×

Exequiel Zeballos y su debut en la Primera de Boca: “Disfruté el momento tranquilo y contento”

El “Chango” aprovechó para mandarle un saludo a La Banda, su ciudad, y Santiago del Estero, a través de EL LIBERAL.

- 01:11 Mundo Boca

Con 18 años, 7 meses y 5 días, Exequiel Zeballos se dio el gran gusto de debutar ayer en la Primera de Boca. No había podido ser ante Lanús, tampoco ante Talleres, ni en los partidos de Copa Libertadores en los que estuvo citado. Pero fue ayer ante Newell’s que se le dio al “Changuito”. Y el destino quiso que le tocara un día muy especial por los múltiples homenajes que se le realizaron a Diego Armando Maradona. Si hasta le tocó debutar con el nombre de Maradona en su espalda, encima del número 30, y no con el suyo, Zeballos.

El atacante nacido el 24 de abril del 2002 en La Banda, y formado futbolísticamente en la escuelita de Sarmiento, se hizo un tiempo anoche entre tanta vorágine vivida y mantuvo un breve y exclusivo diálogo con EL LIBERAL, en el que contó sus sensaciones y aprovechó para saludar a su ciudad y su provincia.

“Disfruté el momento estando tranquilo y contento. Fue un momento muy especial y esperado, pero estaba tranquilo y contento disfrutándolo al máximo”, contó emocionado.

Quiero mandarle un saludo a La Banda, mi ciudad, y también a todo Santiago del Estero”, se despidió Zeballos, que anoche se convirtió en el primer juvenil del club que hace debutar Miguel Ángel Russo en su segundo ciclo en el “Xeneize”, el quinto si se tiene en cuenta su primer ciclo.

En su primera etapa en Boca, en el 2007, cuando conquistó la última Libertadores que tiene el club de la ribera, Russo había hecho debutar a Ever Banega, Santiago Villafañe, Bruno Urribarri y Facundo Roncaglia.

Debut

Exequiel Zeballos tuvo su debut en Boca al ingresar en el minuto 21 del complemento, en reemplazo de Sebastián Villa. Ni bien ingresó, se lo vio muy activo, pidiendo siempre la pelota. Se ubicó por derecha, aunque puede moverse por los dos extremos.

Cada vez que recibió la pelota, encaró con su desfachatez habitual. Al principio le costó un poco, quizás por los nervios propios de debut. Pero su gran virtud fue seguir intentando siempre.

Exequiel estuvo muy cerca de convertir un gol, lo que sin dudas hubiese redondeado un debut soñado. Fue cuando ya se jugaba un minuto de tiempo adicionado. El juvenil bandeño recibió por derecha, en el borde del área, y pese a ser derecho le dio de zurda buscando el segundo palo del arquero, que la mandó al córner.

Pasó una noche que el “Chango” no olvidará. Pero como él mismo le dijo a EL LIBERAL, disfrutó tranquilo su momento. Aunque sabe que esto es recién el comienzo de lo que puede ser una increíble historia.


Más noticias de hoy