×

La dimensión histórica de la derrota

- 10:32 Opinión

Por Mariano Caucino.  Especialista en relaciones internacionales. Ex embajador en Israel y Costa Rica.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner condujeron al peronismo a la peor derrota electoral de toda su historia. Infinidad de análisis podrán hacerse sobre las causas de la debacle del kirchnerismo en estas elecciones pero lo cierto es que la magnitud de la caída tiene características históricas.

Nunca antes, en elecciones libres, el partido fundado por Juan Perón había perforado el piso del tercio de los votos.

El 24 de febrero de 1946, la fórmula Perón-Quijano obtuvo casi el 54 por ciento de los votos sobre sus contrincantes de la Unión Democrática, Tamborini-Mosca, quienes alcanzaron casi el 44 por ciento de las voluntades. En las elecciones que siguieron de marzo de 1948 (legislativas), diciembre de 1948 (para la Asamblea Constituyente del año siguiente), 1951 (presidenciales) y 1954 (legislativas y para cubrir la Vicepresidencia), el peronismo con sus diferentes denominaciones obtuvo porcentajes que oscilaron entre el 55 y el 64 por ciento de los votos.

La Revolución Libertadora puso fin al gobierno de Perón en septiembre de 1955 y el Justicialismo estuvo proscripto en las elecciones sucesivas, hasta su regreso al poder en 1973. Aquel año, el 11 de marzo Héctor J. Cámpora-Vicente Solano Lima obtuvieron el 49 por ciento de los votos. Seis meses más tarde, el líder del Justicialismo hizo la mejor elección de su vida. La fórmula Perón-Perón alcanzó el 62 por ciento de los votos.

En 1983, el peronismo perdió la primera elección presidencial en elecciones libres. La fórmula Luder-Bittel obtuvo el 40 por ciento de los votos, detrás de Alfonsín-Martínez, que llegaron al 52 por ciento. En las elecciones legislativas de 1985, triunfó la UCR con el 43 por ciento y el peronismo concurrió dividido entre el Partido Justicialista (oficial) y el Frente Renovador, liderado por Antonio Cafiero y Carlos Grosso, sumando entre ambos el 36 por ciento de los sufragios. Dos años más tarde, el PJ alcanzó el 41 por ciento de los votos triunfando sobre la UCR, que logró el 37 por ciento.

En 1989, el peronista Carlos Menem se impuso con el 47 por ciento de los votos sobre Eduardo Angeloz, que obtuvo el 37 por ciento (sumando las dos fórmulas que lo promovían). En las elecciones legislativas de 1991, 1993 y 1994 (constituyentes), el Justicialismo triunfó en los comicios con porcentajes que oscilaron entre el 37 y el 43 por ciento de los votos. En 1995, Menem fue reelecto con el 49 por ciento de los votos. Dos años después el peronismo volvió a ser derrotado, en este caso por una alianza constituida por la UCR y el Frepaso, pero consiguió el 37 por ciento de los sufragios.

Fernando de la Rúa derrotó con el 48 por ciento de los votos a Eduardo Duhalde (38 por ciento) en las elecciones presidenciales de octubre de 1999. En 2001, el Justicialismo triunfó en los comicios legislativos con ese mismo porcentaje.

En 2003, el peronismo concurrió dividido en tres fórmulas presidenciales -debido a las disposiciones adoptadas en el infausto Congreso de Lanús- consiguiendo un voto consolidado del 60 por ciento de los votos (24 de Menem, 22 de Néstor Kirchner y 14 de Adolfo Rodríguez Saa). En 2005, el Peronismo volvió a dividirse entre el Frente para la Victoria (kirchneristas) y el PJ tradicional sumando entre ambos más del cincuenta por ciento de los sufragios.

Dos años más tarde, Cristina Kirchner fue elegida Presidente de la Nación con el 46 por ciento de los votos. En 2009, el Peronismo volvió a dividirse y el Frente para la Victoria cayó al 30 por ciento de los votos, mientras que el Peronismo Federal sumó el 8 por ciento. Cristina Kirchner fue reelecta dos años después con un imponente 54 por ciento de los votos. En 2013, el Peronismo volvió a fracturarse y sumó entre el Frente para la Victoria y el Frente Renovador casi el 50 por ciento de los votos (32 y 17 respectivamente en el consolidado nacional).

Mauricio Macri se impuso en el ballotage sobre Daniel Scioli en las elecciones presidenciales de 2015. En primera vuelta el PJ había obtenido en primera vuelta el 38 por ciento de los votos. En 2017 la suma del Peronismo Federal y Unión Ciudadana (kirchneristas) sumaron a nivel nacional el 35 por ciento de los votos, siendo superados por la coalición Cambiemos liderada por Macri, que obtuvo el 41 por ciento.

En 2019 el peronismo derrotó a Cambiemos por ocho puntos (48 a 40). En las elecciones primarias que tuvieron lugar el domingo pasado, el Peronismo de la mano de la Administración Fernández-Kirchner perdió las elecciones por algo más que unos diez puntos porcentuales (40 a 30).

El largo recorrido electoral demuestra que el Peronismo ha triunfado y ha perdido elecciones a lo largo de la historia. Pero aun cuando fue derrotado, nunca había perforado su piso histórico del tercio del electorado.

Es este tal vez uno de los datos más relevantes de la magnitud histórica de los comicios que se sustanciaron el 12 de septiembre.

Más noticias de hoy