×

Femicidio: carnicero mató a su concubina con un cortafierro y luego se arrojó bajo un camión

El sangriento hecho ocurrió cerca de las 5.20 en el barrio Las Palmeras. Una vecina que iba a buscarla la encontró en el piso, en medio de un gran charco de sangre. La Fiscalía trabajó en el lugar.

- 23:11 Policiales

Eran las 5.40 de la mañana del sábado. Las luces de un nuevo día comenzaban a asomar, y el personal de guardia en la Comisaría 55 fue alertado de que en una casa sobre avenida Centenario, en el barrio Las Palmeras, se había producido un femicidio.

La voz del otro lado del teléfono le indicaba a los uniformados que dentro de la casa, aparentemente, se había producido una discusión, y posterior pelea de pareja. Lo único cierto era que el cuerpo de una joven madre yacía en el piso, en medio de un charco de sangre.

Rápidamente la policía llegó al lugar. Allí encontraron sobre una cama a María Belén Montenegro, de 23 años, quien convivía en ese domicilio con sus hijos y su pareja, Raúl Alberto Rodríguez, de 55 años.

La ausencia del hombre no fue de relevancia en ese momento, ya que los efectivos procuraban rápidamente asistir a la víctima y trasladarla a su centro de salud. La ambulancia del Puesto Sanitario llegó de urgencia al inmueble y trasladó a la mujer al Hospital Distrital de Colonia Dora.

A causa de las lesiones que tenía fue derivada de urgencia al Hospital Zonal de Añatuya, pero las graves heridas que presentaba no le permitieron llegar con vida a este último nosocomio, pues falleció en el camino.

Los policías todavía recababan información en el lugar cuando recibieron una segunda alerta. En este caso era de un camionero que informaba que sobre Ruta Nacional 34, cuando transitaba a la altura de esta localidad, un sujeto salió imprevistamente desde medio las malezas y se arrojó delante del camión. El chofer contó que no pudo evitar la colisión y terminó arrollándolo. El sujeto murió en el acto.

Una vez constituido en el kilómetro 552, de la mencionada arteria nacional, llegaron algunos curiosos que rápidamente identificaron al fallecido. Se trataba de Rodríguez, y ya el “círculo” iba cerrando para los uniformados.

Las primeras versiones que tenían era que la pareja había discutido, el hombre la había golpeado y se había ausentado de lugar.

Cuál fue el motivo de la discusión, nunca quedará aclarado del todo. Ya que tanto la víctima como el victimario murieron prácticamente en el mismo horario. Lo que sí saben los vecinos es que la pareja “venía con problemas”. Residían en la misma casa, pero estaban separados de hecho.

Ante la tragedia del femicidio seguido de suicidio, la Dra. Alejandro Sobrero se trasladó al lugar junto con expertos de la División Homicidios y Delitos Complejos de ciudad Capital. También peritos de Criminalística trabajaron en la casa y sobre la ruta.

Según se supo, en el interior de la vivienda los efectivos encontraron un cortafierro con el que el asesino golpeó a su pareja, con quien tenía tres hijos. También secuestraron dos celulares y otros elementos relacionados con la investigación.

El cadáver de la joven fue trasladado a la morgue del hospital Independencia para ser sometido a autopsia, mientras que el cuerpo de su agresor fue entregado a sus familiares después de una inspección ocular.

Hubo dos episodios de violencia, según testigos 

Hubo dos episodios de violencia, según testigos

Si bien las fuentes judiciales confirmaron que no había denuncias en contra de Rodríguez por violencia de género, algunos testimonios de vecinos entrevistados por las autoridades, daban cuenta de un hecho llamativo. En el mes de julio del año pasado, María Belén estuvo internada por golpes internos que le habían producido una hemorragia.

Los vecinos sospechaban de violencia de género, pero ella habría manifestado en la oportunidad que por “cambiar un foco de la luz se subió a un balde, tropezó y cayó pesadamente al suelo”. A nadie le había cerrado esa versión, pero ella nunca denunció nada. Aunque sí lo habría hecho en la intimidad, confiándole a sus amigos y rogándoles que no dijeran nada.

Además se supo que la pareja estaba separada desde hace más de dos años, pero convivía en la misma casa. Por esa razón la joven habría iniciado una incipiente relación con otra persona. Esa habría sido la excusa del asesino para ultimarla.

Se ubicó estratégicamente para suicidarse

Todos creen que el hombre salió convencido de que había terminado con la vida de su pareja. Decidido a quitarse la vida, caminó los 600 metros que separan su hogar de la ruta nacional 34.

Esperó agazapado en la banquina, y cuando vio la proximidad de un camión, corrió y se arrojó debajo de las pesadas ruedas. Esa acción sorprendió al conductor y no le dio tiempo a ninguna maniobra evasiva.

El chofer del camión declaró ante la Fiscalía que Rodríguez habría analizado perfectamente el suicidio. Se tiró del lado del conductor para que el rodado “lo chocara de lleno”, así se asegurara un impacto certero y fatal, revelaron las fuentes.

El sujeto era carnicero y todos los días se levantaba temprano para ir a trabajar, al igual que la víctima. Familiares manifestaron que la noche del viernes habían cenado todos juntos y estuvieron con la pareja hasta cerca de la 1.30 y “todo estaba bien”.

Las pesquisas sostienen que hasta el momento no hay elementos que hagan suponer que tenía todo premeditado, pero no descartan ninguna hipótesis.

Ayer en medio de la congoja, familiares y amigos de Rodríguez lo despedían en una ceremonia íntima, para luego darle cristiana sepultura en el cementerio local. Por protocolo sanitario, el velatorio duró un par de horas, y luego sus restos fueron trasladados hacia el cementerio.

Minutos antes había escrito a una amiga

Una amiga y vecina de la joven fue la primera en llegar a la casa. Según se supo María Belén le había enviado un mensaje de WhastApp a su compañera de caminata, manifestándole que estaba próxima a alistarse para salir como todos los días.

Minutos más tarde, la vecina tocó el timbre de la casa. Allí vio salir al homicida y al ver que la joven no salía, ingresó hasta su habitación. La escena era desgarradora. La joven tenía el rostro desfigurado por los golpes que había recibido. La Justicia tomó declaración a la amiga de la víctima.

La noticia corrió como reguero de pólvora en la pequeña localidad del departamento Avellaneda. María Belén era conocida en la comunidad. Tenía muchos amigos y compañeros de estudios, ya que el año pasado, a sus 22 años, con mucho esfuerzo, había terminado sus estudios secundarios y obtenido el título. Tenía muchas ganas de progresar y seguir estudiando.

María Belén había conocido en la adolescencia a su victimario. Allegados indican que a los 14 o 15 años, ya se había puesto de novia con Rodríguez -quien le llevaba muchos años-, pero aún así habían vivido tiempos felices, y fruto de esa relación nacieron tres niños.

Aunque como en toda relación, aparentemente hubo altibajos y desavenencias sentimentales, según había dejado entrever a sus amigos la víctima de este brutal femicidio.

Dolor en las redes por el brutal asesinato 

El colegio donde la víctima cursó su secundario, la despidió a través de las redes con un comunicado: “La comunidad educativa del Colegio Hipólito Yrigoyen se une al profundo dolor por el fallecimiento trágico de nuestra alumna María Belén Montenegro”.

“Una vida truncada a mano de un femicida; nos causa impotencia, bronca, y mucha tristeza, ya que fuimos testigos del gran sacrificio que hizo el año pasado para terminar sus estudios secundarios. Tenía como proyecto de vida siempre superarse, a pesar de todos los obstáculos que se encontraba en el camino. Siempre con la idea de salir adelante, haciendo tiempo para ser alumna, para su vida familiar y sobre todo para la crianza de sus tres niños”, reza el texto.

“Que Dios dé fortaleza y bendiciones a las personas que se encargarán del cuidado de sus hijos. Rogamos una oración a su memoria y consuelo a su familia. Que en paz descanse nuestra querida María Belén Montenegro”, finaliza el comunicado.

Cecilia escribió: “La muerte es de por sí un tema existencial difícil de aceptar. Pero la muerte por violencia de género es inaceptable y absolutamente repudiable. Sé que no fue nada fácil sostener el proyecto de vida que elegiste, construir tu familia y terminar tus estudios... pero lo conseguiste!!! Con tu siempre presente sonrisa en la cara, parlanchina y explicando que llegabas unos minutos más tarde a clase para atender a tu bebé. Te atesoro en mis recuerdos Belén y por vos y por todas sostengo en alto el grito de ‘Ni una menos’”.



Más noticias de hoy