Pura Vida ELEGIDO

Jorge Suárez: Un abogado envidioso

Trabajó en cine, teatro y en televisión. Es un actor respetado. Sus personajes lo han marcado, como el mismo Roberto Planes que interpreta en la telenovela protagonizada por Pablo Echarri y Paula Krum.

15/08/2011 - El teatro es su esencia, pero más allá del lugar cualquier escenario le cabe. Y la televisión también lo tiene entre sus favoritos. Es que tiene talento y camino recorrido. La variedad de personajes que hizo lo convirtió en un actor fundamental.

Jorge Suárez es, en El Elegido, Roberto Planes, ese abogado del estudio de Oscar Nevares Sosa que representa a la envidia, el sexto pecado capital. Es ese abogado torturado por sus problemas sexuales. Es el marido de Lucía (María Carámbula).

”Es un personaje divino. De entrada, me encantó. Sé que me eligieron para hacerlo y que soy el primer actor al que llamaron para ponerme, directamente, en la piel de este hombre con sus conflictos personales y profesionales”, relató Jorge en una entrevista.

Es protagonista de una telenovela donde la realidad, mayoritariamente, supera a la ficción. “Me divierto haciéndolo. La gente me dice en la calle cosas terribles. Ahora, cuando se enteren lo que está por pasar me van a decir cosas mucho peor”, destacó.

Está feliz por la repercusión que tiene su Roberto, ese hombre de moño, que viste elegantemente, que está atento y agazapado para dar el zarpazo y el hombre que se declara fiel al dueño del estudio de abogados donde trabaja.

“La gente es súper cariñosa. La gente quiera cosas que vos dices “cómo puede ser que quiera esto”. El contacto con la gente es muy hermoso. Lo más atractivo de actuar es jugar con esto que habitualmente uno tiene adentro”, puntualizó.

El moñito
Más allá del perfil psicológico de Roberto, el moño que no se lo saca ni para dormir es todo un detalle revelador de su personalidad. “Ya había hecho a un personaje que usaba moño. Fue en una comedia con Guillermo Francella y Luis Brandoni”, evocó Suárez.

”La utilización del moño para el personaje de El Elegido ya es una decisión de la producción. Los otros días fui a Tribunales a grabar una escena y ví a muchos profesionales del Derecho que lo usan. Yo pensaba que nadie se lo ponía”, remarcó.

El actor, que en teatro hace Espejos circulares, contó además que esta particularidad de su atuendo le da la posibilidad de “combinar la faceta más cómica con la realidad que se vive en un estudio de abogados tan especial como el de Oscar Nevares Sosa”.

“Mi personaje, Roberto, es soñado porque le puedo aportar un poco de comedia a esa historia donde todo es muy serio y carnal, a pesar de que es una novela con algo del realismo mágico y vuelo poético”, remarcó.

Oriundo de Villa Crespo, este hincha fanático de Huracán pasó su infancia en el restaurante Moroco de su padre. “Me crié rodeado de gente que no era mi familia. Fui hijo único. Tengo imágenes de mi madre cocinando, sus manos parecían pájaros en el aire, porque pasaban 300 cubiertos por día en un barrio donde había muchos talleres”.

Médico, guitarra, canto, actor…
Jorge Suárez iba a ser médico por imposición familiar. “Uno respira la imposibilidad, la gente no toma en serio a un actor. Mi papá con mucho orgullo decía “mi hijo estudia en el Conservatorio nacional”, evocó con inocultable orgullo.

”Cuando le dije que cambiaba Medicina por el arte dramático me dijo: “Está bien, pero si lo hacés, hacelo bien”. Hacer lo que a uno le gusta implica una gran responsabilidad. Hoy, mi sueño está cumplido. No paré de trabajar y una de las cosas que me mantiene es porque le hice caso a mi padre y porque creo que soy muy talentoso”.

”En cuarto año de la secundaria, una profesora me ofreció actuar en una obra de Marco Denevi, El emperador de la China. Hacía de Primer Ministro. Me impactó mucho el poder del personaje, en qué se podía convertir uno en el escenario”, rememoró.

También evocó que en 2º año fue a ver El lazarillo de Tormes. “Después supe que ahí actuaba Julio Chávez. El tendría 20 años y me gustó mucho. Nunca supe que ese hecho me serviría para tomar la decisión de actuar a los 16 años”.

La televisión
En la tele arrancó en 1992 con Calabromas. “Cuando entrás a la televisión aprendes un código que el actor de teatro no tiene claro. Es algo menos desbordado, en cuanto a la energía y el cuerpo, más contenido. Dentro de la tele el desborde es apenas un desliz”.

Con el tiempo llegaron personajes memorables. En Ilusiones hizo de Pepe, un mozo malhumorado. “Me costó mucho desligarme de él. Suar me llamó para hacer El Loco, y lo hice otro año más. No me podía sacar de encima ese personaje”.
Después llegaría su paso por Casi Ángeles y su Roger, el cocinero de Carola Casini (Araceli González).

El teatro
Desde Otelo hasta su actual Espejos circulares, Jorge revalidó los pergaminos conseguidos en años. Espejos circulares habla de la gente que estudia actuación de grande. Es casi una clínica con una profesora que tiene los conocimientos básicos y los entrega con un amor enorme.
“Cualquiera que haya ido a un curso de teatro o de pintura reconoce esos primeros pasos que la obra pone en escena”, destacó. l

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar