×

Vinales y Roberto Carabajal apostaron por Carlos Paz

La agrupación Vinales, creada por el santiagueño Andrés Acuña, estrena en su nuevo disco “Déjame morir”, canción inédita de una colombiana que ya le compuso temas para Jorge Rojas.

- 21:47 Pura Vida

Vinales y Roberto Carabajal, en tiempos donde reina la incertidumbre como consecuencia de la pandemia del coronavirus, arrancaron muy bien con “El Legado”, espectáculo que durante los miércoles de enero y febrero presentarán en Carlos Paz.

Ezequiel Palacios (el santiagueño Andrés Acuña y Leonardo Cuello son los otros dos integrantes), del conjunto Vinales, habló con EL LIBERAL, vía Zoom, acerca de “El Legado”, la participación de Roberto (padrino artístico de esta formación) y de cómo avizora el desenvolvimiento de los espectáculos en la villa veraniega cordobesa.

Tanto Roberto como Vinales son innovadores en cuanto a las formas y los contenidos en sus respectivas concepciones sobre el canto nativo. Roberto, con su tío “Cuti” Carabajal, conformó uno de los dúos memorables e innovadores del folclore. Vinales, en tiempos donde lo electrónico primaba en las fusiones, hizo una versión en inglés de “Añoranzas” bajo el provocativo nombre de “Añoration” que hizo saltar a los puristas del folclore.

¿Cómo concibieron el espectáculo con el que transitan la temporada teatral en Carlos Paz?

El año pasado cuando nos conoció Roberto Carabajal nos quiso apadrinar. Después con esto de que no hay festivales, de que no se puede hacer nada con el folclore tradicional, porque tampoco hay peñas, se le ocurrió quedarse en un solo lugar, y hacer Carlos Paz, y qué mejor que hacer una obra como “El Legado” que es el traspaso del folclore tradicional al folclore un poquito más estilizado, de la mano de Andrés Acuña.

¿Qué repertorio han elegido para este show?

Hay un repertorio tradicional que tiene que ver con Roberto, y otro totalmente nuevo que tiene que ver con nosotros, con Vinales, con un folclore que sigue la métrica para que se pueda bailar, para no irnos del folclore tradicional, pero con sonidos un poquito más nuevos, y al mismo tiempo algo más tradicional que el anterior folclore que veníamos haciendo con Vinales.

¿Qué buscan con esta mixtura?

Primero, seguir una línea, el estilo de Vinales, en donde predominen más las voces antes que los sonidos electrónicos a que los venimos sacándolos desde hace dos años y medio, pero ahora queremos que las voces predominen.

¿Qué expectativas tienen en virtud al contexto que estamos viviendo y a la temporada atípica que se está viviendo tanto en Carlos Paz como en Mar del Plata?

A corto plazo, poder terminar la temporada porque se vive una gran incertidumbre, no se sabe qué va a pasar. Por suerte, en Carlos Paz, siguen las obras, porque en Mar del Plata ya se están bajando muchas. Por eso, por lo pronto, queremos poder terminar la temporada entre febrero y marzo y, a futuro, poder hacer una gira con esta propuesta.

¿Cómo fue el debut?

Arrancamos hace dos miércoles con localidades agotadas, cumpliendo con todas las medidas de protocolo. Y la respuesta del público fue muy buena. Se sorprendió porque este show es totalmente distinto al de las temporadas anteriores. El del año pasado estuvo muy bueno, ganamos un Premio Carlos, y éste es completamente renovado. En el debut hicimos un final dedicado al amor, a la esperanza, un gracias a la vida, pero vamos cambiando los finales. En la presentación que le siguió al estreno hicimos un homenaje a Horacio Guaraní. A la gente le gusta y quiere volver para disfrutar de otro final, que siempre es sorpresa.

En esta nueva propuesta de Vinales dejan los sonidos electrónicos y se vuelcan más a las voces...

Ese trabajo que Andrés (Acuña) hacía con los sonidos electrónicos, ahora lo hace con las voces, con sonidos vocales. Hay notas que tenemos que ensayar miles de veces hasta que salen porque son disonante, acordes, voces al frente... Además tenemos la parte individual de cada uno, y tres estilos diferentes. Leo tira más a lo latino; yo, al pop, y Andrés es más rockero. Así que la propuesta fusiona no sólo tres voces, sino tres estilos. En el disco “Luchar es mi razón” hay un mix de zambas, por ejemplo, “Piedra y camino” y “Criollita santiagueña”, una zamba a piano, que parece melódico, el que escucha no sabe si es zamba o no es zamba, pero el que conoce de música, de métrica, sí. Y ahora tenemos en el nuevo disco, “Ave de Cristal”, un homenaje a los 50 años de Los Kjarcas, con mucha energía en las voces, y muchas voces. l


Más noticias de hoy