×

Desprendimiento de retina, lo que hay que saber

Por Dr. Ricardo Passone.

- 21:56 Opinión

Probablemente, en algún momento usted ha escuchado que alguien conocido o cercano en su entorno ha sufrido un desprendimiento de retina.

¿Se ha parado a pensar qué es un desprendimiento de retina exactamente? ¿Sabe cuáles son sus síntomas y por qué ocurre? ¿Y a quién le puede pasar? ¿Le puede suceder a usted? ¿Duele?

En este artículo, queremos aclarar todas las dudas sobre este problema visual grave que puede afectar a todo el mundo.

¿Qué es el desprendimiento de retina?

El desprendimiento de la retina es un problema ocular grave, pero ¿qué sucede en el ojo cuando esto ocurre?

La pared del ojo se compone de tres capas. Hay una interna llamada retina, una intermedia llamada coroides y una externa llamada esclerótica.

El desprendimiento de retina ocurre cuando la misma se separa de la siguiente capa, la coroides. Cuando esto sucede, en el espacio que queda entre ambas, empieza a acumularse líquido.

La retina es la que percibe la luz y le manda las imágenes al cerebro. Gracias a ella, podemos, por ejemplo, hacer actividades como leer o conducir. También nos permite ver todos los detalles que nos rodean, ya que nos proporciona una visión nítida y central. Por lo que un buen estado de esta capa ocular resulta de gran importancia.

¿Sabías que las personas con miopía tienen mayor riesgo de sufrir este problema?

Al año ocurren entre 5 y 10 casos por cada 100.000 habitantes. El 70% de los pacientes suelen ser personas con miopía o mayores de 50 años. Este problema puede darse a cualquier edad, aunque es más común en personas mayores de 40 años. Hay varios factores y causas que hacen que una persona sea más propensa que otra a que esto suceda. Y aunque no tiene por qué pasar, hay que tenerlo en cuenta para adelantarnos a este problema.

¿Cuáles son las causas del desprendimiento de retina?

Hay múltiples causas por las que puede suceder.

En personas sanas puede deberse a un traumatismo ocular producido por un golpe fuerte.

Tras una intervención quirúrgica también puede darse este problema. Después de una operación de cataratas, por ejemplo.

Puede ocurrir de manera espontánea en personas mayores. Debido al deterioro del cuerpo vítreo (una masa transparente que se encuentra junto a la retina).

La miopía se revela como un factor clave. El 40% de los desprendimientos de retina ocurren en ojos miopes. Y cuanto mayor es la miopía, mayor riesgo hay de sufrirlos.

Algunas personas con enfermedades como la diabetes también pueden ser más propensas a sufrir este problema.

Por último, la herencia genética juega un papel importante. Si tenemos un historial en nuestra familia donde se haya sufrido esta enfermedad, podemos ser más propensos a tener un desprendimiento de retina.

¿Cuáles son los síntomas?

Este problema ocular no causa dolor ni molestias, el desprendimiento de retina es indoloro y puedes no percibirlo, incluso achacando su falta de visión a cualquier otro factor circunstancial o clínico. Por lo tanto, es muy importante que se revise la vista si le aparecen estos síntomas visuales:

Moscas volantes (miodesopsias): se perciben unos puntos negros flotantes que se desplazan al mover el ojo.

Destellos de luz (fotopsias): suelen aparecer cuando el desprendimiento de la retina ya ha ocurrido.

Cortina negra: alguna parte del campo visual se ve tapada por una especie de cortina.

Pérdida de agudeza visual: suele ser significativa e ir acompañada de una distorsión de las imágenes.

Así que, ya sabe, si en algún momento padece alguno de estos síntomas, no dude en acudir a un especialista, pues puede que haya sufrido un desprendimiento de retina u otro problema de gravedad que puede empeorar si no lo trata a tiempo.

Mejor prevenir que curar

Siempre es mejor adelantarse a los problemas, y más cuando se trata de problemas de salud, no podemos prever qué nos va a suceder, pero sí podemos estar alerta para no lamentarnos después.

Para ello, son fundamentales las revisiones periódicas, gracias a ellas nos podremos adelantar a los acontecimientos y solucionar problemas más pequeños para que no vayan a más, incluso lograr que no lleguen a suceder.

Causas como la herencia genética son factores que no podemos cambiar, a veces ni siquiera sabemos que esto ha sucedido en nuestra familia, preguntar en su entorno familiar para estar informado sobre ello es muy importante.

El 90% de los desprendimientos de la retina se pueden curar, pero la curación suele implicar una intervención quirúrgica, y en algunos casos alguna cirugía más.

Por eso son fundamentales las revisiones periódicas con especialistas que pueden guiarle en la prevención del desprendimiento de retina y otros problemas y trastornos oculares.

La salud de los ojos es fundamental, el no poder ver y apreciar las bellezas que te puede otorgar el mundo externo suele ser un golpe emocional muy fuerte, mucho más si antes podías ver a la perfección; este tipo de cambios suelen causar efectos secundarios en las personas.

Desde la Sociedad de Oftalmología de Santiago del Estero aconsejamos ir regularmente a realizarse chequeos visuales, así poder detectar a tiempo si existe alguna irregularidad no sólo con la retina, sino con la visión en general. Es necesario asistir a un oftalmólogo todos los años, aunque esto siempre va a depender de tu condición visual, de tu edad u otras causas, en principio con ir una vez al año es suficiente para saber si todo está correcto.


Más noticias de hoy