×

Caminar después de comer, más sano que una siesta porque ayuda a bajar la glucosa en sangre

- 13:22 Para vivir mejor

Una revisión de siete artículos reduce a dos minutos el tiempo necesario para reducir los niveles de glucosa en sangre después de comer.

Solamente estar de pie también mejora los niveles de azúcar.

La revisión, publicada en Sports Medicine, menciona también los beneficios de hacer caminatas durante la jornada laboral.

Vamos a dar un paseo para bajar la comida, dirían las abuelas. Y, como en tantas otras cosas, la ciencia le da la razón a la sabiduría popular. Un grupo de científicos ha analizado siete estudios y han concluido que caminar después de comer ayuda más a la digestión y a estar sano que echarse una siesta. Para los perezosos, una buena noticia: bastan dos minutos de andar para reducir la glucosa en sangre.

En un metanálisis, publicado en la revista Sports Medicine, descubrieron que caminar ligero después de una comida, en incrementos de tan solo dos a cinco minutos, tuvo un impacto significativo en la moderación de los niveles de azúcar en la sangre. Ya hace un año, en 2021, una revisión de 51 estudios publicados en la misma revista, concluyó que hacer una sola serie de al menos 30 minutos de cardio continuo dentro de las 6 horas posteriores a comer disminuyó los niveles de glucosa e insulina en las seis horas posteriores a una comida, en comparación a estar en reposo.

Pero la nueva revisión habla de solamente dos minutos de un caminar ligero: fueron suficientes para mejorar significativamente los niveles de azúcar en la sangre en comparación con, por ejemplo, sentarse en un escritorio o tirarse en el sofá. El estudio lo ha recogido The New York Times y asevera, además, que estar de pie también ayudó a reducir los niveles de azúcar en la sangre, aunque no tanto como caminar deprisa.

Es fácil de entender: al andar rápido los músculos se activan más que simplemente estando de pie, así que el combustible que son los alimentos no se asienta en el cuerpo sino que el organismo tira de él para obtener la energía que necesita para andar.

No tiene que ser inmediatamente después

Lo mejor de todo es que para obtener estos efectos no es necesario ponerse a andar con la barriga llena. El estudio asevera que "una caminata corta dentro de los 60 a 90 minutos posteriores a una comida puede ser especialmente útil para minimizar los picos de azúcar en la sangre, ya que es cuando los niveles de azúcar en la sangre tienden a alcanzar su punto máximo".

Sin embargo, los investigadores advierten que los beneficios de la actividad física nunca son todo o nada, sino que deben convertirse en un hábito: a más actividad, mejor salud.

Mini paseos durante la jornada laboral

Otro de los estudios analizados y recogido por el New York Times afirma que una mini caminata de dos a tres minutos es más práctica durante la jornada laboral. Para las personas que trabajan desde casa, sugiere una caminata corta alrededor de la habitación entre reuniones o después del almuerzo. Mientras más normalicemos las mini caminatas durante la jornada laboral, más factibles serán.

Más noticias de hoy