×

Si te sientes al borde del abismo sin un motivo aparente, tal vez sufras una intoxicaci ón emocional

Una intoxicación emocional es una situación en la que tus emociones han tomado el control de la mente y el pensamiento racional se desconecta.

- 00:54 Para vivir mejor

Por ALDANA MARTITEGUI

PARA WWW.NIUSDIARIO.ES


¿Alguna vez te has sentido durante demasiado tiempo al borde del abismo?, ¿agobiada, desbordado y con ganas de dejarlo todo? Es una sensación compleja porque por un lado sientes que no puedes más, tus emociones están a flor de piel, estás irritable, tienes ganas de llorar todo el tiempo, estás de mal humor, lo ves todo negativo, incluso te comunicas de manera agresiva pero, por otro lado, no ha ocurrido nada tan tremendo en tu vida que te dé razones para estar así.

Y eso precisamente empeora aún más las cosas, claro, porque además te sientes culpable. tu salud y la de tus seres queridos está bastante bien, tienes un trabajo, tus hijos son buenos y van bien en el cole, tu pareja te quiere, tienes amigos y una red de apoyo a tu alrededor. Parece que todo va bien; entonces… ¿por qué te sientes así? Es probable que sufras las consecuencias de una intoxicación emocional.

El psicólogo Daniel Goleman, padre de la ‘Inteligencia emocional’, definió la intoxicación emocional como un secuestro emocional, porque cuando la padecemos, la situación se nos va de las manos y sufrimos un desbordamiento a nivel emocional.


Qué es la intoxicación emocional

Una intoxicación emocional es una situación en la que tus emociones han tomado el control de la mente, y el pensamiento racional prácticamente se desconecta.

¿Qué significa eso de que nuestro cerebro emocional ha tomado el control y el pensamiento racional se ha desconectado? Para entender por qué ocurre esto es importante que entendamos cómo está estructurado nuestro cerebro: tenemos tres cerebros en uno.

El concepto de cerebro triuno fue descrito por primera vez en los años 60 por el médico y neurocientífico estadounidense Paul McLean.

El cerebro más antiguo y primitivo es el cerebro reptiliano, se localiza en la parte inferior y trasera del cráneo. Sería la parte del cerebro encargada de las funciones básicas de supervivencia y de los instintos.

Es pura impulsividad. Además, este cerebro cubre las necesidades de defender y/o marcar el territorio, protegerse y evitar riesgos, por lo que es resistente al cambio y la innovación. El cerebro límbico o emocional, parte que es propia de los mamíferos. Se sitúa en la parte central del cerebro y contiene el hipocampo, centrado en la memoria y en la orientación, y la amígdala, que es el centro de control de las emociones, encargada de activar un gran número de patrones de actuación. Se puede decir que el cerebro límbico vive en el pasado, ya que se encarga de nuestra memoria a largo plazo.

Si cuando eras niña un perro te intentó atacar, será el cerebro límbico el que se encargará de dirigir tus conductas para evitar que esa situación vuelva a repetirse. Por ejemplo, cuando veas un perro por la calle te pondrá en alerta para que te cruces de acera y te alejes del perro todo lo posible. De modo que este cerebro límbico tiene el poder de dirigir nuestras conductas cuando detecta un riesgo para nuestra vida. Puede tomar el control cuando se siente amenazado.

Más noticias de hoy