×

Economistas anticipan un fin de año "caliente" para la inflación y con riesgo cambiario latente

Para los analistas, el cierre del año será con una inflación mayor al 50%, pero para el 2022 la prevén más cercana al 60%. Hay riesgo de shock inflacionario.

- 23:57 Economía

Tres economistas consultados por EL LIBERAL anticiparon que se viene un diciembre "caliente" en materia inflacionaria, situación que se extenderá a buena parte del año venidero a la par que destacaron que existe un riesgo de crisis cambiaria más aguda de lo que se vivió hasta ahora con las medidas adoptadas esta semana por el Banco Central e indicaron que un acuerdo con el FMI antes de marzo, puede distender levemente la presión cambiaria, pero que la inflación seguirá en números elevados.

Los economistas Agustín Etchebarne (FLyP), Jorge Colina (Idesa) y Gabriel Rubinstein (GRA Consultora) señalaron cuál será el escenario económico de fin de año y el inicio del 2022.

En primer término, Agustín Etchebarne al ser consultado por EL LIBERAL sobre la perspectiva inflacionaria para este cierre de año indicó que "el panorama de inflación está muy complicado. La inflación va a superar el 50% anual. Pero, el segundo problema es que hay una enorme cantidad de inflación reprimida, es decir, precios congelados que han crecido por debajo de la inflación, tarifas que están retrasadas y que hoy en el gasto de las familias representan la mitad de lo que representaban hace tres años".

En este sentido, agregó que también "el cepo cambiario ha retrasado el tipo de cambio oficial con respecto al tipo de cambio libre, el contado con liquidación ó el mercado "blue" del dólar, con lo cual hay una inflación reprimida, además hay un cepo cambiario que complica las importaciones porque como caen fuerte las reservas del Banco Central, están complicando las importaciones para frenar la salida de dólares".

Pero, esta situación, "genera un problema en la economía real, como por ejemplo la escasez de neumáticos y otros productos que también dificultan la producción y el comercio, en el mercado real".

Etchebarne, añadió que “a este panorama de inflación e inflación reprimida, hay que sumarle el balance del Banco Central que está muy complicado, con una deuda remunerada que supera el 140% de la base monetaria del total de billetes y monedas, que rinde una tasa del 45% anual lo que equivale que se necesita el 60% de la base monetaria de emisión para cubrir nada más que los intereses de esa deuda del BCRA que viene creciendo a un ritmo fenomenal”.

Añadió que “si no se hace nada con ello, y se suma el déficit fiscal de 5 puntos del PBI que tendrá en 2022 el Gobierno, es una deuda del 250%, como eso no es posible afrontar, lo más probable es que vayamos a tener en 2022 un shock inflacionario en el bolsillo de las familias y va a llegar muy probablemente por un aumento de las tarifas incluso por encima de la inflación y, a su vez, por un ajuste del tipo de cambio que tiene que tener un salto para poder equilibrar el exceso de deuda remunerada del BCRA y lo van a hacer en 2022, porque es un año sin elecciones y lo más probable es que traten de hacerlo cuanto antes”.

A su vez, indicó que “es probable que se llegue a un acuerdo hasta marzo, porque a las dos partes les conviene. El FMI va a exigir un programa escrito de qué es lo que debe hacer que la Argentina probablemente no cumplirá como no se cumplió los 24 acuerdos previos, pero va a dar un poco de aire y optimismo que va a ser breve porque no se soluciona el problema inflacionario los dos años próximos van a ser complicados”.

Para el economista, “tenemos un doble problema económico y social por eso creo que podemos tener un tercer problema que es el político. Si el gobierno no logra encauzar todos estos problemas está la posibilidad que haya una mayor salida de depósitos en dólares o si hay un mayor susto, puede derivar en una crisis política como ha pasado en otras ocasiones que incluso se ha anticipado el final de mandato, creo que vienen dos años complicados”.

"Hay un riesgo de crisis cambiaria entre enero y marzo

El economista Jorge Colina, presidente del Instituto para el Desarrollo Social de la Argentina (Idesa), al ser consultado por EL LIBERAL respecto a cómo se presentará este año en materia inflacionaria, indicó que "en fin de año siempre hay mayor presión inflacionaria porque hay mayor emisión monetaria, el sector público tiene que pagar aguinaldos, hay que cerrar cuentas con los proveedores, aumentan las jubilaciones, por eso se produce una fuerte presión en el mercado cambiario en enero y es posible que este enero, esté muy movido por el dólar paralelo".

A su vez, sobre la posibilidad de una disparada del tipo de cambio, indicó que "hay riesgo de crisis cambiaria, en enero, febrero, marzo, no más allá de abril" a la par que indicó que "el tema de la inflación va a seguir creciendo, no mucho, no se va a desbocar, pero creo que el año próximo va a estar en el orden del 50 al 60%, 55% pero no va a haber un desboque".

El analista, sostuvo que este año, "la inflación va a terminar en 52 ó 53%, porque el año pasado la tasa fue más alta, va a ser mayor recién en el año 2022".

Asimismo, sobre cuánto cambiaría este escenario un acuerdo con el FMI, apuntó que “el acuerdo con el FMI no destraba nada. Hoy nadie le presta al país y sin estar en incumplimiento con el FMI. El hecho que se negocia con el FMI para empezar a pagarle más tarde, no va a significar que los mercados le van a volver a prestar a la Argentina, la clave para la Argentina está en bajar el déficit fiscal, con o sin el FMI”.

Rubinstein prevé más presión al dólar: "las reservas del Central son negativas"

El economista ex jefe de gabinete de Roberto Lavagna, Gabriel Rubinstein, señaló que este mes y el próximo, "la presión inflacionaria va a estar en 3,5%, no creo que cambie mucho". Pero, destacó en relación al dólar que "lo que puede aumentar es la brecha cambiaria –entre dólar oficial y el resto de los tipos de cambio- en la medida que no se haga un acuerdo rápido con el FMI en las próximas semanas".

Para el economista, "ese acuerdo con el FMI es fundamental para descomprimir la situación, tiene que haber señales fuertes en diciembre aunque no se firme aún el acuerdo, pero debería firmarse en enero, porque esperar hasta marzo es muy arriesgado".

Puntualizó que "las reservas netas y líquidas del Banco Central son negativas, así que esperar no es un buen consejo para la Argentina porque puede precipitar más la brecha cambiaria, salida de depósitos de argendólares, medidas desesperadas del Banco Central y del Gobierno, como todas estas que estamos viendo en estos días". Respecto de qué otras medidas podría adoptar el Central para ampliar más el cepo, indicó: "No sé muy bien qué podrían hacer más que restringir importaciones".

Asimismo, sobre el acuerdo con el FMI agregó que “el acuerdo con Fondo puede ayudar a descomprimir las expectativas negativas y a bajar la brecha por ese lado. Por otra parte, se supone que con un acuerdo con el FMI se va a hacer un proceso de mejora fiscal, un proceso de menor emisión, la cotización del contado con liquidación va de la mano de la emisión monetaria, se supone que vas a tener un ritmo de devaluación del contado con liquidación por debajo del ritmo de devaluación del dólar oficial y la brecha va a ir bajando y quizá se puede pasar de 100 a 70 en un año y mejorando el mercado cambiario, pero viene como algo lento pero dificultoso”.


Más noticias de hoy