RESOLUCIÓN

ARA San Juan: Nación oficializa los U$S 5 millones por su hallazgo

Macri había garantizado que seguirán los operativos y una recompensa para la búsqueda internacional.

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, firmó la resolución que dispone el pago de una recompensa de $98.000.000 por el hallazgo del submarino ARA San Juan, desaparecido desde el 15 de noviembre pasado. Con un dólar que cerró a $20,22, son U$S4.846.686,45.

El martes pasado, el presidente Mauricio Macri recibió el martes a las 14 a los 32 familiares de los 44 tripulantes del submarino que llegaron desde distintos puntos del país hasta Casa de Gobierno. El encuentro duró una hora, como estaba previsto.

Según confirmó el sitio Infobae, el Presidente les garantizó a los familiares que seguirán los operativos y anticipó que se destinarían más de 4 millones de dólares de recompensa para la búsqueda internacional. Así amplió el presupuesto -ya que el tope hasta ese momento era de 4 millones-, que era uno de los reclamos. Ayer finalmente se confirmó que son casi U$S 5 millones.

Encuentro clave

La reunión entre Macri y los familiares se realizó en el Salón Norte de la Casa Rosada. Todos los familiares con hijos tuvieron, tras el encuentro con el Presidente, una reunión con la titular de Desarrollo Social, Carolina Stanley, para tratar el tema de las becas que el Gobierno nacional se había comprometido a entregarles a los hijos de los 44 submarinistas.

Ahora, el Gobierno analiza distintas alternativas para continuar el rastrillaje luego de que Rusia concluya su cooperación en marzo próximo, aunque tampoco se descarta que la ayuda se extienda más allá de esa fecha, especialmente desde que "el vínculo entre Macri y su par ruso Vladimir Putin se encuentra en su mejor momento", tras el reciente viaje presidencial a Moscú.

Una vez que el buque oceanográfico ruso Yantar abandone las aguas argentinas, el Gobierno deberá seguir a búsqueda con otra nave que pueda prestar el mismo y complejo servicio, para lo cual se barajan varias posibilidades: alquilar un robot de búsqueda profunda, llamar a una licitación internacional para comprar un buque oceanográfico o lograr un acuerdo con empresas dedicadas a este tipo de operaciones, pero que perciban la recompensa ofrecida sólo en caso de éxito.