×

Tratamiento dirigido al objetivo en Artritis: rol de la ecografía aplicada a la Reumatología

- 01:50 Opinión

Por Ma. Soledad Gálvez Elkin,

Especialista en Reumatología. Ecografía Aplicada. Especialista en Clínica Médica.

 

La ecografía o ultrasonografía de alta resolución es una técnica cada más utilizada por reumatólogos, para mejorar el diagnóstico, tratamiento y pronóstico de las personas con enfermedades reumáticas, con el objetivo de disminuir o anular el daño que puede producir la enfermedad, estrategia conocida como T2T.

Su empleo ha sido posterior al de otras especialidades, como ginecología y cardiología entre otras, dado que los medios técnicos para abordar la patología reumática requieren de imágenes de alta calidad, y comenzaron a desarrollarse a finales de los años 80. Esta técnica se introdujo en Argentina en 2007 con la formación de nuestros primeros expertos en centros de Italia, Madrid y Méjico. Hoy por hoy, ya contamos con centros formadores en Argentina. En Santiago del Estero, ya desde el año 2012 empleamos esta práctica, y casi todas las provincias cuentan al menos con un reumatólogo especializado en ecografía.

Esta técnica nos permite ver, en tiempo real, qué es lo que está pasando en la piel y debajo de ella, en los tendones, músculos y articulaciones, sin provocar daño alguno al paciente. Es una práctica rápida, repetible, dinámica, inocua, accesible y de bajo costo. Por todo esto, es una herramienta idónea en la pericia diaria del reumatólogo, ya que se convierte en una extensión de la exploración física, en lugar de una exploración complementaria convencional más.

Hay evidencia científica solida de la validez y confiabilidad de la sensibilidad de esta técnica para detectar hallazgos patológicos esenciales en Reumatología, demostrando ser superior a los métodos convencionales como la exploración física y la radiología simple.

La ecografía es una herramienta útil en diferentes tipos de artritis, contribuyendo al diagnóstico y a la detección precoz, lo que posibilita dar inicio a tratamientos específicos en una etapa crucial, que hoy conocemos como Artritis Temprana. El prototipo de las artritis es la Artritis Reumatoidea, y si bien no hablamos de curación de esta enfermedad, iniciar el tratamiento dentro de un período de ventana de oportunidad, brinda a los pacientes la chance de cambiar radicalmente el pronóstico, mejorar significativamente la calidad de vida y disminuir o incluso, anular la discapacidad que esta patología les provoca.

Existen varios escenarios en los que la ecografía muestra beneficios importantes en las artropatías inflamatorias, y es por eso que la SAR (Sociedad Argentina de Reumatología), como así también sociedades internacionales, como EULAR (European League Against Rheumatism) y ACR (American College of Rheumatology) recomiendan firmemente su uso.

Al momento del diagnóstico hay pacientes que presentan síntomas de dolor y rigidez articular con pruebas de laboratorio que pueden resultar a veces positivas (seropositividad) y otras veces negativas (seronegatividad), situación en la que se abre un amplio abanico de posibles enfermedades, en los que la ecografía cobra un rol fundamental, ya que puede diferenciar cuáles estructuras están afectadas, qué tipo de daño tienen las mismas, y según su interpretación, muchas veces llegar al diagnóstico con mayor facilidad y rapidez.

Este tipo de enfermedades, cursa con períodos de reactivación, en los que hay mayor inflamación, que es la que provoca el daño estructural a largo plazo. El advenimiento de una técnica llamada Doppler de poder o power Doppler, ha permitido la detección de inflamación dentro de las articulaciones o estructuras adyacentes, en donde la ecografía ha demostrado ser superior a la evaluación clínica. El uso de sondas de alta frecuencia utilizadas en Reumatología, nos permiten detectar erosiones de manera muy temprana (menores a 1 mm). Estas erosiones representan la presencia de daño estructural irreversible, provocando en su evolución, deformidad articular, discapacidad, y consecuentemente, disminución de la calidad de vida de estas personas.

Es imprescindible monitorear la actividad y progresión de la enfermedad. Estos pacientes crean una alta resistencia al dolor, “acostumbrándose” a convivir con el mismo.

Estudios actuales muestran que hasta un 60% de los pacientes con Artritis Reumatoidea creen que están en remisión clínica, pero muestran signos de inflamación en la ecografía. Esto pone de manifiesto el potencial de la ecografía para identificar indicadores de evolución silenciosa que puede tener esta enfermedad, fenómeno denominado sinovitis subclínica. Es importante pesquisar los períodos de reagudización de la enfermedad, monitorear el proceso inflamatorio y actuar en consecuencia, aun cuando queremos optimizar el tratamiento si el paciente se encuentra en remisión o con baja actividad de la enfermedad.

La ecografía nos permite también hacer un pronóstico de la enfermedad. La persistencia del proceso inflamatorio ha demostrado mayor desarrollo de erosiones óseas y progresión del daño estructural a largo plazo.

Otro escenario importante, es que podemos evaluar en tiempo real el compromiso de distintos órganos, como glándulas salivales y pulmón. Todas las enfermedades autoinmunes, pueden afectar diferentes sistemas de nuestro organismo. La Artritis Reumatoidea puede asociarse a compromiso pulmonar, pudiendo evolucionar a fibrosis intersticial, y a compromiso glandular, conocido como Síndrome de Sjogren o Síndrome Seco. En ambas entidades, la ecografía, nuevamente toma un rol importante, ya que muchas veces, estas complicaciones son asintomáticas y con esta técnica podemos detectarlas de manera precoz y abordar correctamente el tratamiento.

Por último, los pacientes con enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoidea, tienen mayor riesgo de morbi-mortalidad de causa cardiovascular, por lo que evaluar la presencia de ateroesclerosis, midiendo los distintos grados de obstrucción arterial, mediante el uso de ecografía en vasos del cuello, es de suma importancia.

El T2T, por sus siglas en inglés (Treat To Target), es una estrategia utilizada inicialmente por los cardiólogos, y significa tratamiento dirigido al objetivo. En Reumatología ya hace más de una década que aplicamos esta estrategia, con el fin de “dormir” la enfermedad, optimizando el día a día de las personas con artritis, en pos de una convivencia más empática con su familia y amigos.

Esta estrategia tiene más chances de lograr su objetivo, cuanto antes se llegue al diagnóstico. Por eso, la importancia de no demorar la consulta si se siente dolor y/o rigidez articular. El médico con su criterio clínico y de la mano de la ecografía, tendrá acceso a mejores decisiones terapéuticas. l

 


Más noticias de hoy