×

La brecha entre el precio de los 0km y los usados se acelera y se postergan los services básicos

Cada vez se dificulta más el llegar al 0km. Mientras tanto, crece el deterioro del parque usado y la suba de costos lleva a postergar reparaciones.

- 22:27 Economía

¿Conviene cambiar el auto e ir por un 0km o arreglarlo y quedárselo hasta que mejore la situación? ¿Cómo está hoy el mercado? ¿Cuánta diferencia hay para dar el salto del usado al nuevo?

Las dudas que hoy surcan los planes y proyecciones de los santiagueños son muchas. Porque además, el costo de mantener el auto ha sufrido también los efectos de la inflación.

Entre enero y abril, 1.661 santiagueños pasaron por las concesionarias locales a retirar un 0km. El año pasado en el mismo lapso, fueron 1.042. Pero la cifra es engañosa. Los últimos días de marzo y todo abril las concesionarias estuvieron cerradas por la pandemia en 2020. Aún cuando alguien hubiera querido comprar un 0km, no podía hacerlo. El primer cuatrimestre de 2019, el cual fue un año “normal”, fueron 2.079 los santiagueños que compraron un 0km en esos 4 meses. Son datos de la Dirección Nacional de Registro del Parque Automotor (DNRPA).

Si se toma como dato válido de comparación el 2019 contra este año, ambos “normales” por el hecho que las concesionarias estuvieron abiertas, pero, con un 15,6% de inflación en el primer cuatrimestre de 2019 y casi un 17% en el mismo lapso de este año, además de una pandemia que afectó todo este último año, la caída ronda el 20%. Son datos del Indec y consultoras privadas.

Esta semana, un relevamiento realizado por EL LIBERAL arrojó que 5% fue el aumento promedio que tuvieron los 0km. ¿Qué significa ese porcentaje? En un 0km que cuesta 1,5 millón, un 1% de aumento equivale a $15.000. Ese 5% implican unos $75.000 más que subió el auto. Esto es entre abril y mayo. De un mes a otro. Para tener un punto de comparación se puede citar el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) que el Gobierno estableció recientemente: $23.544 a partir del 1 de abril. La suba del 5% fue equivalente a poco más de 3 SMVM.

Pero, en el acumulado del año, la suba promedio es 24%.

Precios en ascenso

En este contexto de precios en ascenso, hay modelos que pasaron de $1.300.000 en marzo a $1.459.000 en mayo, a lo que hay que agregar costos de patentamiento, flete y otros. Es el caso de un auto pequeño, entrada de gama de una marca popular.

A su vez, en abril, el vehículo más económico, también entrada de gama de otra marca similar, costaba $1.549.000, pero esta semana, el mismo auto, cuesta $1.650.000. Un 6% más. O sea $100.000 más. En este caso, con todos los gastos incluidos. Pero la diferencia de precios de un mes a otro fue de 4 SMVM.

Pese a que las ventas vienen bajas, los precios de los autos pisan el acelerador por arriba de la inflación, mientras los salarios van con el freno de mano puesto. Hasta ahora, la suba salarial de los sectores que ya cerraron paritarias, lo hicieron -salvo excepciones- con aumentos escalonados promedio del 33% que terminarán de ingresar a los sueldos en marzo del 2022. La inflación en este primer cuatrimestre, promedia ya el 16%. El Gobierno estimó 29% para todo 2021. Las consultoras privadas más mesuradas señalan un 44%. La próxima semana, el Indec informará oficialmente cuál fue la inflación de abril. Allí se precisará cuánto subió en el cuatrimestre.

Los problemas del recambio 
y el mercado de los usados

Los problemas del recambio y el mercado de los usados

Para el presidente de la Cámara de Comercio Automotor (CCA) local, Juan Maidana, “los precios de los usados van acomodándose mes a mes según el aumento de los 0km. Pero no es algo automático”. En las concesionarias vislumbran un escenario complicado para las ventas.

“En Santiago, en abril, las ventas de 0km cayeron 23% con respecto de marzo de este año y los usados más: un 32%. En el país, la baja es del 13% en los 0km”, indicó. En su perspectiva, los próximos meses no serán mejores. “Este escenario se va a acentuar en los meses venideros por el faltante de 0km que es un problema de todas las marcas”. Puntualizó que “los usados están con dos problemas. Uno es el aumento de los precios sobre los porcentajes históricos por la falta de 0km (en especial de modelos importados). Al faltar los 0km, el usado está sobrevalorándose. El segundo problema es la financiación, porque los créditos prendarios están caros y dejan una cuota alta para los ingresos actuales”.

En este contexto, hay una polarización “muy fuerte” en la demanda “de los autos semi nuevos y de autos baratos”. Agregó que “la franja media de usados está prácticamente sin demanda, son los que tienen precios que van de $700 mil a $1,5 millón”.

“Traen el auto solo cuando hay una necesidad muy grande”

“Desde el año pasado que viene mal para todo el ramo nuestro. La gente no quiere gastar en arreglar el auto porque está pensando en comprar comida. El laburo se ha reducido un montón. La gente llega al taller cuando tiene una necesidad muy grande, porque le han chocado un guardabarro o porque no se le abre la puerta por un choque, ahí recién viene al taller”.

Para Miguel Almaraz, chapista y pintor con un taller sobre la calle Libertad, el trabajo se ha reducido ahora “a reparaciones chicas, golpes, la picadura de chasis. Estamos trabajando a la mitad de lo que se trabajaba antes de la pandemia”, explicó. Agregó que “la gente ha reducido mucho el hacer cosas grandes porque no le alcanza para mantener el auto”.


Más noticias de hoy