×

Bebió cervezas con su hermano, discutieron por trabajo y por ello lo mató golpeándolo con un palo

La víctima resultó Walter Gerardo Pereyra, de 63 años, y el atacante, Aldo Luciano, de 57 años. Fue imputado por ‘homicidio simple’.

- 02:07 Policiales

Dos hermanos bebieron varias cervezas en Tintina, Moreno, y después se trenzaron en una encarnizada pelea valiéndose uno de una varilla de madera y el otro de un palo. Uno terminó tendido mortalmente en el suelo, ante el desasosiego de su esposa y un nieto.

El fratricidio sumió en la más absoluta desazón a dos familias, con residencia en el paraje Mercedes, distante 50 kilómetros de Tintina, según las actuaciones que son timoneadas por personal de la Seccional Nº 44 y el fiscal de turno, Martín Silva.

Los protagonistas

La víctima fatal resultó Walter Gerardo Pereyra, de 63 años, y el agresor, Aldo Luciano Pereyra, 57, quien ayer fue notificado de los cargos por ‘homicidio simple’, reprimido con penas mínimas de 8 y máximas de 25 años.

De acuerdo con la investigación, el escenario fue la casa de Aldo, quien se encontraba con su esposa, Ceferina Ramona Velárdez, y un nieto de 14 años. Los visitaba Walter Gerardo, casado con Rosa Beatriz Orellana.

Los hermanos comenzaron a beber cervezas 

En la intensidad del alcohol, la charla derivó en un reproche por cuestiones laborales, sin que nada pudiesen hacer la mujer y el adolescente para que los dos hombres se calmaran.

Empujón y furia

En un momento dado, Walter habría empujado y derribado a Aldo. No conforme, Walter recogió una varilla de madera y atacó al hermano a golpes.

Entonces, Aldo hizo lo propio. Se armó de un palo de un metro de largo. Esquivó el ataque de Walter y, en su lugar, lo golpeó entre uno de los hombros y el oído.

Walter se desplomó en la tierra y quedó quieto. Ceferina reprendió a su esposo y le ordenó que se retirara, temerosa de que Walter reaccionara y se acentuara la pelea.

Nieto, acongojado

“Mi abuelo está muerto”, señaló otro joven que arribó a la casa consternado. Ambas familias son vecinas y comparten casas contiguas.

Shockeado, Aldo Luciano subió a su motocicleta y se fue del lugar. Minutos después, arribó personal de Bomberos, a los fines de trasladar al occiso a la morgue judicial para que un forense le realice después la correspondiente autopsia.

“Homicidio” vs. un “exceso en legítima defensa”

También colaboraron, efectivos de la División Criminalística con los trabajos de planimetría, secuestros de elementos relacionados a la causa y tomas fotográficas del lugar. Dicha labor fue cumplida por personal de Criminalística del Departamento de Seguridad Ciudadana Nº 12 con base en la ciudad de Quimilí, departamento Moreno.

Los funcionarios incautaron los palos con los que los hermanos pelearon; tomaron fotos y secuestraron la ropa que llevaban puestos.

Las mismas se encontraban manchadas con sangre.

ADN que viene

La tarea es importante, ya que incluirán análisis de ADN para develar la identidad de uno y otro, se supo.

Lo que viene ahora es una dura batalla legal: la Fiscalía, resuelta en acusar al individuo por “homicido simple”.

No será tan fácil. Enfrente, la defensa intentará convencer a un juez que donde la Fiscalía contempla un “crimen”, en realidad hubo una “legítima”, o en su defecto un “exceso en legítima defensa”.


Más noticias de hoy