×

“Mono”: “Me quedé con ganas de meter un plato y que me feliciten”

Pocas veces, los participantes que son eliminados de un certamen televisivo logran que su nombre siga vibrando en medio del público. Martín Fabio, de Kapanga, lo consiguió sin proponérselo.

- 20:57 Pura Vida

Por Mónica Andrada

(De la Redacción de EL LIBERAL)

 

Cuando Martín “Mono” Fabio, el líder de Kapanga, dio el “sí” a MasterChef Celebrity para sumarse como participante no se imaginó la explosión mediática que su presencia iba a generar en ese programa. Lo comprobó el día que lo eliminaron, por un exceso de anís en el curry, y tuvo que despedirse del público tras dos semanas de que el ciclo que conduce Santiago Del Moro estuviera al aire. Ese día llovieron los mensajes a través de las redes sociales lamentando el resultado de esa segunda gala de eliminación.

Hoy sus seguidores esperan verlo regresar en un repechaje. “A mí no me dijeron nada, sólo seguí practicando... pero como cuando te cargan con el seguí participando”, se ríe y aclara que lo único que practica es “llamar al delivery”.

¿Qué rescatas de tu paso por MasterChef?

Ni yo me lo esperaba. No es que entré sabiendo lo que iba a pasar con mi personaje. La verdad es que estoy súper feliz por la repercusión. A partir del primer programa ya sentí las muestras de cariño, los mensajes que me llegaban eran tanto que yo decía uhhh! Yo estoy acostumbrado a las muestras de cariño porque hace 25 años que recibo cariño de la gente con Kapanga. Pero me parece que esa pantalla transmite ciertas cosas que en general uno no se da cuenta. Es televisión, llega a todos lados, es un canal (Telefé) que se ve mucho. Al principio me decía no sé si yo soy para ese programa. La verdad es que la experiencia me gustó mucho.

¿Qué te aportó su paso?

Muchas cosas aprendí en muy poco tiempo. Yo de cocina sé lo básico, lo que vieron, pero también está bueno porque todos cocinamos alguna vez en la casa. El cocinar para tu familia tiene un sabor especial, querés que te salga siempre rico, pero a ese nivel (el del certamen) es muy difícil muy sofisticado. Yo entré sin saber diferenciar un zucchini de un pepino, entonces es complicado. Porque cuando uno cocina en su casa, cocina tranquilo, se levanta temprano, piensa qué plato quiere preparar, va al supermercado, elige lo que le va a poner. Acá (por MasterChef) todo es corriendo, no tenés tiempos para elegir los condimentos, las especias, para prender el horno... es todo muy jugado. Entonces, eso es lo que más nervioso me puso.

¿Cómo calificarías tus preparaciones?

Para mí, mis platos tenían una foto buena, por ahí el sabor le chinguiaba un poco, pero la comida entra por la vista también y en la tele no se siente el sabor, lo sienten los que lo prueban (se ríe).

Si se diera la oportunidad de volver, tras un repechaje, ¿lo harías?

Cuando me preguntaron cuál era mi especialidad, yo les dije que soy un gran asador, y nunca vino una parrilla. Esas salchichas que me tocaron cocinar merecían una buena parrilla, no una sartén. Me quedé con ganas de meter un plato y que me feliciten, porque la verdad fueron más derrotas que victorias. Gané el cariño del público y de la gente, pero no gané el desafío. Más allá de lo divertido, estaría bueno de que en algún momento me tocara la posibilidad, como a Fede Bal, de que me digan que fue el mejor plato. Me hubiese encantado que un día me digan “hoy el mejor plato fue el del Mono”. Me quedé con esas ganas. Si hay un repechaje y vuelvo... a mí no me dijeron nada.. sí me dijeron “seguí practicando”, casi como cargada, como el “seguí participando”. Practico en pedir delivery, mucho.

O sea que ni la receta para amasar tomaste de aquella pizzería que tuviste durante más de dos décadas en Quilmes...

Relacionan que como tuve una pizzería, sé cocinar. Es lo mismo que por ser el cantante de Kapanga me pidan que les arregle el estéreo del auto! Que tenga una pizzería no quiere decir que sepa hacer pizzas. Siempre me tocó estar del otro lado del negocio, desde atender el teléfono, atender las mesas, estar en la caja, ser repartidor, pero nunca estuve en el amasado de las pizzas. Es medio un mito que el que tiene un local gastronómico sabe algo. El “Turco” García también tenía un restaurante, pero nunca entró en la cocina.

¿Qué crees que llevó al público a empatizar con vos?

La gente se sintió identificada con esas comidas simples, básicas. Creo que hay un montón de gente identificada con eso. Pero además yo tengo 25 años de carrera y por ahí la tele no tenía en cuenta que hace 25 años que yo recorro el país los 365 días del año con Kapanga, y Kapanga es eso, “abierto todo el año”. Entonces hay un público que ya me conoce y me sigue.

“Un tipo común en la cocina de su casa, pero corto de tiempo”
“Un tipo común en la cocina de su casa, pero corto de tiempo”

Para Martín “Mono” Fabio esa suerte de explosión de cariño que generó su paso por MasterChef Celebrity es también un signo de que “tan mal” no hizo las cosas con su banda.

“Por lo menos he llevado alegría y música al norte, sur, este y oeste de la Argentina, y en poquitos días pude llevar también entretenimiento a través de la tele a un montón de gente que me conoce y a la que no me conocía también”, contó a EL LIBERAL desde el estudio de música adonde prepara el show que Kapanga ofrecerá este sábado por streaming.

¿Qué vieron los seguidores de MasterChef Celebrity en vos?

Vieron a una persona común en la cocina de su casa, pero corto de tiempo. Yo creo que traspasó... la tele traspasa por ahí algunas paredes que la música no, o la banda no. Nosotros nos movemos como en un ghetto, lo que hacemos nosotros, a veces, es muy popular, pero por ahí, la música no tiene una exposición tan televisiva. Sí, forma parte todos los días de la televisión, pero los músicos no somos los protagonistas. Somos protagonistas de conciertos, giras, pero no de estar adentro de un estudio de televisión tocando para las cámaras.l


Más noticias de hoy