×

Dietas y nutrición para preservar la salud ocular

Por el Dr. Ricardo Passone

- 20:49 Opinión

A medida que nos acercamos a la temporada estival, comienzan a publicarse por distintos medios distintas clases de dietas saludables, muchas de ellas prometen resultados milagrosos a la hora de bajar de peso.

Es que la realidad indica que más del 60% de los argentinos aumento su peso corporal durante los meses de aislamiento social obligatorio por efecto del Covid-19.

Sin dudas, será cada uno quien deba evaluar cuál es la dieta a seguir en la búsqueda de su bienestar, pero comer los alimentos adecuados, además de ayudarnos a lucir una buena silueta también puede proteger la visión y mantener una vida saludable.

La investigación dice que los alimentos ricos en vitaminas C y E, zinc, luteína, zeaxantina y ácidos grasos omega-3 están relacionados con un menor riesgo de degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), cataratas y quizás incluso ojo seco en el futuro.

Pero, ¿cómo es esta dieta rica en nutrientes? Vamos a analizarlo:

Vitamina C. Los alimentos con mucha vitamina C son las naranjas, kiwis, frutillas, tomates, pimientos rojos y verdes y brócoli.

Vitamina E. Las fuentes saludables de vitamina E incluyen almendras, semillas de girasol, aceite de oliva y paltas.

Zinc. Las legumbres (frijoles y lentejas), semillas, carnes / mariscos, lácteos y huevos son buenas fuentes de zinc.

Luteína y zeaxantina. Ambos nutrientes se encuentran naturalmente en la retina, el tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo. Es por eso que aumentar su dieta con luteína y zexantina es una ventaja para la salud de sus ojos. La luteína y la zexantina, que a menudo se encuentran juntas en muchos alimentos, son parte de la familia de los pigmentos vegetales “carotenoides”.

Los carotenoides dan color a muchas verduras y frutas. Puede encontrar luteína y zexantina en vegetales de hojas verdes como el repollo, la espinaca y la acelga. El brócoli, los espárragos y las frutas de colores como las frambuesas, los duraznos y los mangos también están repletos de carotenoides saludables para los ojos.

Prevención de cataratas en el pasillo de productos

¿Sabía que disfrutar con regularidad de una pieza de fruta y una guarnición de verduras puede ayudar a prevenir la pérdida de visión por cataratas? Los estudios demuestran que una dieta rica en alimentos con antioxidantes puede reducir el riesgo de desarrollar cataratas.

Pero, ¿qué son los antioxidantes?

En pocas palabras, los antioxidantes son alimentos que nos mantienen saludables al retrasar o ralentizar la oxidación, que causa el envejecimiento o la muerte celular. La oxidación puede provocar cataratas al provocar cambios en las grasas y proteínas en el cristalino del ojo , lo que hace que el cristalino se enturbie.

¿Qué alimentos son antioxidantes?

Los alimentos ricos en vitaminas A, C y E, carotenoides, luteína y zexantina y selenio (pasta, pan y cereales) ayudan a proteger nuestras células del daño.

Si bien puede obtener suplementos en forma de píldoras en la farmacia, los antioxidantes son más beneficiosos cuando se consumen orgánicamente a partir de frutas y verduras y otros alimentos integrales. Los estudios demuestran que los suplementos antioxidantes no ayudan a prevenir las cataratas. Los suplementos farmacológicos pueden incluso ser perjudiciales. Por ejemplo, se ha demostrado que los suplementos de betacaroteno en dosis altas aumentan el riesgo de cáncer de pulmón en fumadores y exfumadores. Los suplementos de vitamina E en dosis altas aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular hemorrágico (accidente cerebrovascular causado por sangrado en el cerebro) y cáncer de próstata. Así que lo ideal es el consumo de verduras frescas y frutas deliciosas, no con suplementos en dosis altas, sabiendo que le está haciendo un favor a sus ojos y su salud.

La dieta mediterránea

La dieta mediterránea lleva el nombre de los hábitos alimenticios de quienes viven cerca del mar Mediterráneo. Los estudios muestran que la dieta a base de plantas y mariscos puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y degeneración macular relacionada con la edad (AMD).

La dieta mediterránea incluye: verduras de hoja verde y frutas de colores; frutos secos como almendras y nueces; mariscos como su principal fuente de carne; grasas saludables. Elija aceite de oliva sobre mantequilla; pan integral, cereales y pasta; muchas hierbas y especias agregadas a su comida para reducir su consumo de sal; cantidad moderada de lácteos (yogur y queso) y huevos.

Los de la región también disfrutan de una copa de vino tinto con la cena, que tiene sus propios beneficios para la salud (con moderación).

Dieta de bajo índice glucémico: las personas que tienen o están en riesgo de tener diabetes o degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) pueden beneficiarse al seguir una dieta de índice glucémico bajo (IG bajo).

Con la diabetes, los niveles de azúcar en sangre pueden elevarse demasiado, lo que causa problemas de salud graves y puede provocar pérdida de la visión. Algunos alimentos provocan picos rápidos de azúcar en la sangre (IG alto) y otros aumentan el nivel de azúcar en sangre de forma más moderada (IG bajo). Puede evitar los picos rápidos de azúcar en sangre con los intercambios de alimentos con IG bajo:

Avena sobre cereal de desayuno endulzado; arroz integral sobre arroz blanco; pan integral sobre pan blanco; pasta de trigo duro o batatas sobre una papa al horno; nueces sobre papas fritas

Grasas saludables para el ojo seco:

El ojo seco es cuando los ojos no producen suficientes lágrimas para mantenerlos lubricados y cómodos. Las lágrimas artificiales y los medicamentos son muy útiles, pero agregar ácidos grasos omega-3 y omega-6 a su dieta también puede brindar alivio.

Los ácidos grasos omega-3 se encuentran en el pescado azul (como el salmón, la trucha y las sardinas). Las nueces y los aceites como las nueces y el aceite de girasol son excelentes fuentes naturales de ácidos grasos omega-6. Ambos están disponibles como suplementos orales (píldoras o tabletas). Pregúntele a su médico si los suplementos de omega-3 y omega-6 son adecuados para usted.

El pescado puede reducir el riesgo de AMD.

Los estudios encontraron que las mujeres que comían pescado con alto contenido de ácidos grasos omega-3 al menos dos veces por semana tenían menos probabilidades de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad (DMAE).

El pescado también es bueno para el corazón. La Asociación Americana del Corazón recomienda que los adultos sanos coman pescado al menos dos veces por semana. Algunos pescados contienen altos niveles de mercurio y deben consumirse con moderación o evitarse por completo durante el embarazo. Hable con su médico sobre qué pescado y cuánto es saludable comer si está embarazada o queda embarazada.

Vitamina D y calcio

Estudios anteriores sugirieron que la vitamina D y el calcio redujeron el riesgo de desarrollar AMD. Pero una investigación más reciente dice que este vínculo es incierto.

Emily Chew, MD, investigadora del National Eye Institute, explica que diferentes resultados sugerirían que no hay estudios contundentes que evacuen todas las dudas.

Simplemente no hay evidencia suficiente todavía para considerar tomar calcio para el tratamiento de la DMAE. Los estudios son como piezas de rompecabezas individuales que se unen para eventualmente crear una imagen más grande.

Fórmula AREDS2 para AMD

Las personas con ciertas formas de AMD pueden demorar la progresión de la enfermedad a una forma avanzada si toman los suplementos AREDS2. Esta fórmula, desarrollada a partir del Estudio de enfermedades oculares relacionadas con la edad (AREDS), incluye: Vitamina C (500 mg); Vitamina E (400 UI); Luteína (10 mg); Zeaxantina (2 mg); Óxido de zinc (80 mg) y Óxido de cobre (2 mg).

Antes de abastecerse de estos suplementos, asegúrese de hablar con su oftalmólogo para saber si se los recomiendan para usted. Algunas personas no deben tomar grandes dosis de antioxidantes o zinc por razones médicas.

Mientras piensa en formas de mejorar la salud de sus ojos, recuerde: las vitaminas y los suplementos nutricionales no son una cura para las enfermedades oculares, ni le devolverán la visión que ya puede haber perdido. Pero una buena nutrición en todas las edades es vital para todo el cuerpo y juega un papel importante en el mantenimiento de la salud de los ojos.

Recuerde que una o dos visitas a su oftalmólogo anualmente pueden evitar la aparición de afecciones o enfermedades oculares y además alejar toda duda o cualquier inquietud que tenga sobre la salud de sus ojos.


Más noticias de hoy