×

Volver a misionar, luego de tres años, en el paraje Obraje María Angélica

El objetivo principal fue profundizar la relación, crear lazos, llevar la Palabra de Dios a los niños y las familias.

- 00:05 Interior

Un grupo misionero de ex alumnos del colegio Cardenal Copello de la provincia de Buenos Aires regresó prácticamente luego de tres años al paraje Obraje María Angélica, ya que la pandemia les imposibilitó este último tiempo la tarea de misionar. Veintiún misioneros compartieron una semana con las familias y los niños de dicha localidad desde el 17 al 23 de julio.

Se hospedaron en la Escuela Nº 668 de Obraje María Angélica y vivieron una semana llena de fe. Todas las mañanas los niños llegaban a las 9 a la escuela para desayunar, y luego, realizaban juegos, catequesis y actividades hasta la hora del almuerzo, que era compartido entre los niños y misioneros.

Tras el almuerzo, los misioneros salían diariamente de visita por las casas desde San Isidro hasta El Aibal, y charlaban con las familias y compartían lecturas y la Palabra de Dios. El día finalizaba a las 17, ya que ese era el horario de la celebración de la Palabra, animada por el hermano Claudio, referente del grupo. El viernes 22, el padre Ezequiel Ruíz, párroco de la iglesia Ntra. Sra. del Valle y San José de Tintina, los acompañó y celebró una misa en la capilla cercana a la escuela.

A lo largo de toda la semana, se vivió un clima hermoso de fe, alegría y amistad. Los niños se levantaban contentos en sus vacaciones, para compartir el día con los misioneros y darles toda su alegría y amor, lo mismo que sus respectivas familias, según relataron los jóvenes misioneros.

Para finalizar la semana, organizaron una cena a la canasta donde las familias acercaron comidas para compartir, escucharon música, bailaron chacareras, y jugaron con los niños. Una semana llena de lindos momentos que se cerró de la mejor manera.

El objetivo principal de la misión fue profundizar la relación, crear lazos, llevar la Palabra de Dios a los niños y las familias de ese paraje alejado e inhóspito del departamento.

"Esta es, fue y será una experiencia que les explotó el corazón de amor", concluyeron los misioneros.


Más noticias de hoy