×

“Me arruinaron la vida para siempre”, dijo la policía que quedó parapléjica tras ser baleada por una banda de delincuentes

Rocío Villarreal, la sargento de la policía bonarense que fue atacada en 2018 por personas que querían liberar a un preso, habló de cómo lleva adelante su vida, sabiendo que no podrá volver a caminar.

- 18:03 País

Rocío Villarreal, la sargento de la Policía bonaerense que quedó parapléjica luego de ser baleada por la banda que en 2018 intentó copar la seccional de San Justo para liberar a un preso, aseguró esta noche que su “vida cambió para siempre” y que aún le “cuesta salir a la calle”, al tiempo que manifestó estar “contenta” por la condena a 50 años de prisión para cuatro de los acusados, pero “indignada” porque a uno de los hombres que ingresó a la comisaría “lo dejaron en libertad”.

La joven de 28 años dialogó con la prensa anoche y señaló que si pudiera volver caminar, “volvería a ser policía”, que lo desea y “por eso” se esfuerza “mucho” en la rehabilitación para lograrlo.

Villarreal relató los hechos sucedidos el 30 de abril de 2018 en la comisaría Distrital Noroeste 1ra. San Justo, donde “esa madrugada estaba en la oficina de oficial de servicio”.

“Mi compañero me avisa que había entrado alguien, y cuando me levanto para asomarme a la puerta, llego y me encuentro con dos masculinos vestidos de policías. Estaban apuntando, me dicen ‘tirate al piso, quedate quieta’ y yo dije ‘no, no puede ser’, y yo ahí atiné a sacar el arma y ellos me dispararon”, contó la joven.

Luego indicó que recibió “dos disparos y en el instante” cayó “al piso”, pero que “con el miedo que tenía, del piso seguía disparando” y vio como sus “compañeros se levantaron y fueron para afuera”.

“Después vinieron a buscarme, a asistirme y me dijeron ‘ya está’, porque yo todavía estaba tirada en el suelo con el arma en la mano, porque tenía miedo de que vuelvan”, añadió.

La expolicía dijo que estuvo “un año y medio internada” y que tras “la operación de la columna” le “dijeron que no volvía a caminar”, pero lo que “lo más triste” fueron los “quince días sin ver” a su “hija”.

“De ahí, mi vida cambió para siempre, me costó salir a la calle mucho, demasiado, me cuesta todavía igual”, aseguró Villarreal y agregó que su hija es la que la “motiva” y por la que hace “todo lo que pueda para estar bien con ella”.

En ese sentido contó que cuando le preguntan a la nena, de cinco años, que le pasó a su mamá, responde que “dos chicos malos le hicieron daño”.

“Está enojada también, porque dice ‘mamá, yo quiero que vuelvas a caminar’. ¿Y cómo le explico yo, que puede ser que no vuelva a caminar”, señaló entre lágrimas la joven.

En cuanto al fallo unánime del tribunal de La Matanza que hoy condenó a cuatro de los miembros de la banda a 50 años de prisión, Villarreal aseguró estar “contenta” pero “indignada porque al que entró a la comisaría (Daniel Alberto Rodríguez) lo dejaron en libertad".

Es que Rodríguez, que llegó al juicio detenido, finalmente fue absuelto por el tribunal.

“Voy a pedir justicia, para que se haga justicia, de que paguen todos los que tienen que pagar”, concluyó la joven, quien agregó que sus compañeros, a quienes les salvó la vida aquella madrugada, hoy son sus “hermanos”.

Más noticias de hoy