×

Los trastornos alimentarios pueden aumentar el riesgo de retinopatía diabética

Por el Dr. Ricardo Passone. Sociedad de Oftalmología Santiago del Estero.

- 21:26 Opinión

Es bien sabido por todos que hacerse exámenes de la vista con regularidad es siempre muy importante, pero informar a su médico sobre trastornos alimentarios que pudiéramos estar sufriendo puede ayudar a salvar nuestra visión.

Un nuevo estudio encuentra que las personas con diabetes que también tienen anorexia o bulimia tienen tres veces más probabilidades que otras de desarrollar una afección ocular llamada retinopatía diabética.

La retinopatía diabética se desarrolla cuando los niveles altos de azúcar en la sangre dañan los vasos sanguíneos de la retina, la capa de tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo. Estos vasos sanguíneos pueden hincharse, filtrarse o cerrarse, bloqueando el flujo sanguíneo. A veces, crecen vasos sanguíneos anormales en la retina. Cualquiera de estos cambios puede causar pérdida de la visión y, en última instancia, conducir a la ceguera.

Los resultados resaltan la importancia de la regularidad de las visitas al oftalmólogo para pacientes con diabetes y antecedentes de trastornos alimentarios. Las personas con estas condiciones pueden necesitar exámenes de la vista más frecuentes.


Bulimia y diabetes

Los trastornos alimentarios pueden afectar hasta 1 de cada 5 personas con diabetes, según un nuevo estudio que revela cómo las condiciones combinadas afectan los ojos.

Los investigadores examinaron la información de personas con diabetes y el estudio incluyó a pacientes con anorexia, una condición en la que las personas intentan mantener su peso lo más bajo posible al reducir la ingesta de alimentos. También incluyó a personas con bulimia, que intentan purgar la comida del cuerpo. Los pacientes con uno o ambos de estos trastornos alimentarios tenían el triple de riesgo de desarrollar retinopatía diabética que los pacientes diabéticos sin trastorno alimentario.

No está claro cómo los trastornos alimentarios podrían contribuir a la retinopatía diabética. Es posible que los trastornos alimentarios dificulten el control de los niveles de azúcar en la sangre debido a la ingesta inconsistente de alimentos. También es posible que algunos pacientes diabéticos con trastornos de la alimentación eviten deliberadamente tomar insulina como una forma de controlar su peso.

Las personas con diabetes y trastornos alimentarios necesitan exámenes oculares frecuentes.

Es importante que los oftalmólogos pregunten sobre los hábitos alimenticios, especialmente en pacientes más jóvenes con diabetes, eso se suma a la vigilancia estrecha de los factores del estilo de vida, como el tabaquismo, y los problemas de salud, como la presión arterial alta y el colesterol.

Es posible que los pacientes que tienen antecedentes de anorexia y bulimia deban hacerse exámenes con más frecuencia. Una mayor conciencia es especialmente importante ahora, cuando los trastornos alimentarios nuevos y recurrentes están aumentando tanto en mujeres como en hombres jóvenes.


Atento a los síntomas

Si usted o un miembro de su familia tiene diabetes, consulte a un oftalmólogo frecuentemente para realizarse exámenes de dilatación de los ojos. La retinopatía diabética se puede descubrir incluso antes de que note algún problema de visión; la prevención es siempre fundamental para evitar cualquier enfermedad o afección.

Puede tener retinopatía diabética y no saberlo. Esto se debe a que generalmente no presenta síntomas en sus etapas tempranas. A medida que empeora, notará síntomas como los siguientes:


* Un mayor número de moscas volantes.


* Visión borrosa.


* Visión que cambia de borrosa a clara.


* Ver áreas en blanco u oscuras en el campo de visión.


* Visión nocturna deficiente.


* Notar que los colores se ven atenuados o apagados.


* Perder la visión.


Los síntomas de la retinopatía diabética suelen afectar a ambos ojos.


Diagnóstico


Se le colocarán gotas en el ojo para dilatar (ensanchar) la pupila, esto le permite al oftalmólogo observar a través de un lente especial el interior de su ojo.

Puede que el médico utilice una angiografía con fluoresceína para determinar cuál es el problema en la retina, con este método se le inyecta tinte amarillo (llamado fluoresceína) en una vena, generalmente en el brazo. El tinte se traslada a través de los vasos sanguíneos, y una cámara especial toma fotos de la retina mientras el tinte se traslada por los vasos sanguíneos. Esto demuestra si hay vasos sanguíneos bloqueados o perdiendo líquido, también muestra si están creciendo vasos sanguíneos anormales.

La tomografía de coherencia óptica es una manera de observar en detalle la retina. Una máquina analiza la retina y brinda imágenes detalladas de su espesor, esto ayuda a su médico a detectar y medir la hinchazón de la mácula.

La angiografía por tomografía de coherencia óptica es una técnica nueva que no requiere la coloración de vasos sanguíneos para observar.




ABORDAJE

Su tratamiento se basa en lo que el oftalmólogo ve en sus ojos


Estas son algunas de las opciones de tratamiento:

Control médico Controlar su azúcar en sangre y la presión sanguínea puede detener la pérdida de la visión. Seguir bien la dieta que le ha recomendado su nutricionista. Tomar los medicamentos que le recetó su médico. En algunos casos, un buen control del azúcar incluso puede devolverle algo de visión. Controlar la presión arterial mantiene los vasos sanguíneos del ojo saludables.

Medicamentos Un tipo de medicamento a utilizar se llama anti-FCEV. Estos incluyen Avastin, Eylea y Lucentis. El medicamento anti-FCEV ayuda a disminuir la hinchazón de la mácula, lo que desacelera la pérdida de la visión y puede mejorar la visión. Este medicamento se administra por inyecciones en el ojo. Otra opción para disminuir la hinchazón macular son los medicamentos con esteroides. Estos medicamentos también se administran como inyecciones en el ojo. Su médico le recomendará cuántas inyecciones necesitará y por cuánto tiempo.

Cirugía con rayos láser La cirugía láser puede utilizarse para ayudar a sellar los vasos sanguíneos que sufren pérdidas. Esto puede disminuir la hinchazón de la retina. La cirugía láser también puede ayudar a encoger los vasos sanguíneos y evitar que vuelvan a crecer. En algunos casos, es necesario realizar más de un tratamiento.

Vitrectomía Si tiene retinopatía diabética proliferativa avanzada, su oftalmólogo puede recomendarle una cirugía llamada vitrectomía. Su oftalmólogo extrae el gel vítreo y la sangre de los vasos anormales en la parte de atrás del ojo. Esto permite que los rayos de luz se enfoquen correctamente en la retina nuevamente. También puede extirparle tejido cicatrizante de la retina.

Cómo evitar perder la visión a causa de la retinopatía diabética: Si tiene diabetes, hable con su médico primario sobre cómo controlar el azúcar en la sangre. Un nivel alto de azúcar en la sangre daña los vasos sanguíneos en la retina. Esto causa pérdida de la visión. ¿Tiene presión arterial alta o problemas en los riñones? Consulte a su médico sobre cómo manejar y tratar estos problemas.

Visite regularmente a su oftalmólogo para hacerse exámenes oculares con pupila dilatada. La retinopatía diabética puede detectarse antes de tener problemas de visión. Si nota cambios en la visión de uno o ambos ojos, comuníquese de inmediato con su oftalmólogo. Reciba tratamiento para la retinopatía diabética tan pronto como sea posible. Esta es la mejor manera de evitar la pérdida de visión.

Más noticias de hoy