×

Lo pongo fácil

- 12:24 Opinión

Por Solei.

Como podrán ver, hoy quiero hablarles de los cuerpos gestantes. Me pareció un tema interesante de tratar ahora que pasó el día de “la embarazada”. Primero, pongamos las cartas sobre la mesa. Desde las antigüedades más aburridas de contar, se cree que la única que tiene poder de embarazarse es la mujer, biológicamente, o lo que sea, puedo dar razón pero no sé cómo explicar esto.

Es común ahora cruzarnos con el término “cuerpos gestantes”, desde que se trató el tema del aborto legal en Argentina sobre todo, y es que sí ¿Unx trans no puede embarazarse? ¡Es sólo un ejemplo! Personas no binarias, lesbianas y otras identidades de género que pueden embarazarse.

Entonces, ¿Por qué no nos actualizamos a los tiempos de “hoy en día” y dejamos de festejar de una manera tan cerrada? ¡Fue el día de muchxs! Quiero poner estas palabras aquí para que sepan, mis compañeros LGBT+, que no están solxs.

Estamos todos unidos para seguir enfrentando este tema desde una silla con traje o en las calles con pancartas. Podemos cambiar todo esto si trabajamos juntos, y no solos, tu mamá, tu papá, tus hermanos, tus amigos, no es necesario que seas parte del colectivo LGBT+ para que muestres apoyo por algo tan simple.

Nadie tiene por qué reírse si dices estar a favor de esta postura, o mejor dicho, no debería importar lo que dicen. Sino lo que sufre la minoría, porque seguimos siendo una minoría actualmente.

Y aprovecho para hacer un punto y aparte para hablar de algo que me tiene orgullosa, ¡IVE! Al fin, no sólo nos prohibía ser llamados cuerpos gestantes (aunque estamos tratando esto, poco a poco, lento), también nos obligaban a gestar. ¿Se dan cuenta del enorme paso que fue legalizar el aborto voluntario?

Recuerdo muy bien el día que pasó, yo estaba con mi pañuelo verde en la plaza Libertad, con amigos, y gritamos, gritamos por las que no están. Aplausos, gritos, cantos, unidad. Aquel día, donde mi derecho fue respetado, sentí que el mundo era un poco menos mierda.

Lo que no puedo creer es que, todavía, hay gente peleando por contradecir esta ley. Apelando a cuestiones morales y religiosas que, sin duda, son porque ellos no piensan en nadie más que allá de sus narices.

Quiero decir, hemos visto las cifras y cifras de abortos clandestinos con finales tristes y, todavía, a pesar de eso, incluso con eso, ¡Aún dicen que no!

Recuerdo que la estupidez más grande que pensó los “provida” es que, porque sea legal, todxs abortaríamos. Nadie te pone un cuchillo en el cuello, puedes elegir. Eso es lo hermoso, el derecho respetado de que podamos elegir. Estoy feliz de vivir en un país donde respetan ese derecho.



Más noticias de hoy