×

Los documentos que prueban las contradicciones por el crucero que venía de África

El buque recibió dos autorizaciones para ingresar al país: la primera el sábado y la segunda el domingo.

- 20:06 País

El crucero Hamburg, proveniente de Cabo Verde, África, continente donde se originó la nueva variante de coronavirus Ómicron que tiene en alerta al mundo, llegó a la Argentina el viernes 26 de noviembre y, a pesar de tener a un pasajero a bordo que había dado positivo en el test de antígenos, fue autorizado a que sus tripulantes y el resto de la gente a bordo bajen de la nave para circular.

Así se desprende de los certificados de Libre Plática de los días sábados 27 y domingo 28. “Liberado. Se declara sin riesgo sanitario”, reza el primero de los documentos. El segundo complementa: “Se eleve el presente informe a todas las autoridades nacionales. El día 26-11-2021 los inspectores de la Dirección de Fronteras y Terminales de Transporte realizamos la toma de temperatura a todos los tripulantes y pasajeros dando todos los registros normales”.

El primer “Certificado de Libre Plática” que le dio vía libre de ingreso al país se firmó el sábado 27 a las 07:30 de la mañana. Y el segundo, más de 30 horas después, el domingo 28 a las 14:45.

Esta doble autorización se produjo por una equivocación de una inspectora del Personal de Fronteras que en forma errada creyó que Cabo Verde, el último puerto que había visitado el crucero sobre el Pacífico, se encuentra en Asia y no en África, donde surgió la nueva variante de Covid-19.

Esta confusión posibilitó la firma del primer certificado el sábado pasado a primera hora de la mañana. El buque fue declarado “sin riesgo sanitario”.

Ambos certificados llevan la firma del responsable de la embarcación y de un inspector del Ministerio de Salud, de lo cual se desprende que la titular de la cartera, Carla Vizzotti, seguramente todavía no había tenido acceso a ellos cuando desmintió la noticia diciendo que los medios de comunicación estaban difundiendo una noticia falsa.

Esto generó que varios pasajeros fueron habilitados a bajar y empezar a circular, pero que luego, cuando llegó la contraorden, tuvieron que aislarlos de imprevisto. El caso más resonante es el de una combi con más de 20 turistas que habían salido hacia el aeropuerto de Ezeiza porque debían tomar un vuelo y debieron regresar.

El comunicado del Gobierno tampoco aclaraba por qué los hisopados a todos los que estaban dentro del crucero se realizaron recién 12 horas después del arribo al puerto de Buenos Aires, ya que el protocolo indica que ante la sospecha de un caso positivo de COVID-19 no se permite el ingreso o egreso de pasajeros y tripulantes hasta que el control sanitario hubiera finalizado.

Según el Ministerio de Salud, el viernes 26 el test de antígenos le da positivo al pasajero afectado y recién el sábado 27 “se dispuso un testeo PCR para todos los tripulantes y pasajeros”. Luego explicaron que el domingo 28 estuvieron todos los resultados y que fueron negativos, incluido el de la persona que había dado positivo. Sin embargo, ese pasajero y sus contactos estrechos quedaron aislados y el resto pudo bajar del crucero.

Otro punto que el comunicado oficial no explica es porque Sanidad de Fronteras autorizó a personal de la Prefectura Naval a subir a la nave para realizar una inspección técnica de rutina a las 08:15 del sábado y a los pocos minutos, luego de haber tomado conocimiento las autoridades sanitarias de la posición geográfica de la Isla de Cabo Verde, los mismos fueron desalojados de la nave y puestos en aislamiento en una dependencia de la fuerza.


Más noticias de hoy