×

Nicolás Avellaneda no baja los brazos a pesar de la pandemia

Alejandro Tarchini, tesorero del club, comentó que decidieron embarcarse en la competencia nacional pese a los crisis sanitaria.

- 22:34 Deportivo

El Club Nicolás Avellaneda cumple 68 años y, aunque no podrá festejarlo por la crisis sanitaria, sus dirigentes, socios y simpatizantes disfrutan del crecimiento en infraestructura y de los desafíos deportivos en los que viene embarcándose.

Alejandro Tarchini es uno de los referentes del club, no sólo porque fue jugador y hoy es el tesorero sino también porque cumplió todo tipo de rol a lo largo de la historia del “Celeste” del barrio Mosconi.

“Estamos con un poco de angustia, porque nosotros tenemos muchos chicos en el club y también entendemos la realidad. Con esto de volver a una fase, seguir de una y entrar en otra, para los chicos no es facil. Hablamos con los padres para que les hagan entender a los chicos, porque ellos quieren verlo al club abierto, quieren jugar, porque es el espacio de esparcimiento que tienen en el barrio. Y es una barriada grande la que hay en torno a Nicolás”, comentó Tarchini en relación a la crisis sanitaria que afecta a la provincia.

De todos modos, Nicolás decidió embarcarse en el Torneo Federal, la tercera categoría del básquet argentino, y ha podido mantenerse en competencia.

“Gracias a Dios tenemos el apoyo del gobierno, que es nuestro principal sponsor. También están los socios, que es la gente del barrio, que también colaboran, pero ahora está mucho más difícil, porque los partidos son sin público. Antes era un poco más facil, porque los socios querían ir a ver los partidos y hacerse amigos de los jugadores que integran el plantel de Primera División. Hoy estamos en esta situación en la que todo es más difícil”, comentó “Polenta”, que mencionó en su grupo de trabajo al presidente Dr. Daniel Fares y al vicepresidente Walter Díaz.

Consultado con respecto a otros deportes, explicó: “Nosotros teníamos programado incorporar vóley, pero con la inclusión del femenino estamos chocando con la falta de horario. No es un club grande en cuanto a los espacios, tenemos un montón de chicos y estamos con ese inconveniente, siempre teniendo en cuenta el horario de circulación de los días de semana hasta las diez de la noche. Ese es el gran problema, no sólo de Nicolás sino también de todos los clubes de Santiago. Cada vez que nos bajan el horario por restricción, tenemos que sacar una categoría del estadio”.

Para Tarchini no será un día más. Nicolás Avellaneda es como su segunda casa. “Yo no soy solamente ex jugador. Fui entrenador, soy dirigente, me tocó hacer de todo en el club junto con el resto de los muchachos. Armamos un grupo de recreación, que es muy lindo y que apunta a colaborar en el club con todo lo que se necesite”, expresó reconfortado.

Por último, les envió un mensaje a los socios y simpatizantes de Nicolás. “Estamos un poco tristes, porque no vamos a poder festejar mañana. Siempre hacíamos una fiestita, una reunión con los chicos y sus padres, pero ahora no lo vamos a poder hacer. Les pido que nos sigan apoyando para que el club pueda seguir creciendo, a pesar de los inconvenientes que genera la pandemia”, indicó.


Más noticias de hoy