×

“Este 3 de diciembre no tenemos nada para festejar, será un día de luto para los médicos”

Como reconocimiento, pidió a la comunidad que los acompañe “siendo responsables y tomando conciencia” de la situación generada por este virus “que no sabemos hasta cuándo se quedará”.

- 01:17 Santiago

Ha visto apagarse muchas vidas, incluso la de compañeros de trabajo; presenció el sufrimiento de decenas de familiares a los que tuvo que informarles de la muerte de un ser querido; ha sufrido en carne propia las consecuencias de esta enfermedad, y sigue presentando batalla al coronavirus desde la primera línea de fuego.

Con toda esa experiencia amarga sobre sus espaldas, la doctora Fabiana Carrizo, jefa de la Sala 5 del hospital Independencia, donde están internados los pacientes infectados por el virus, asegura con tristeza que “este 3 de diciembre, los médicos no tenemos nada que festejar, será un día de luto”.

En vísperas del Día del Médico, la profesional aseguró que junto a su equipo de trabajo lucha día a día para superar la pérdida de compañeros de trabajo, y pidió a la gente que los acompañe, que tome conciencia de que lo que está pasando es “muy grave”, y que si siguen de esta manera (sin cuidarse) “se quedarán sin médicos para que los curen”.

Un duro momento

La doctora Carrizo consideró que “la comunidad médica está muy apenada” con lo que está pasando, y que sigue llorando la pérdida de colegas a causa del coronavirus.

“Este 2020 no vamos a festejar nada, porque es un día de luto; han fallecido muchos colegas a nivel mundial, provincial, y en nuestra sala hemos tenido la desgracia de perder a un colega muy querido que es el doctor Hugo Brandán, que formaba parte de nuestro equipo, del grupo humano que trabaja en primera línea desde el primer día, desde el 20 de marzo”, aseguró la profesional en diálogo con EL LIBERAL.

Dijo que la idea es sólo seguir adelante como se pueda, pues reconoció que a todo el equipo “nos está costando el trabajo en equipo, en levantarnos, en apoyarnos, siempre con la convicción de que no hay otra cosa en el mundo que podríamos hacer ninguno”.

“Dios nos ha puesto en esta situación; hoy somos médicos, y muchos no hubiésemos querido serlo en esta circunstancia, porque la sensación de ser el que atiende y a la vez ser paciente, es muy fea. Y es una sensación de no saber cómo te puede ir; si vas a estar bien o estar mal; si vas a seguir vivo”, dijo al mencionar que también sufrió las consecuencias de la enfermedad.

Recordó que su compañero de lucha, “un día entró con fiebre y a los diez días estaba muerto”, algo que fue “muy fuerte para el equipo”, y por lo que hoy les cuesta regresar.

Desinterés

Se lamentó, porque asegura que no ve “que a la gente le importe mucho, la lucha y el dolor; no vemos el acompañamiento diario”.

“Nosotros seguimos atendiendo porque la gente tiene derecho a ser atendida, pero nosotros también tenemos derecho a que nos acompañen. Si se cuidaran, si no hubiera esas reuniones clandestinas, las cosas serían diferentes”, enfatizó.

Recordó que muchos de los pacientes llegan contagiados por los mismos parientes que no respetan las restricciones y vuelven a la casa después de una reunión en la que se contagiaron por estar con personas infectadas.

“Y ahora es peor porque todo está abierto, y eso es una responsabilidad personal, de cada uno, y nosotros no podemos con eso”, se quejó.

Cuando se ven situaciones que “parten el alma” 

Cuando se ven situaciones que “parten el alma” 

No puede haber festejos cuando vemos pasar a un colega en una morguera y a su familia llorando detrás, en una situación en la que el alma se parte por la impotencia, y es algo que sólo la familia de uno lo sabe”, dijo la profesional.

Anheló que se tome conciencia, y que la gente “sepa que no la estamos pasando bien, porque ahora es todo peor y se mueren nuestros colegas”.

“Aquí ponemos el esfuerzo todos, porque el equipo no solamente está conformado por el médico, lo integran el mucamo, el kinesiólogo, los chicos de laboratorio, los de limpieza, el personal de seguridad, porque todos saben cómo deben actuar. Es un grupo de trabajo, que da la sensación que es el único que pone esfuerzo y la sociedad no se esfuerza”, puntualizó.

Más noticias de hoy