón, rehacer, capacitar y mejorar".


Te recomendamos: Padre Jorge Ramírez: “Dios no nos ofrece sacarnos la cruz, pero nos acompaña y ayuda a cargarla”


"Confiá tu pasado a la misericordia de Dios porque eso no se puede cambiar, pero sí pedile a Dios que con su amor te ayude en este momento. Cambiá de actitud, mejorá tu vida, ayudá a los demás y para el futuro confiá en la providencia de Dios y pedile la fuerza de su amor para poder seguir adelante", agregó.

"Si hiciste mal a alguien, tienes tiempo de arreglar. Si le soltaste la mano a un amigo, te estás perdiendo un gran tesoro. Siempre se puede mejorar", dijo el sacerdote que cerró su mensaje pidiendo oraciones, de manera muy especial para los contagiados y enfermos. Para los aislados, aquellos que estén tristes y por aquellos que trabajan para asistir a los enfermos.


Más noticias de hoy